El oficialismo no pudo avanzar con el pliego de la candidata a procuradora

Weinberg, entre Urtubey y Pinedo, el día en que fue a defender su postulación
Weinberg, entre Urtubey y Pinedo, el día en que fue a defender su postulación Fuente: Archivo
Fracasó en la Comisión de Acuerdos la reunión para analizar la postulación de Weinberg; en el peronismo persisten las resistencias
Gustavo Ybarra
(0)
30 de agosto de 2018  

Las complicaciones económicas y la incertidumbre política que se ciernen sobre la administración de Mauricio Macri se convirtieron en un cóctel explosivo para las aspiraciones de la jueza porteña Inés Weinberg de Roca para convertirse en procuradora general de la Nación.

Si algo faltaba para confirmar las dificultades que tiene el oficialismo para designar a Weinberg como jefa de los fiscales, el nuevo fracaso de la Comisión de Acuerdos en reunir quorum para tratar el pliego, dejó en claro ayer que la candidata está cada día más lejos de alcanzar la meta propuesta por el Poder Ejecutivo.

Los factores que entorpecen el avance del pliego de la jueza del Superior Tribunal de Justicia porteño son varios, pero en los últimos días ha tomado fuerza el rechazo en el peronismo a darle sus votos para un cargo vitalicio a la candidata de un gobierno cuya continuidad, a partir de 2019, es cada día más incierto.

El dato es clave. Es que sin el aporte del bloque que preside Miguel Pichetto (Río Negro), el oficialismo no tiene forma de alcanzar la mayoría agravada de dos tercios de los presentes que exige la ley para nombrar al procurador.

La reunión de la Comisión de Acuerdos, que iba a realizarse ayer, se suspendió anteanoche luego de que fracasaran las negociaciones de Cambiemos por conseguir las nueve firmas que requiere para aprobar el dictamen.

El oficialismo solo tiene seis senadores, por lo que necesita del aporte de otras fuerzas para alcanzar la mitad más uno de los miembros de la Comisión de Acuerdos. Para lograrlo, debe conseguir el apoyo de, al menos, tres legisladores más.

Esto implica una gran dificultad para Cambiemos, ya que esas firmas adicionales solo podrían salir de entre los siete representantes del PJ, el peronista puntano Adolfo Rodríguez Saá y el misionero Maurice Closs (Frente Renovador de la Concordia). Los otros dos senadores responden al kirchnerismo, cuyo bloque ya anunció su rechazo a la candidata del Poder Ejecutivo.

La de ayer fue la segunda vez que el oficialismo suspende una reunión de la Comisión de Acuerdos por falta de apoyo para alcanzar las firmas necesarias que habiliten el dictamen que permitiría llevar al recinto el pliego de Weinberg de Roca.

Luego de la audiencia pública de la postulante, el presidente de la Comisión de Acuerdos, Rodolfo Urtubey (PJ-Salta), había anunciado que el 22 de agosto se pondría a la firma el dictamen. Sin respuestas positivas del PJ y con la discusión por los allanamientos a Cristina Kirchner en el centro de la agenda, el oficialismo decidió cancelar el encuentro.

Se puso como nueva fecha ayer. Pero los esfuerzos de los negociadores oficialistas, los macristas Federico Pinedo (Capital) y Humberto Schiavoni (Misiones), por conseguir las firmas que necesita Cambiemos chocaron contra el silencio peronista, por lo que a última hora del martes se volvió a cancelar la convocatoria.

En el PJ justifican su postura en que el tema no se discutió en el bloque y, por lo tanto, aún no hay decisión de firmar el dictamen. Pero también dejan trascender la falta de interés del propio oficialismo en avanzar con el tema. Aseguran que el Gobierno está contento con la gestión de Eduardo Casal, procurador interino desde que, el último día del año pasado, la kirchnerista Alejandra Gils Carbó renunció al cargo.

Sin embargo, hay otro factor que pesa en la reticencia del peronismo y es la difícil situación que atraviesa el Gobierno, tanto en materia económica como política. Por eso, muy pocos se muestran dispuestos a levantar la mano para darle a un candidato del Poder Ejecutivo un cargo vitalicio cuando el futuro electoral de Macri es todo un albur.

En el oficialismo aseguran que "algo cambió" en los últimos días, pero no terminan de admitir las verdaderas razones por las cuales el PJ le retacea su apoyo.

No obstante, allegados a la bancada oficialista reconocen que la candidata no termina de convencer. "Tampoco es un Fórmula Uno", dijo un macrista, apelando a una imagen llamativa, si se tiene en cuenta que en el PJ calificaron como "un Fitito" a Weinberg de Roca.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.