Arte y fotografía: una nueva discusión que expande las fronteras

Oscar Bony, sin título, serie De Memoria, 1992
Oscar Bony, sin título, serie De Memoria, 1992
Jóvenes curadores intentan responder hacia dónde va la fotografía; crecen la investigación académica, el rescate de artistas, la fusión de lenguajes y las miradas de género
Daniel Merle
(0)
28 de agosto de 2018  

La fotografía argentina actual está sometida a varias presiones y acciones que la están transformando. ¡La revolución del pixel!, decían hace unos años, cuando parecía que lo digital iba a cambiarlo todo. Pero ahora una gran cantidad de jóvenes compran cámaras analógicas, instalan laboratorios en sus casas, aprenden los rudimentos y hacen copias malas, llenas de pelos y arañazos, casi como Robert Frank en sus mejores tiempos. Y, desde hace unos pocos años, el cerrado mundillo fotográfico cayó en la cuenta de que el campo artístico venía utilizando la fotografía desde hacía cuarenta años. Son tiempos de fusión, de rescates de artistas desconocidos, de exploración académica. El campo estalla de nuevas propuestas. En este contexto, nos encontramos con la 14° edición de BAphoto, la mayor feria de galerías comerciales de América Latina, que propone romper la tradición de las ventas seguras y se lanza a buscar nuevos rumbos interdisciplinarios para el arte fotográfico.

"En los años 90, y hasta principios del nuevo milenio, el mundo del arte comenzó a tomar herramientas de la fotografía y ahora lo que sucede es lo inverso. El campo de lo fotográfico dice 'nos estamos agotando'. De alguna manera, necesitamos empezar a abrir esas fronteras, porque el 'instante preciso' de Henri Cartier-Bresson ya fue. Además, cierta generación de 'fotosauros' se empieza a extinguir y hay necesidad de buscar otros horizontes. La política de la feria es jugar con esos diálogos entre diferentes campos. No es que la feria de fotos vaya a transformarse en una feria de arte; la idea es hacerle preguntas a la fotografía. Un evento que venía siendo bastante tradicional de repente forma un equipo que viene de otras disciplinas y expande las posibilidades del medio".

El que se afirma en esta postura es Francisco Medail (27), director artístico de BAphoto desde hace tres años, cuando Diego Costa Peuser decidió que había que mudarse al Pabellón de las Caballerizas de la Rural e iniciar un proceso de cambios para hacer de la feria un evento más grande e internacional, no tanto en tamaño como en diversidad de contenidos. Este nuevo rumbo tendrá su máxima expresión en 2019, cuando se cumplan los 15 años de su creación.

Erica Bohm, serie Planet Stories, 2013
Erica Bohm, serie Planet Stories, 2013

El proyecto de crecimiento involucra ocupar espacios que en otros países están reservados a las instituciones, como la investigación académica, y el rescate de artistas invisibilizados en la historiografía local. El rol de las galerías comerciales, en muchos casos, ha sido el de suplir esa ausencia. Consciente de este estado de cosas, Medail convocó a un buen número de colaboradores jóvenes, provenientes de las galerías, pero también del mundo académico.

Mercedes Claus (33, licenciada en Artes Visuales en la UNA) será la curadora del espacio Link Projects, donde articulará obras de diferentes espacios en un propuesta curatorial orientada a cuestionar la experiencia de lo real, justamente en el medio emblemático del realismo. "La fotografía es un medio institucionalmente muy marginal, donde los espacios que hay para mostrar son pocos y las galerías ocupan lugares que los museos esquivan. Por ejemplo: Vasari hizo, en su momento, la muestra "Carpeta de los diez" (2010) y convocó a la historiadora Valeria González para que hiciera una investigación. A partir de esa muestra se puso en agenda un tema de investigación en el ámbito académico.

Las nuevas generaciones miran la fotografía desde la historia del arte y desde las teorías estéticas contemporáneas, pero también desde una perspectiva de género. Este nuevo fluir de pensamiento trae consigo un oleada de nuevos protagonistas que prometen barrer con la idea de "fotografía de autor", que a principios de los años 80 fue el estandarte de los jóvenes para alejarse de la idea de "arte fotográfico" instalada por los fotoclubes tradicionales, que solo se miraban a sí mismos y reproducían estéticas incomunicadas con lo que acontecía en el campo del arte local.

Jesu Antuña, 2016
Jesu Antuña, 2016

Alfredo Aracil (33, La Coruña, España, Centro de Artes y Estudios del Museo Reina Sofía) es el curador designado para la sección Fuera de Foco, que pondrá en diálogo las propuestas individuales de tres galerías que interpelan a la fotografía desde las experimentación de sus artistas más jóvenes.

"Para mí, este proceso de cambios es el final de la mística del fotógrafo varón. La masculinidad asociada a la imagen del reportero viajero se está derrumbando. También la tradición de los temas, los soportes, los procedimientos y la mística de la figura del 'autor' están virando a otros procesos, mucho más abiertos a otras subjetividades. Por ejemplo, la fotografía sin autor, la lógica del archivo, del documento; todo lo que pone en juego lo que llamamos la visión aurática de la fotografía. Incluso, la imposición de objetos fotográficos únicos, que el mercado fotográfico consensuó que tenía que haber, de alguna forma, está también en crisis".

Esa crisis, en definitiva, será beneficiosa para el mercado (que todo lo absorbe). Al menos así lo piensa Mercedes Claus: "Se está borrando la distinción entre el arte fotográfico y la fotografía para otros usos -dice-. En este cruce entre el arte y la fotografía, se abren otras prácticas de la fotografía, más allá de pensarla como arte. Estas lógicas propias del medio (el archivo, la serialidad, el documento) también sirven al mercado en tanto les dan forma comercial a aspectos que no eran considerados dentro del campo artístico".

Joaquín Aras, La vida de una mujer, 2017
Joaquín Aras, La vida de una mujer, 2017

De nada sirve, entonces, seguir dividiendo la fotografía en "campos": aquí lo documental, aquí la fotografía de autor, allá el video. Lo que importa es lo que se muestra y su coherencia interna, y no tanto su clasificación. Esto último tendría que venir después, cuando la obra se imponga por sí misma y los críticos decidan dónde la ponen.

Mientras tanto, la feria avanza y plantea nuevos interrogantes en el renovado campo de la fotografía argentina. Como dice Mercedes Claus: "En la práctica del arte contemporáneo, la fotografía es una herramienta más. ¿Será aceptado en el campo de los 'fotosauros' y su descendencia? Tendrán que admitir que la reflexión sobre la fotografía amplió sus horizontes al campo académico, la sociología, la comunicación. Cómo esto afectará después la utilización de fotografías en el campo del arte es algo que no sabemos cómo sucederá".

Para agendar: BAphoto, del 7 al 9 de septiembre, en la Rural

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.