El joven que agredió a los medios tiene antecedentes

Se llama Pablo Chauque y mantiene vínculos con agrupaciones kirchneristas; ya había protagonizado incidentes y disturbios anteriormente; hoy trabaja como monotributista
Se llama Pablo Chauque y mantiene vínculos con agrupaciones kirchneristas; ya había protagonizado incidentes y disturbios anteriormente; hoy trabaja como monotributista
(0)
29 de agosto de 2018  

Un outsider con trabajos temporales, militante de ocasión y antecedentes policiales por hechos violentos. Así es Pablo Ezequiel Chauque, de 27 años, el hombre alto, de anteojos de marco grueso, que el viernes pasado agredió al equipo de LA NACION mientras se realizaban los allanamientos en la casa de Cristina Kirchner en El Calafate .

Chauque era parte de un grupo de 30 personas, en su mayoría vecinos de la ciudad identificados con La Cámpora , Kolina y el FPV, que se reunieron frente a la residencia para insultar a los efectivos de la Policía Federal que realizaban el allanamiento y, luego, a los diez periodistas y camarógrafos que cubrían el hecho periodístico.

"Pedazo de mierda", "ustedes están defendiendo a los ricos", "ustedes son puro circo, pura historieta", fueron algunas de las frases del hombre, que escupió primero al equipo de la señal TN, que transmitía en vivo, y luego con violentos tirones intentó romper los cables de la mochila de transmisión que Lucas Coria, el camarógrafo de LN+ , portaba en su espalda.

En ese momento, Carla Riccioti, cronista de LN+, le preguntó quién era y por qué agredía al camarógrafo, a lo que Chauque afirmó: "La Oscuridad, me dicen... soy un outsider... sacame el micrófono". Luego le arrancó el micrófono de mano a la cronista para arrojarlo al agua de un arroyo que corre bajo el Puente Antuco, a metros de la casa allanada.

El micrófono fue llevado por el agua y Chauque, pese a la insistencia de los periodistas de LA NACION ante los efectivos de la Policía Federal que realizaban el allanamiento, se fue caminando. Fuentes oficiales explicaron que los efectivos federales no podían intervenir en la situación.

La policía de la provincia, en tanto, se negó a colaborar, pese a las reiteradas llamadas de la Policía Federal.

Otros incidentes

No es el primer incidente de violencia del que participa Chauque. En 2016, fue parte de una quema de cubiertas que los empleados de una cooperativa de limpieza protagonizaron frente al Centro de Referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en El Calafate. Chauque no trabajaba allí, pero se sumó a la protesta, "nadie entiende en calidad de qué", dijeron funcionarios del centro a LA NACION.

Ese día también tuvo un incidente con un efectivo de las fuerzas federales que cuidaban las dependencias. El hombre fue acompañante terapéutico de pacientes psiquiátricos: le pagaba el Ministerio de Salud de la provincia y prestaba asistencia a enfermos psiquiátricos del hospital local por lo menos hasta enero de este año.

Sin embargo, no habría quedado conforme con el pago y tuvo un violento altercado en la vía pública con una funcionaria nacional mientras estaba con su hija pequeña. Todo terminó con una exposición en la comisaría primera de El Calafate.

Antes de esto, según sus antecedentes laborales en los registros públicos, trabajó por pocos meses en empresas de pesca, frigoríficos y en cooperativas de trabajo. Según pudo corroborar LA NACION con fuentes públicas, Chauque hoy es monotributista y cobra entradas en el ingreso al Parque Nacional Los Glaciares, como parte de un convenio que la municipalidad local tienen con la entidad nacional.

Quizá su trabajo más duradero haya sido en Río Gallegos, en Ángeles Especiales, un centro de estimulación temprana para personas con capacidades especiales, que recibió fuertes subsidios del gobierno kirchnerista en la provincia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?