Aquel 28 de agosto de 2004 en Atenas

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
(0)
27 de agosto de 2018  • 23:59

Aquel 28 de agosto de 2004 era un lujo en sí mismo. Brillaba el Parque Olímpico de Atenas, unos Juegos vapuleados por la prensa anglosajona, que los maltrató con saña en los años previos hasta encontrarse con que terminaron siendo un éxito, un puro disfrute con la Acrópolis en el horizonte día y noche. Era un lujo aquel día porque el básquet y el fútbol buscaban el oro para la Argentina, pero también porque cualquier aficionado con las entradas necesarias podía vivir dos momentos históricos uniendo básquet y fútbol en una breve caminata. Todo se concentraba en ese Parque Olímpico.

Eran las 10 de la mañana en Atenas y las cuatro de la madrugada en Buenos Aires, en Atenas dirigía Marcelo Bielsa y por la cancha corrían Roberto Ayala, Gabriel Heinze, Cristian "Kily" González y jóvenes prometedores como Javier Mascherano, Javier Saviola y Carlos Tevez. Enfrente estaba Paraguay. Un gol de Tevez alcanzó para el 1-0 y el oro olímpico que el fútbol argentino perseguía desde siempre. Diecisiete goles a favor y ninguno en contra a lo largo del torneo. Lo que se dice, un paseo.

¿Qué hacer en el tiempo muerto que había entre el oro del fútbol y la esperanza que implicaba a la tarde la final del básquet ante Italia? Aquellos Juegos tenían varias ventajas. Una, que prácticamente no llovía nunca. El sol estaba asegurado, no había que moverse con paraguas e impermeable como sucedería en Pekín, Londres y Río, las citas posteriores. La otra gran ventaja de Atenas pasaba por lo bien que se comía: la famosa ensalada griega, el yogur -también griego- con miel y el frappé, un café frío y granizado que acababa con cualquier atisbo de modorra.

Y así se llegó a la cita vespertina, que para la Argentina era una final extraña, porque sentía que en realidad ya la había jugado en semifinales con el triunfo sobre el Dream Team. Sí, la Argentina llegó a aquella final convencida de que el oro ya era suyo, y por eso venció a Italia con autoridad, 84-69 con 25 puntos y 11 rebotes de Luis Scola y un sólido Manu Ginóbili.

¿El día más importante del deporte argentino? Un día único. El país que se había ido de los Angeles 84 con cero medallas se llevaba, 20 años después, dos oros en un mismo día. No extraño que, en aquella noche ardiente de agosto en Atenas, identificarse como argentino fuera el pasaporte al éxito en cualquier bar o taberna de la ciudad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?