Manu Ginóbili, el ídolo contracultural que traspasó los resultados

Juan Manuel Trenado
(0)
27 de agosto de 2018  • 23:59

Ir a contramano de los valores establecidos no es tarea sencilla. Pero no sufrió Ginóbili su condición de contracultural. Tal vez tardó un poco más en alcanzar algunos objetivos, aunque el reconocimiento final le ofreció un premio más valioso.

Logró algo impensado en la Argentina actual: en sus últimas temporadas, la evaluación que la opinión pública hizo sobre sus éxitos o fracasos no estuvieron vinculadas con el resultado. Grabó a fuego un nuevo concepto que es, en realidad, el más antiguo. La conducta, la constancia y la dedicación jamás estuvieron en duda. Y, por lo tanto, el producto final dejó de ser un motivo de evaluación.

Los mejores momentos de la carrera de Manu Ginóbili

6:38
Video

Se podrá decir que los cuatro anillos en la NBA y la medalla de oro olímpica fueron la prueba que no admitió discusión para el exigente gusto nacional. Pero incluso cuando ya había obtenido varios de esos logros fue criticado cuando faltó al Mundial de 2010 por razones familiares. Habían nacido sus hijos Dante y Nicola, pero se instaló la duda de que los Spurs lo presionaron para ausentarse. No buscó revancha. No contestó las acusaciones con frases agresivas. Con una fórmula que parece imposible pero que es la más sencilla, al final, convenció a todos.

Tuvo el talento, pero jamás lo expresó con arrogancia. Tuvo la gloria, pero nunca hizo ostentación de ella. Tuvo enojos, pero no se le ocurrió desobedecer a sus técnicos. Se ganó el poder en los Spurs y en la selección, pero no abusó de él. Y respetó a todos. A los rivales, que reconocieron su jerarquía. A los hinchas, que siempre se llevaron la selfie que buscaron.

Recibió sin convencimiento el premio al mejor sexto hombre de la NBA en 2008. "¿Soy el mejor entre los malos?", se preguntó. En realidad, con esa actitud, reincorporó el concepto de equipo en un torneo que lo había perdido. Aunque esa decisión castigó a su ego, aceptó la suplencia para potenciar al grupo. Y lo siguieron estrellas como James Harden, Jamal Crawford y Eric Gordon, entre otros.

Tras el resultado más resonante, cuando la selección venció al Dream Team en 2002, The New York Times escribió: "La Argentina ganó por su habilidad en los pases y una precisión que podría haberse encontrado en una cancha de Indianápolis en la década del 60, con tableros de madera. Superaron a EE.UU. con un estilo que éstos abandonaron hace mucho tiempo".

Esfuerzo, respeto, paciencia, constancia, compañerismo. Valores anticuados. El ejemplo más moderno.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.