Suscriptor digital

Carlos Tevez viajará a Paraguay con Boca, pese a los contrapuntos con Guillermo Barros Schelotto

Tevez en acción en el Complejo Pompilio. El Apache sigue peleando por jugar
Tevez en acción en el Complejo Pompilio. El Apache sigue peleando por jugar
Franco Tossi
(0)
28 de agosto de 2018  • 11:25

En medio de un clima convulsionado, esta mañana se confirmó que Carlos Tevez formará parte del plantel que viajará a Paraguay a disputar el jueves el partido desquite frente a Libertad (2-0 en la ida), que definirá cuál de los dos equipos avanza a los cuartos de final de la Copa Libertadores .

El Mundo Boca atraviesa horas tensas desde hace unos días, con rumores, versiones encontradas y actitudes que tienen como protagonistas precisamente a Tevez y a Guillermo Barros Schelotto .

Tras la práctica realizada a puertas cerradas en el Complejo Pompilio, el Mellizo le avisó al plantel quiénes viajan mañana a Paraguay. El guión que decidió para el siguiente capítulo de su historia con el Apache fue incluirlo en la delegación.

La decisión resulta llamativa, porque los indicios que dio el DT hasta aquí apuntaban a dejarlo en Buenos Aires. Aunque los dirigentes también juegan su partido en una situación en la que hay silencios llamativos, explicaciones que parecen no alcanzar y acciones que abren interrogantes.

El Mellizo le fue quitando protagonismo al ídolo. En el viaje a Barcelona lo utilizó solo en los últimos 27 minutos. Ante Estudiantes lo dejó sentado en el banco de suplentes y frente a Huracán, el último domingo, ni siquiera lo concentró. Por eso es que parecía utópico pensar que el delantero de 34 años integrase la delegación elegida por el técnico para la excursión a Asunción. Ni que hablar después de su explicación posterior al 0-0 con el Globo: "La decisión de dejarlo afuera es 100% futbolística". Pero al final, Tevez va.

Wanchope Abila, quien casi con seguridad iba a ser titular ante Libertad, tiene un cuadro febril y no viajará a Asunción.

Aun cuando mantuvieron su silencio, los directivos también hacen sus jugadas. "Todos respetamos la decisión del entrenador. No pasa nada, la casa está en orden", le aseguró una fuente dirigencial a LA NACIÓN. Sin embargo, aquello no significa que estén de acuerdo. De hecho, los sorprende esta situación con Tevez. Pero lo que no quieren es un mayor revuelo del que ya hay a horas de un compromiso fundamental, evidenciado también por un Daniel Angelici que por ahora está callado de las puertas del club para afuera, pero que mantuvo una charla con el DT, en donde le habría solicitado calmar las aguas. En ese mismo diálogo, el presidente le comunicó al entrenador que el partido ante San Martín de Tucumán, por la Copa Argentina, se jugará en la fecha FIFA del 7 de septiembre, algo que el cuerpo técnico prefería evitar.

Fuente: LA NACION

Lo cierto es que la relación entre el DT y el jugador nunca fue buena. Desde que volvió de China, fue un vínculo obligado por las circunstancias. Pero esa natural distancia se engrosó en las últimas semanas. Algo se rompió en el viaje a Barcelona, donde según testigos hubo una charla intensa del Apache con los Mellizos, donde cada uno expuso su punto de vista, pero con un tono de voz que fue creciendo.

Al parecer, todo desgasta rápido y el tiempo, quizás inmediato, expondrá aún más lo difícil que resulta la convivencia entre ellos dos por una cuestión lógica: el N°32 retornó a la entidad azul y oro, desde el país oriental por decisión exclusiva del presidente y Guillermo debió adaptarse a esa llegada no deseada por él. Y si insistió tanto para convencer a Mauro Zárate, además de querer contar con su jerarquía, fue para poder sentar al Apache en el banco, movimiento que no iba a provocar una resistencia desde las tribunas por los constantes flojos desempeños del delantero. Más claro: en la Bombonera no hay un clamor popular para que Tevez vuelva a ser titular. Pero al mismo tiempo, el hincha de Boca no cree sano ni justo que el ídolo atraviese esta situación, donde no solo no forma parte del once inicial, sino que tampoco es primera alternativa de cambio, ni segunda, y tampoco es concentrado cuando comienza la rotación. El ingreso de Carlitos ante Libertad en la ida, cuando faltaban tres minutos para el pitazo final, se sintió como un destrato.

Con esta situación, Guillermo expone dos escenarios. Por un lado, si verdaderamente los motivos son sus rendimientos, ¿hace cuánto tiempo Tevez mantiene el tan bajo nivel? Es poco probable que recién ahora el técnico se haya dado cuenta de esa condición futbolística. Y por otro lado, Boca no demuestra ser ninguna maravilla y la actualidad de muchos futbolistas xeneizes dejan mucho que desear: ningún apellido está demasiado por encima de Carlitos. La diferencia existe, claro, pero no es avasallante. Esto último, sumado a las decisiones de los últimos partidos, abre el dilema. ¿Qué está buscando el entrenador? ¿Que trabaje más de lo que lo está haciendo o quiere encontrar la situación exacta para activar el cansancio de Carlitos?

Si la intención es la última, se podría afirmar que el referente del plantel está yendo contra lo que muchos esperaban: la reacción. Carlitos se mantiene en silencio, aceptó sin discusión cada decisión del DT y no hizo escándalos públicos por tener que volver el sábado a su casa con el bolso que había llevado para concentrar. Y en Parque de los Patricios dio más muestras: se subió al micro para acompañar al plantel y se lo vio muy sonriente en su diálogo con Paolo Goltz, en una cabina que compartieron los que noo ingresaron al campo de juego para ver el partido. Muchos cuentan que el Apache preveía hace meses este revuelo y se preparó psicológicamente para asumirlo con tranquilidad.

El asunto pasa por resolver una situación, y una soga, que se tensa cada día, en una historia que tendrá más capítulos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?