"El chico que me gusta es bisexual, pero prefiere a los varones: ¿tengo chance?"

Compartir un grupo de amigos puede ser difícil a la hora de dejar ir un posible amor
Compartir un grupo de amigos puede ser difícil a la hora de dejar ir un posible amor Crédito: Shutterstock
Consuelo
(0)
27 de agosto de 2018  • 18:19

Hola Consuelo: estoy enamorada de un compañero de la facultad, nos conocimos el año pasado por la clásica dinámica de armar grupo para hacer trabajos en clase. Desde que lo conocí supe que no era mi tipo pero algo había en él que hasta el día de hoy me atrae. Nos fuimos conociendo de a poco, él se esmero en crear un grupo por WhatsApp donde somos cuatro en total. Cada vez que hablábamos podía sentir que lo conocía de toda la vida, mismos gustos, mismas experiencias; me confesó que era bisexual, igual que yo (aunque yo no le dije nada). Cuando salíamos en grupo nos la pasábamos hablando solo nosotros dos como si tuviéramos un mundo aparte: en fin, demasiadas coincidencias como para hacerme la cabeza y desear no perderlo nunca, un clásico cliché romántico (trato de deconstruir esa forma de relación pero admito que me sigue costando).

La cuestión es la siguiente: poco tiempo después de crear nuestro grupo de WhatsApp él nos confesó que le gustaba un chico que cursaba con nosotros, de hecho manteníamos charla con ese chico en clase porque se sentaba muy cerca nuestro. Me pidió que lo agregara al grupo y lo hice. Siempre supe que le gustaba pero eso no impedía que yo pierda la fe en que nosotros teníamos algo especial. Desde que el chico que le gusta esta en el grupo se viven histeriqueando, al parecer se corresponden, pero a pesar de eso y todas las oportunidades que tuvieron para que algo pasara, no pasó: él estaba de novio con un tipo de unos 29 años, él tiene 26; después de siete meses de relación cortaron, esto paso hace no más de un mes (igual el hecho de estar de novio nunca le impidió histeriquear con otras/otros). Por otro lado, en una de nuestras charlas me dijo algo que me quedó grabado: dice que le gustan ambos géneros, pero prefiere a los hombres casi siempre. Nunca le di señales de nada, no debe tener idea de que me gusta.

En estos últimos meses él empezó a acercarse más a mi, me dijo más de una vez que yo le parecía muy linda, me dio abrazos, varias veces me preguntó si estaba de novia, siempre esta pendiente de mis estados de WhatsApp, pero al igual que con el otro, también tuvo oportunidades conmigo pero no hizo nada. A veces es confuso: por ejemplo, cuando se enteran en el grupo que me pasa algo malo todos me hablan al privado para saber cómo estoy o que pasó, pero él no lo hace. Solo me felicita cuando me pasan cosas buenas.

Decidí entonces que si no le importo no debería formar parte de mi vida, solo que ya era tarde: cualquier cosa que hacía o decía me importaba demasiado, afectaba por completo mi estado de ánimo de una manera irreparable y altamente enfermiza. Silencié el grupo para pasar desapercibida, y silencié sus estados de WhatsApp para no hacerme más la cabeza: él seguía viendo mis estados, hasta ayer que me di cuenta que dejó de hacerlo. Es mucho para procesar, apenas yo entiendo por qué me obsesioné con él, lo único que quiero descifrar es si en realidad le gusto o no. Quizás solo necesitaba contárselo a alguien y que me afirmen que tengo razón, que nunca me va querer como yo quiero que lo haga. Perdón por el desorden de la historia y por hacerlo tan largo pero más o menos así pude ordenarlo en mi cabeza.

Saludos,

La Obsesionada (22)

Querida Obsesionada:

No te disculpes por la longitud. Tu escritura me recuerda a las conversaciones que tenía con amigas a tu edad, no hace tanto pero parece una vida; recuerdo perfectamente esa necesidad de recordar y reproducir cada detalle como si fuera crucial. Cuando pasan los años te empieza a cansar un poco contar las historias con ese nivel de prolijidad y ya todo queda en un "¿cómo venís con x?" "bien, qué sé yo".

Creo que muchas de las respuestas que necesitás están en tu texto. Primero, me comentás que te gustaría deconstruir esa idea bien de la obsesión del amor romántico que tenés pero que te cuesta mucho: bueno, una clave está ahí. Este chico que te gusta se acaba de separar y está en un momento claramente más de búsqueda que de organizar un vínculo estable: quizás alguna vez lográs que pase algo con él, pero por lo que me contás es improbable que sea un flechazo para toda la vida. Tratá (yo sé que es difícil) de dejar de soñar con el catering que vas a elegir para el casamiento de los dos y los nombres que les van a poner a sus hijitos, porque todo indica que esto no va por ahí. A veces sirve concentrarse en el aspecto más sexual de la fantasía, imaginarte que pasás una noche con él, gozar con esa imagen: quizás pensándolo más desde ese lugar hay algo que se desactiva. En el peor de los casos, es divertido.

En relación con sus preferencias sexuales, y...si le interesan poco las mujeres, tus chances son proporcionalmente bajas. Por lo que me contás, además, este chico está explorando y disfrutando ante todo del hecho de que los demás lo admiren: histeriquear acá, histeriquear allá, básicamente sentirse deseado. Si en algún momento sale de ese lugar quizás algo pase, pero así como viene parece difícil seas varón o mujer (si efectivamente con el otro chico tampoco pasó nada). Lo mejor que podés hacer es desvincularte y tratar de superarlo. Como fantasía sexual, reitero, puede ser útil e interesante, pero como persona real en este momento tiene poco que ofrecer así que arrancá tu duelo y tratá de pensar en otra cosa.

Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Por: Consuelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?