Narcos amenazaron con quemar una comisaría santafesina

Tras la amaneza, reforzaron la presencia policial en Capitán Bermúdez
Tras la amaneza, reforzaron la presencia policial en Capitán Bermúdez
Germán de los Santos
(0)
29 de agosto de 2018  • 17:53

"Dijo mi patrón que tienen dos horas para sacar los móviles del Comando (Radioeléctrico) de Copello, porque si no vamos a prender fuego la comisaría como ya lo hicimos la otra vez y vamos a cagarlos a tiros. No es joda: si quieren guerra la van a tener".

Ese amenazante llamado fue recibido ayer, a las 13.45, en la Unidad Regional XVII de San Lorenzo. La persona que se comunicó con la sede policial insistió dos veces: "Vamos a cagarlos a tiros". El policía que escuchó tamaña advertencia dio avisó a sus superiores.

La amenaza se cumplió un par de horas después: no hubo un incendio en la comisaría, como sucedió en 2015, cuando arrojaron bombas molotov contra la sede policial, sino un ataque a balazos en la calle, para generar pánico.

En Catamarca al 200, Capitán Bermúdez, hubo un ataque armado contra el frente de una casa. Un hombre de 57 años que pasaba por allí fue herido en una pierna. Los vecinos señalaron que los tiros habían salido de un Peugeot 206 gris.

La víctima fue atendida por la gente del lugar -le improvisaron un torniquete en la pierna- y luego relató a la policía que cuando el Peugeot 206 se acercó a él, antes de dispararle uno de los atacantes le dijo: "Esto es un mensaje para la policía; que se dejen de joder en Copello o va a haber más heridos y muertos".

El hecho generó conmoción en ese barrio. Y la jefatura policial decidió reforzar con más efectivos la comisaría 2a. y el Comando Radioeléctrico de Capitán Bermúdez. A partir de las 22 se realizó un operativo de saturación para prevenir posibles ataques de un grupo narco que domina esa localidad, ubicada muy cerca de los puertos desde donde se exporta el 85% de los productos derivados de la soja.

Guerra territorial

En Capitán Bermúdez se enfrentan desde hace tiempo dos bandas por la venta de cocaína. Una es la de los González, comandada por Brian González desde la cárcel de Piñero, donde está preso desde 2015 tras asesinar, junto con Iván Galarza, a Analía Rivero, una joven de 16 años que fue alcanzada por algunos de los 15 disparos que hicieron desde una camioneta contra la puerta del boliche Stone, el 2 de noviembre de 2014.

El Gordo Brian estuvo mencionado en la investigación del atentado a la casa del exgobernador Antonio Bonfatti, que quedó impune luego de que el exmandatario santafesino retirara la imputación contra Emanuel Sandoval, un "soldadito" de la zona norte de Rosario que admitió en un juicio abreviado -en el que fue condenado a tres años y tres meses, por lo que quedó libre- que había disparado contra la vivienda de Bonfatti.

La banda de Brian empezó a enfrentarse desde hace un tiempo con otro grupo comandado por Juan Ramón Ríos, de 42 años, conocido como Juanse, quien murió el 28 de junio pasado tras un ataque a tiros. Juanse se transformó en el jefe de la banda luego de que su hermano, conocido como "Barba", fuera detenido por la Policía Federal en 2005.

Los ataques y enfrentamientos posteriores al crimen de Juanse recrudecieron durante las últimas semanas.

El 23 de abril pasado murió Mauro González, hermano de Brian, acribillado en Cullen al 1100 bis, Rosario. Hace tres años murió Juan Ramón González, tío de Brian y de Mauro; fue el 17 de enero de 2015, cuando se enfrentó con la policía tras una extensa persecución que había empezado en el barrio Copello y que terminó en Cassini.

La muerte de "Chula" González derivó en un atentado contra un depósito de vehículos de la comisaría de Capitán Bermúdez, donde fueron incendiadas más de 70 motos. Según la investigación posterior, el ataque se produjo con bombas molotov.

En agosto de 2016 esta comisaría volvió a ser baleada por hombres desde una moto. Fue en represalia por la muerte de Nicolás Maidana, de 20 años, abatido en un supuesto enfrentamiento con la policía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.