El poderoso Bayern Munich, un tanque alemán que se frustra en Europa

Bayern, campeón de las seis ultimas ligas de Alemania Crédito: DPA

Al club más exitoso de Alemania no le alcanza toda su fortaleza para imponerse en el plano internacional; la chance de ganar la Bundesliga por séptima ocasión consecutiva le sabe a poco

28 de agosto de 2018  • 23:59

FRANKFURT.- El Bayern Munich vive una particular frustración. Es el club más poderoso de Alemania, con records demoledores en la competencia interna, pero semejante poderío, sin embargo, le resulta insuficiente cuando emprende la conquista de Europa.

No es ni Boca ni River: es Boca y River juntos. Ganó 27 veces la Bundesliga, el torneo oficial germano, contra 5 del Borussia Moenchengladbach, que lo sigue en el historial, y logró en 18 ocasiones la Copa de Alemania, contra 6 del Werder Bremen. Arrancó con un triunfo la misión de conquistar el título por séptima vez consecutiva; la mayoría de los entrenadores rivales creen que su consagración será un trámite y los jugadores de los equipos rivales se resignan a no poder pelear el título. Pero tanta opulencia interna no le es suficiente para tallar en Europa.

Desde aquel triplete de 1974/75/76 en la Copa de Europa, el Bayern Munich se considera uno de los máximos protagonistas del fútbol a nivel de clubes. Pero desde el triple halago de 2013, con Jupp Heynckes al comando, ni siquiera la capacidad de Pep Guardiola y el dinero invertido tras su contratación bastaron para extender al plano europeo su dominio casero.

Karl-Heinz Rümmenigge, una gloria del club, ahora titular de su junta directiva, lo expresó claramente: "Queremos ser exitosos no solo en la Bundesliga, sino también especialmente en la Champions. Queremos experimentar lo que vivimos en 2013". Desde entonces, el cuadro bávaro llegó cuatro veces a semifinales y una a cuartos de final, siempre eliminado por equipos españoles.

El deseo es ferviente, pero la limitación no es menor: su poder empalidece frente a los representantes de otras ligas. "Quiero ganar la Champions, pero no a través de deudas", afirmó Uli Hoenness, integrante de aquel gran campeón de los '70 y que hoy preside el club. "Comprar a un futbolista que cuesta 200 millones de euros y que gana 50, 60 u 80 millones al año, el Bayern tal vez pueda hacerlo algún día, pero yo no".

Queremos ser exitosos no solo en la Bundesliga, sino también especialmente en la Champions. Queremos experimentar lo que vivimos en 2013
Karl-Heinz Rummenigge

La explicación no solo es económica. "El Bayern va a ganar 9 torneos domésticos seguidos, porque nunca comete grandes errores", concede Lothar Mätthaus, la leyenda del fútbol germano que se cansó de ser campeón con el cuadro muniqués, a la nacion. "No veo otro equipo capaz de destronarlo en los próximos años. El problema es que, al no ser fuerte la competencia interna, cuando llega la fase decisiva en la Champions, pierde concentración, se relaja".

Según una reciente encuesta, 15 de los 18 técnicos de la Bundesliga creen que el campeón será el Bayern, incluido el nuevo técnico del club, el croata Niko Kovac, que jugó allí entre 2001 y 2003. "Sé que hay que tener éxito aquí y estamos preparados para ello", admitió. Pero una Bundesliga o dos no serán vistas como un logro remarcable. Hace dos semanas ganaron la Supercopa de Alemania, goleando 5-0 al Eintracht de Frankfurt: Le dieron escasa trascendencia al acontecimiento. Abrieron la nueva Bundesliga con un 3-1 sobre el Hoffenheim.

Solo el técnico del Bayer Leverkusen, Heiko Herrlich, apuesta por el Borussia Dortmund para ganar la Bundesliga. "Tiene un equipazo y ha mejorado respecto a la temporada anterior".

El Borussia, otro de los clubes más populares de la Bundesliga, podría ser la principal oposición al Bayern. Su estadio es el de mayor capacidad en Alemania (más de 81 mil espectadores) y su tribuna sud, la "Pared Amarilla", la más ruidosa del país, convoca a casi 25 mil personas por partido: los abonos se transmiten de una generación a otra, su nivel de renovación anual es del 99,88 por ciento, y se esperan hasta ¡40 años! para conseguir uno disponible. Allí golearon ayer 4-1 al Leipzig.

Pese a ese entusiasmo, el club asegura no estar dispuesto a cometer locuras financieras para destronar al monarca. "Nosotros no estamos obligados a ganar como el Bayern", asegura Carsten Cramer, el manager general del club amarillo y negro. "Nunca contratamos superestrellas: las hacemos, las educamos para que lo sean", señala, recordando el ejemplo de Robert Lewandowski, consagrado en el club, ahora goleador con el Bayern Münich.

El Dortmund no se recuperó todavía de la partida del entrenador Jürgen Klopp al Liverpool, en 2015. Su DT para esta temporada es el suizo Lucien Favre, exNiza. "No tomamos decisiones basados en el marketing, somos un club de fútbol. Hace quince años tratamos de seguir al Bayern gastando y gastando", recuerda Cramer. Fue en la época posterior a la conquista de la Champions League, en 1997, para tratar de sostenerse en el plano europeo. "No funcionó. Casi quebramos".

El festejo del Bayern, una vez más, campeón de la liga alemana Fuente: AFP

Su mayor apuesta para esta Bundesliga es el belga Axel Witsel, por el que pagó modestos 20 millones de euros. En total, gastaron 73 millones en contrataciones. "El Bayern tiene más dinero para gastar. No somos un club pobre, invertimos. Pero si aplicáramos su receta no seríamos el Borussia Dortmund. Se trata de ser ambiciosos con nuestro proyecto y nuestra filosofía", repone Cramer. Paradójicamente, el Bayern Munich no gastó un solo euro en refuerzos para esta temporada.

Ni los jugadores creen que se le puede hacer frente al club más poderoso. "Hace cuatro o cinco años que el Bayern Munich juega en otro nivel, podemos competir con ellos en dos partidos al año, pero no a lo largo de 34 fechas", confiesa ante la nacion el volante turco del Dortmund, Nuri Sahin.

Siete argentinos en la Bundesliga

No abundan los futbolistas argentinos: solo habrá siete en el torneo. En esta primera fecha, Santiago Ascacíbar, Emiliano Insua y Nicolás González (el punta ex Argentinos vendido en 8,5 millones de euros) cayeron con el Stuttgart 1-0 ante el Mainz, en el que jugó Pablo Di Blasis; Lucas Alario no pudo convertir para el Bayer Leverkusen en la caída 2-0 ante el Moenchengladbach y Franco Di Santo se quedó en el banco de suplentes del Schalke 04 en la derrota 2-1 ante el Wolfsburgo. Lesionado, David Abraham se quedó afuera del Eintracht de Frankfurt, en la victoria 2-0 sobre Freiburg. Los partidos más importantes de cada fecha de la Bundesliga serán televisados por Fox Sports.

TEMAS EN ESTA NOTA