Suscriptor digital
srcset

La guerra de las cintas amarillas, la nueva manzana de la discordia en Cataluña

Silvia Pisani
(0)
28 de agosto de 2018  • 11:33

BARCELONA.- Unos van con tijeras; otros, con cinta adhesiva. Unos hacen moños y los otros se los deshacen.

La cinta amarilla, el símbolo adoptado por los independentistas catalanes para mantener vivo su mensaje, se ha convertido en el nuevo elemento de discordia en una sociedad fracturada por la irresuelta tensión separatista en la región.

"Empezó hace semanas como una cuestión simbólica. Pero está derivando en un enfrentamiento emocional difícil de frenar, tanto por su carga afectiva como por los componentes de identidad que conlleva", dijo a LA NACION Emilio Camps Giner, sociólogo de la Universidad de Barcelona.

Cintas amarillas en la playa de Mataro, cerca de Barcelona
Cintas amarillas en la playa de Mataro, cerca de Barcelona Fuente: AFP

La espiral creció hasta convertirse en materia de disputa callejera: los independentistas ponen las cintas y quienes se oponen van y las retiran. En medio, crecen los altercados y situaciones violentas entre uno y otro bando.

Tormenta politica

El fin de semana pasado, una mujer fue golpeada mientras supuestamente retiraba unos lazos amarillos en el Parque de la Ciudadela, en la zona de la Ciudad Vieja, donde se encuentra el Parlamento catalán.

No fue el único incidente; otros le habían precedido. Pero sirvió para potenciar la tormenta política.

Desde entonces, con sus brigadas de tijeras o de pegamento, según los casos, la guerra de las cintas extendió sus consecuencias por numerosas instituciones. "Eso no tiene que ver con nosotros ni con el independentismo", rechazaron desde la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las principales plataformas del separatismo catalán.

Cintas amarillas en el centro de Barcelona
Cintas amarillas en el centro de Barcelona Crédito: DPA

Tanto la policía nacional española como la regional catalana, los llamados Mossos d´Esquadra, están en la mira.

Los primeros, porque fuerzas independentistas los acusan de haber ayudado a ciudadanos que querían retirar cintas. Los segundos, por haber hecho seguimiento e identificación de un grupo de personas que retiraban las famosas cintas. Ahora son investigados por la Fiscalía.

Libertad de expresión

El asunto creció tanto que se hicieron planteos ante la Fiscalía Nacional de Estado. ¿Es delito poner cintas? ¿Es delito sacarlas? La nueva titular del organismo produjo una respuesta de lo más salomónica.

"No veo delito en poner ni en quitar los lazos, ya que ambas cosas forman parte de la libertad de expresión", dijo María José Segarra, la nueva Fiscal. Desde entonces, hubo casi patada libre: ¡a poner y quitar lazos se ha dicho!

Una protesta independentista en el monte Monserrat, cerca de Barcelona
Una protesta independentista en el monte Monserrat, cerca de Barcelona Fuente: AFP

Con tanta carga emocional, es difícil que las cosas se serenen, según previno Camps Giner. "Creo que esta situación afecta el proyecto del presidente [el socialista Pedro Sánchez] que pretende desinflamar la situación política", opinó.

Los partidos políticos y el gobierno independentista catalán tomaron posiciones, alentando a uno y otro grupo.

"Esto no puede ser. Alentamos y defendemos a todos los ciudadanos que quieren que el espacio público sea de todos y no sólo de los independentistas", dijo Inés Arrimadas, del liberal partido Ciudadanos, la fuerza más votada en Cataluña.

Una mujer ata cintas amarillas frente al Parlamento catalán
Una mujer ata cintas amarillas frente al Parlamento catalán Crédito: DPA

"El gobierno tiene que intervenir, poner orden e impedir que sus ciudadanos sean agredidos. El gobierno catalán gobierna para todos y no sólo para los independentistas que piensan como él" fustigó Pablo Casado, el nuevo líder del derechista Partido Popular (PP).

Pero para el presidente autonómico Joaquín "Quim" Torra, la culpa la tienen quienes sacan las cintas y las fuerzas "fascistas" que los alientan. "Yo le pedí a los Mossos que actúe contra los grupos agresivos que quieren asustar a los activistas por la libertad", dijo.

Quim Torra, presidente de Cataluña, y Carles Puigdemont, el líder en el exilio, ambos con cintas amarillas en sus solapas
Quim Torra, presidente de Cataluña, y Carles Puigdemont, el líder en el exilio, ambos con cintas amarillas en sus solapas Fuente: AFP

El presidente defendió la persecución que la policía regional hizo de quienes recogían las cintas porque se trataba -dijo- "de personas encapuchadas que actúan de noche y con armas blancas", en lo que pareció una referencia las trinchetas que usan para remover los lazos.

Patrimonio público

La puja callejera llegó hasta la amenaza de movilizar a la Unesco si no se removían los cientos de bolsas de basura amarillas que durante semanas, flamearon entre los ladrillos de la muralla romana de Tarragona, donde habían sido encajadas a la fuerza.

"Eso es vandalismo contra una estructura que es Patrimonio de la Humanidad" y amparado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), según recordaron legisladores del PP. El ayuntamiento tarraconense se vio obligado a retirarlos.

Cintas amarillas con las caras de los líderes catalanes detenidos, afuera de la cárcel de Lledoners
Cintas amarillas con las caras de los líderes catalanes detenidos, afuera de la cárcel de Lledoners Fuente: AFP

De cara al próximo aniversario del fallido referéndum por la independencia, del pasado 1° de octubre, y la posterior declaración unilateral, del 27, se prevé una escalada en la puja emocional por el espacio público. Las cintas amarillas son el catalizador de esa tensión.

Es curiosos porque el mismo símbolo sirve a ambas partes. Para los independentistas es una vía de protesta pacífica, sin los riesgos de incurrir en acciones concretas que deriven en acciones judiciales. Para los "constitucionalistas" que se oponen al separatismo, la remoción de ese mismo lazo les ofrece, por primera vez, una vía para expresar su emoción.

"El problema con las emociones es que muchas veces son inmanejables", dijo Camps Giner. Sobre todo, de cara al primer aniversario de los hechos de octubre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?