Ferrari demuestra otra vez que, en velocidad pura, es más que Mercedes

Vettel se impuso en el circuito de Spa-Francorchamps
Vettel se impuso en el circuito de Spa-Francorchamps Fuente: Reuters
Pablo Vignone
(0)
26 de agosto de 2018  • 23:59

El circuito de Spa-Francorchamps es el test último de performance para las máquinas de Fórmula 1. Con promedios superiores a los 240 km/h, con velocidades máximas cercanas a los 350 km/h, con la posibilidad de doblar la curva más exigente del calendario -Eau Rouge- a más de 300 km/h, prácticamente a fondo, el Gran Premio de Bélgica se transforma en un laboratorio de rendimiento en el que poco importan, al cabo, las contribuciones de los pilotos. Si Lewis Hamilton hubiera conducido ayer un Ferrari y Sebastian Vettel un Mercedes , el resultado final habría sido exactamente el mismo. Con su asfalto seco, Spa expuso el orden jerárquico actual de la Fórmula 1. Y en esas condiciones Ferrari está delante de Mercedes.

Hamilton habló de "trucos" al final del Gran Premio. "Me superó como si yo no estuviera allí", dijo en referencia a la maniobra de la primera vuelta, en la que Vettel capturó la punta. "Tienen un par de trucos en el auto, hicimos lo que pudimos pero tenemos que seguir mejorando".

En Mercedes están perplejos: por primera vez desde 2014 otro auto de F.1 es más veloz que las Flechas de Plata y sus técnicos no logran contrarrestarlo. Tanto los italianos como los alemanes presentaron en esta carrera su tercera evolución de motor en lo que va del 2018 y quedó claro una vez más que el Ferrari es el más potente.

Uno de los "trucos" a los que se refería Hamilton es el rumor que circuló en el paddock de Spa durante todo el fin de semana: un combustible especial que el proveedor de la casa italiana produjo de manera especial a un costo tan elevado que los demás clientes del motor de Maranello, los equipos Haas y Sauber, no contaron con él. "No digo que sea nada ilegal", se atajó el campeón mundial.

En esa maniobra de la primera vuelta, cuando Vettel superó a Hamilton a más de 300 km/h en la larga recta de Kemmel, el alemán mostró que la Ferrari no solo es más veloz que el Mercedes sino que el coche italiano también posee menos resistencia al avance. Algún "truco" con la manera en la que la Ferrari evacua sus gases de escape a través del alerón trasero podría estar facilitando esa reducción de resistencia en las rectas. "El año pasado me quedé corto", recordó Vettel, que no había podido consumar esa misma maniobra en 2017, "pero este año alcanzó".

Para Toto Wolff, el director deportivo de Mercedes, hubo "muchos déficits" en la performance de sus autos. "En las curvas lentas tenemos problemas de tracción y los neumáticos se nos gastan más rápidamente que a los rivales". La preocupación del equipo campeón se acentúa porque la semana que viene, en el Gran Premio de Italia, a disputarse en el veloz circuito de Monza, el resultado puede calcarse. Si no llueve y el concurso se limita exclusivamente a la velocidad, como siempre propone Monza, Ferrari debiera ganar sin mucho esfuerzo. Entonces, aún en el caso de que Hamilton vuelva a llegar segundo, la diferencia en el campeonato se habrá acortado a solo nueve puntos, con ocho carreras por delante. "Las próximas dos o tres carreras nos mostrarán si ellos pueden sostener esta performance o si vuelve a ser un campeonato de dientes apretados", analizó el líder del torneo.

Con el triunfo en Bélgica, el quinto que logra en 2018, Vettel se transformó en el tercer piloto más ganador de la historia del Mundial, con 52 victorias, ahora una más que el francés Alain Prost, también cuatro veces campeón como el alemán. El segundo piloto más vencedor es, por supuesto Hamilton, con 67 triunfos, lo que habla de la calidad de la batalla por el título que se está librando. El máximo ganador sigue siendo Michael Schumacher, con 91 triunfos entre 1992 y 2006.

Que Spa pone de manifiesto el rendimiento de cada equipo le permitió a los Force India, ahora en la escuadra que se denomina Racing Point, mantener el cuarto lugar en el orden técnico: Sergio Pérez y Esteban Ocon fueron quinto y sexto, respectivamente, detrás de la Ferrari victoriosa, los dos Mercedes y un Red Bull. En el asfalto seco de Spa se pueden leer los méritos de los autos sin necesidad que los pilotos hagan traducción alguna.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.