Los cuadernos fueron una bomba de fragmentación para el kirchnerismo

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION

Columna de Claudio Jacquelin

18:16
Video
(0)
27 de agosto de 2018  • 21:04

A continuación, los principales conceptos:

  • El sábado hubo un segundo encuentro del mundo kirchnerista. Faltaron muchos intendentes y se fue consolidando una estrategia que conspira con el intento de la propia Cristina Kirchner y de algunos dirigentes de buscar un espacio de unidad en el peronismo para enfrentar al Gobierno.
  • Esto quedó dinamitado en el discurso de Cristina. Su candidatura es un obstáculo de cualquier alianza entre sectores no cristinistas. Está muy comprometida por las pruebas, por las evidencias recolectadas y por ponerse en un lugar en el que no permite que nadie se acerque.
  • El Gobierno tiene mucho para ser cuestionado, pero ella no lo capitaliza.
  • El peronismo vuelve a revisar cuáles son las estrategias para generar alguna opción electoral el año que viene.
  • No están exentos de quedar complicados gobernadores e intendentes, que en algún momento fueron cercanos a Cristina. Una parte del dinero quedaba para los intendentes y otra subía hacia el Ministerio de Planificación.
  • Hoy la situación que emerge de los cuadernos es altamente compleja.
  • La actitud refractaria de Cristina no ayuda, solo se quedan los que están pegados a ella.
  • Este sistema de corrupción tan estructural y sistematizado, pone a todo el espectro de la política en una etapa de complicaciones.
  • Algunos buscan salvarse y otros se aferran a Cristina, con el riesgo de que sea un salvavidas de plomo.
  • El Conurbano es el lugar donde Cristina mide más, y los intendentes se apoyan en ella; por eso es el lugar más complejo para el peronismo. Sergio Massa pide que se despegue la elección de intendentes de las nacionales, porque de esa forma los intendentes tendrían más libertad y no estarían traccionados por el candidato nacional.
  • En el resto de país el anclaje de Cristina es mucho menor, y las encuestan muestran que allí pegó más el caso de los cuadernos.
  • El Gobierno ve con beneplácito lo que le pasa a Cristina y que ella se haya radicalizado. El Gobierno considera que hay un sector más racional que puede emerger; es el sector que se necesita para aprobar el Presupuesto y legitimar algunos recortes.
  • También se necesita el apoyo para el endeudamiento de las provincias y para hacer modificaciones a la coparticipación, en pos de más recursos para Anses.
  • Se generaron discusiones hacia adentro del Gobierno, hay críticas hacia Mauricio Macri y Marcos Peña de sectores que piden buscar diálogo.
  • Hoy Macri y Peña son una sola cosa. Nadie visualiza que el Presidente se vaya a deshacer de Peña.
  • Una parte del kirchnerismo espera que estalle la situación económica.
  • Los cuadernos han sido una bomba de fragmentación hacia dentro del kirchnerismo; los ubica en una situación en que no esperaban estar.
  • Adelantar elecciones no es una decisión fácil. En el '88, con Alfonsín se deteriora la situación económica, adelanta las elecciones y pierde frente a Menem.
  • Hoy estamos más cerca que nunca de que el escenario de un peronismo dividido y Cristina al frente de Unidad Ciudadana se reproduzca.
  • Hay preocupación en los inversores, por eso sube el riesgo país y el dólar.
  • Elisa Carrió está jugando un papel de prudencia. Cuando aparece ella, hace ruido. Hoy el ruido está dado por la economía y la situación de los cuadernos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?