Pedirán perpetua contra la joven acusada de atropellar y matar a su novio

Fuente: Archivo
Pablo Mannino
(0)
27 de agosto de 2018  • 21:43

La Justicia mendocina le dio curso a la solicitud de la Fiscalía para sumar una nueva calificación penal contra Julieta Silva, la joven mendocina de 30 años acusada de arrollar con el auto y matar a su novio rugbier Genaro Fortunato (25) a la salida de un boliche en San Rafael en setiembre del año pasado. De esta manera, el Ministerio Público y la querella podrán avanzar en el pedido de prisión perpetua contra la imputada, ya que se incorporó la acusación de "homicidio agravado por el vínculo", con el fin de demostrar que existía una relación de pareja. Se espera ahora que el debate se retome el jueves con los alegatos y se conozca la sentencia ese mismo día o el viernes.

"El Tribunal no resolvió sobre la nueva imputación, simplemente le dio trámite de ley, es decir informó a la imputada la nueva calificación del fiscal", indicaron a LA NACION fuentes judiciales. Asimismo, indicaron que el Tribunal le dio la posibilidad a la defensa de brindar una ampliación testimonial, pero ratificó lo dicho por la imputada al inicio del juicio. Al mismo tiempo, se le permitió suspender el juicio por 15 días para incorporar nueva prueba, a raíz de la nueva calificación, pero la defensa decidió que no era necesario. De esta manera, se fijó para el jueves a las 10.30 el inicio de los alegatos. Dependiendo de la demora de esa instancia, ya que hará su exposición la Fiscalia, la querella y la defensa, podrá haber condena el mismo día o pasar para el viernes.

Esta solicitud del fiscal Fernando Guzzo, aprobada hoy por el Tribunal, conformado por los magistrados Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle, se interpreta como un golpe para la defensa, en manos del experimentado abogado y ex funcionario del Gobierno mendocino durante el kirchnerismo, Alejandro Cazabán, quien había logrado antes del juicio un cambio de calificación en beneficio de Julieta Silva, por lo que llegó al debate bajo acusación alternativa, inédito, en este tipo de casos: homicidio culposo u homicidio simple con dolo eventual. La fiscal de Instrucción que inició el caso, Andrea Rossi, fue quien había imputado al comienzo a la joven con el agravante por el vínculo, por lo que Guzzo decidió insistir en ese sentido. Para Cazabán se trató de un reclamo "improcedente e inaplicable".

Guzzo asegura que quedó demostrada la relación entre ambos jóvenes, sobre todo por las declaraciones testimoniales que se conocieron durante el juicio. Además, puso como prueba los más de 4000 mensajes de WhatsApp y las 100 llamadas que intercambiaron durante tres meses Silva y Fortunato, quienes hablaban de "irse a vivir juntos, de casarse y formar una familia".

Si la condena es a prisión perpetua, Julieta Silva deberá cumplir 35 años de cárcel efectiva. De todas maneras, se aguarda que la defensa apele la decisión e insista ante la Corte local o nacional, ya que busca que la joven sea sentenciada a una pena de entre 2 y 5 años por homicidio culposo, al considerar que se trató de un accidente.

La Fiscalía busca avanzar así con la hipótesis principal de que la noche de la tragedia Julieta y Genaro salieron del bar La Mona discutiendo y alcoholizados. Luego ella subió a su Fiat Idea, arrancó y no dejó que Genaro subiera, por lo que al acelerar, el chico cayó sobre el asfalto. Instantes después, la joven volvió haciendo una "U" y, sin modificar el rumbo, pasó con el auto por encima del cuerpo del deportista, que fue arrastrado unos metros. La imputada no llevaba puestos los anteojos que le habían sido recetados, por lo que afirma que no vio lo que ocurría y pensó que se trataba de un pozo. Justamente, en este punto se centra la defensa para aseverar que se trató de un hecho involuntario.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios