Centros de diálisis privados amenazan con suspender la atención a nuevos pacientes por una deuda con el Estado

Crédito: Shutterstock
29 de agosto de 2018  • 20:58

Una de las entidades que representa a un sector de los centros de diálisis privados del país amenazó que esas instituciones suspenderán la atención de nuevos pacientes del programa federal que les brinda cobertura a los beneficiarios de las pensiones no contributivas.

A través de un comunicado, atribuyó la decisión de dejar sin esta prestación esencial para pacientes con insuficiencia renal avanzada a falta de pago. En tanto, fuentes oficiales afirmaron que "se está realizando el pago" e insistieron en que los pacientes no dejarán de recibir la prestación.

"A partir del próximo sábado, los 200 centros de diálisis privados diseminados en toda la Argentina no brindarán más atención a pacientes carenciados pertenecientes al programa Incluir Salud (ex Profe) por una deuda que mantiene el Estado nacional, por más de 250 millones de pesos, por el servicio que prestan", informó la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra) a través de un comunicado.

También se sumó al reclamo la Cámara Argentina de Terapia Renal, que reúne a tres empresas que prestan el servicio de diálisis en el país. En este caso, la deuda con el Estado que reclama es de 422,8 millones de pesos desde 2014: 57,2 millones del período 2014-2016; 63,8 millones del año pasado, y 301,8 millones de la primera mitad de este año. "Prestaciones vencidas impagas: 422,8 millones", se lee. El monto que la cámara empresaria le facturó al programa Incluir Salud para 2018 es de 637,8 millones de pesos.

Continuidad

El programa federal Incluir Salud depende desde este año de la Agencia Nacional de Discapacidad. Mediante la transferencia de fondos a las provincias, permite que grupos como las personas con discapacidad, los mayores de 70 años o las madres con siete hijos o más que reciben pensiones no contributivas accedan a los servicios de salud.

Desde la agencia pidieron llevar tranquilidad a los pacientes. "Los beneficiarios del programa Incluir Salud continuarán contando con la prestación de diálisis", dijeron a LA NACION. Y afirmaron que "se está realizando el pago de 63 millones de pesos correspondientes a la deuda de 2018 que estarán acreditados en los próximos días". Cancelar lo adeudado a los prestadores de esa terapia que reemplaza la función renal perdida es "una de sus prioridades", según dijeron.

Darío Zapata, presidente de la Cadra, comentó que los centros del norte del país serían los más afectados por "un viejo reclamo por deudas que llevan un largo tiempo".

Los pacientes en diálisis, según dijo, concurren a los centros tres veces por semana, durante cuatro horas, para el tratamiento. "No dejaremos a los pacientes que ya están en tratamiento sin atención, pero desde el sábado no recibiremos nuevos pacientes", prometió.

Lo mismo anticipó Schinelli al decir que "los centros de diálisis se verían obligados a no aceptar nuevos pacientes" y aclaró que los 30.000 pacientes en tratamiento "seguirán recibiéndolo normalmente".

Un acuerdo permite que el Estado derive a los centros privados los pacientes sin recursos y les paga por los servicios, que incluyen las sesiones y el traslado. "En la práctica, el gobierno nacional no paga desde abril del año pasado", sostuvo la Cadra.

TEMAS EN ESTA NOTA