Copa Libertadores: la nueva chance para Enzo Pérez en River y la formación ante Racing

Enzo Pérez y otra chance de mostrarse en un partido clave
Enzo Pérez y otra chance de mostrarse en un partido clave Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Andrés Vázquez
(0)
28 de agosto de 2018  • 13:30

El destino le hizo un nuevo guiño a Enzo Pérez. Acostumbrado al torrente de emociones que, desde hace cuatro meses, rebotan desprejuiciadamente sobre su presente futbolístico, el mendocino se ha convertido en rueda de auxilio de urgencias trascendentes. A los 32 años y con todo su recorrido, asoma como la apuesta más firme con que cuenta Gallardo para nutrir el corazón del mediocampo de River el próximo miércoles, a las 19.30, ante Racing, en la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores (la ida terminó 0-0 en Avellaneda). Si bien es cierto que su actualidad futbolística no es la mejor, su temple se erige en provocador permanente a las intermitencias que lo azotan.

Desde aquel 21 de mayo, cuando se vio excluido de la lista de 23 jugadores que viajarían al mundial de Rusia, a este presente pasó por todos los estados. Supo de decepciones y dolor por sentirse fuera de su segunda copa del mundo; experimentó la sorpresiva alegría de ser llamado de última y jugar de titular; y, ahora, padece la incertidumbre de ser considerado suplente en River. Cuando muchos pueden dejarse vencer por el pesimismo y la adversidad, Enzo reinventa su optimismo y le brinda soluciones a un entrenador que no podrá contar con Leonardo Ponzio, expulsado en el partido de ida, y Bruno Zuculini, quien deberá cumplir una sanción que arrastraba desde el año 2013.

A Gallardo, más allá de los vaivenes físicos y emocionales, lo convence la experiencia y el temperamento de Pérez. Sabe lo que puede dar, entiende que el partido del miércoles ante Racing es trascendental y que se necesitan hombres con valentía. Y el volante mendocino la tiene. Además, cuenta con un juego que el DT confía en recuperar en el partido más importante de River en el semestre. No es casual que, más allá de su presente, haya sido titular en 11 de los 12 partidos que jugó por Copa Libertadores desde que llegó al club (seis en la actual).

Fiel al pasado magro que arrastra, superarse a las adversidades es una constante en Enzo Pérez. Cuando era una fija a integrar la lista del mundial, tras su destacada actuación ante Ecuador en la última fecha de las eliminatorias, su flojo semestre lo dejó a fuera en primera instancia. Sin embargo, la lesión de Manuel Lanzini le abrió las puertas de sumarse al equipo nuevamente y ex jugador del Valencia demostró que las urgencias más lo estimulan para ganarse un lugar entre los titulares.

A Enzo le gustan esta clase de partidos. Es un jugador de selección que conoce muy bien el puesto
Leo Ponzio

Sin embargo, tras disputar el mundial de Rusia otra vez asomaron los contratiempos y las dudas emocionales. El demorado regreso a la pretemporada, repercutió en su puesta a punto y obligó a Gallardo a darle rodaje al juvenil Exequiel Palacios, quien a expensas de buenos rendimientos lo relegó al banco de suplentes. En lo que va del semestre, Enzo Pérez acumula 135 minutos de juego en los seis partidos oficiales que jugó el Millonario. En ninguno entró de titular (3 por Superliga y uno por Copa Argentina).

Esas sensaciones de postergación encendieron las alarmas de una posible vuelta al fútbol portugués. Si bien a los 32 años no estaba en sus planes regresar a Europa, la incertidumbre de no tener un lugar garantizado en el equipo titular lo tentó a dejar la institución de Núñez. Pero la oferta de 2.500.000 de dólares del Sporting de Lisboa no fue suficiente para persuadir a la dirigencia millonaria, donde tiene contrato hasta junio del 2020.

Si bien los entrenamientos son importantes, Pérez es de esos jugadores que encajan rápido y que han dado muestras de entender las urgencias sin necesidad de tener muchas prácticas. El oficio cosechado en clubes como Godoy Cruz, Estudiantes, Benfica y Valencia lo curtieron de presiones. "A Enzo le gustan esta clase de partidos. Es un jugador de selección que conoce muy bien el puesto", respaldó sin titubear el capitán Leo Ponzio.

Los minutos que jugó el sábado ante Argentinos, en reemplazo de Ponzio, fueron un claro ejemplo de la adaptabilidad al puesto que tiene. Más allá de que los minutos jugados no le demandaron demasiado desgaste y roce, mostró mucho oficio para marcar y distribuir el balón acompañado con Nacho Fernández. Contra Racing, seguramente, formará un tándem con el juvenil Exequiel Palacios, quien lo puede complementar perfectamente en la parte creativa. Experiencia en el puesto no le falta: Nuno Espíritu Santo, el DT que lo llevó a Valencia, lo utilizaba como doble cinco más adelantado, aunque en algunos partidos lo puso como único volante central.

Por lo tanto, en la comparación con las otras variantes, Enzo parece ser la carta brava de Marcelo Gallardo capaz de brindar soluciones a River en el partido más importante del semestre. El único interrogante que surge es su condición física.

El fútbol parece haber dado nuevamente un guiño a Enzo Pérez. Después de semanas de incertidumbre, donde pensó en volver a Portugal seducido por el Sporting de Lisboa, el mendocino está ante una nueva chance de recuperar la titularidad en un momento caliente, fiel al torrente de emociones fuertes que desde hace cuatro meses azotan sobre su presente futbolístico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?