Portugal superó a Finlandia en matemática y se convirtió en la nueva meca educativa

Argentina Fuente: Archivo

Soluciones del mundo para problemas del país La crisis educativa ,El desempeño de aprendizaje de sus alumnos marcó un récord y está por encima del de sus pares europeos; un sistema sui géneris, la clave

30 de agosto de 2018  

El globo terráqueo gira, se detiene y el dedo se posa en un punto: Portugal . En 2015, la tierra de Pessoa dio todas las señales para certificar que justo ahí se daba un milagro en las aulas que no era pura casualidad. Al contrario, era mejora de aprendizajes consistente y sostenida.

En aquel año, Portugal logró superarse a sí mismo y mostró una mejora de 38 puntos en los aprendizajes de matemática comparado con su primera participación en las pruebas PISA en 2000. Era una escalada en los niveles de matemática de casi un año de escolaridad.

"Portugal es el único país europeo que mejora su nivel educativo desde el año 2000", titulaba el diario El País de España en diciembre de 2016, apenas conocidos los resultados de las pruebas de la OCDE. "El país que más asciende en el informe PISA", afirmaba el periódico ABC. Pero la evidencia más contundente de la hazaña educativa portuguesa llegó con Timss 2015, otra prueba internacional en matemáticas y ciencias, una de las más respetadas por especialistas en educación.

Los alumnos portugueses de 4° grado obtuvieron en matemática 541 puntos y se ubicaron a casi 13 posiciones de Singapur, que lideró el ranking de 49 países evaluados. Finlandia , en cambio, se ubicó 17 con 535 puntos. Veinte años antes, Portugal ocupaba el penúltimo puesto.

¿Cómo lo hizo? "Fue una política educativa en varios frentes. Fueron años muy intensos". Desde Lisboa, contesta María de Lurdes Rodrigues, ministra de Educación que entre 2005 y 2009 dio el impulso clave para crear el milagro educativo portugués. Al final de su gestión, Portugal ya mostraba una mejora récord de 33 puntos respecto de 2000.

Los resultados de la evaluación internacional no fueron usados meramente, como en el caso de la Argentina, para confrontar a la gestión política con sus errores. Según el especialista en educación de la Universidad de Lisboa, Luís Miguel Carvalho, en Portugal, PISA adquirió un "rol regulatorio" a la hora de diseñar, y descartar, las políticas públicas de mejora. Así dice en su trabajo "Quince años mirándose al espejo: sobre la presencia de PISA en el proceso de las políticas educativas (2000-2016)". Hay cuestionamientos por este nivel de alineamiento con PISA.

México Fuente: Archivo

Portugal puso el foco en los primeros cuatro años de la escuela primaria o primer ciclo. "Teníamos muchas escuelas muy malas y con muy pocos alumnos", describe Rodrigues. Los datos mostraban que enseñaban peor que las escuelas con más matrícula. Entre 2005 y 2008, se cerraron unas 2500 escuelas rurales de unos 10 alumnos cada una, que se sumaron a escuelas urbanas, "que fueron renovadas", subraya Rodrigues. No sin resistencias.

Hubo una política de integración para que las escuelas articularan varios niveles, de primaria a fin de secundaria, y se convirtieron en "centros escolares" para usos múltiples por parte de los alumnos.

Por otro lado, se acentuó la autonomía de las escuelas, que elaboran sus propios planes de mejora en matemática, explica Rodrigues.

Al mismo tiempo, se cambió el modelo de gestión. De 16.000 escuelas, pasaron a tener 1000 clusters, cada uno agrupando muchas escuelas y con un director a la cabeza, detalla Rodrigues. Un mecanismo para compartir experiencias y mejoras, y aceitar los procesos burocráticos.

Además, Portugal logró alcanzar la jornada completa para todos los alumnos del primer ciclo y da apoyo a las disciplinas troncales como matemática y también lengua. Por otro lado, hubo una serie de programas especiales de matemática y lengua, con un plan nacional de lectura, donde también se mejoraron los resultados en primaria y secundaria.

Los últimos tres años del secundario también tuvieron cambios. Las secundarias tienen cursos profesionales obligatorios, con días de enseñanza teórica científica o humanística y días de enseñanza profesional.

La formación docente se da en el nivel de maestría universitaria y los salarios en el ingreso son competitivos respecto de otros empleos públicos como funcionarios judiciales.

Un dato destacable: los buenos resultados educativos de Portugal continuaron a pesar de la crisis económica que atravesó el país. Y a pesar de la quita en la inversión educativa, que en 2000 era 4,9% del PBI y en 2015, 3,8%.

Portugal hizo algo difícil: mejorar la calidad educativa. Y, más difícil todavía, dio saltos de calidad relevantes a lo largo de los años, sin perder aprendizajes.

Al contrario, a la Argentina le cuesta. La cantidad de años del parate educativo es central: define la gravedad del caso. En ese punto, la Argentina sigue estancada en matemática desde 2013, según las evaluaciones que implementa el Ministerio de Educación nacional -ONE y Aprender-. El 70% de los alumnos argentinos están en niveles bajos.

Pero aunque la utopía de la mejora parece imposible, esa impresión es falsa. Hay países de continentes ricos que logran mejoras empinadas. También se dan ascensos prometedores de la calidad de los aprendizajes en provincias o municipios de territorios emergentes.

En un sistema educativo de 30 millones de estudiantes en preescolar, primaria y secundaria, hay una provincia con un alumnado de 1.800.000 chicos, la mayoría de nivel socioeconómico bajo, que logró convertirse en una de las de mejor rendimiento educativo.

Se trata del estado de Puebla, en México. Con apenas un tercio del PBI per cápita de Ciudad de México, con una de las posiciones más bajas en términos de ingreso, Puebla lidera la evaluación nacional Planea. En 2016, de los 32 estados de México, Puebla tuvo los mejores resultados en matemática mientras que en 2010 ocupaba la posición 24 del ranking, lo esperable en una provincia de bajos recursos. Lo mismo en lengua: se convirtió en el segundo estado mexicano con mejores resultados en esa área. Seis años antes, estaba 23.

Es el estado de México que más avanzó. Hoy tiene los mejores resultados desde nivel inicial hasta secundario. El caso de Puebla, sostienen algunos expertos, no se parece a Perú, cuya mejora constante en PISA desde 2000 es atribuida, por algunos especialistas, al crecimiento de su economía. "Puebla ni le metió más dinero ni cambió mucho su nivel socioeconómico", afirma el economista principal del área de Educación del Banco Mundial, Rafael de Hoyos.

La política de Puebla fue sencilla. Primero puso el foco en las escuelas con resultados más bajos, con poblaciones más pobres. Segundo, "le dio un carácter formativo a las pruebas estandarizadas de los alumnos y a las evaluaciones de los docentes", explica De Hoyos. La continuidad del equipo de gestión en el Ministerio de Educación también explica los resultados en Puebla.

México ofrece otro ejemplo de experiencia educativa con resultados llamativos de mejora. Es la Red de Tutorías, un sistema de aprendizaje movido por el interés del alumno y en diálogo horizontal con el docente.

El gobierno de México escaló el sistema por todo el país en secundarias vulnerables hasta cubrir más de 30 mil escuelas mexicanas.

En Brasil, también hubo una experiencia educativa que escaló a nivel nacional, desde un municipio pequeño. Mientras el sol cae de lleno sobre la piel de los turistas que descansan en las arenas de Fortaleza, la capital del estado de Ceará, en el nordeste brasileño, a unos 240 km de esas playas, la municipalidad de Sobral atrae otra clase de turismo: el turismo educativo.

Como en el caso de Puebla, que logró contradecir la evidencia que dice que la pobreza condiciona los niveles de aprendizaje de forma negativa, en Brasil, las escuelas de este municipio de 260.000 habitantes se convirtieron en las mejores del país.

Los datos son estos: entre 2005 y la actualidad, las escuelas primarias de Sobral, que dependen del nivel municipal hasta la secundaria inferior o 9° año, pasaron de figurar en los puestos más bajos a liderar el ranking del Índice de Educación Básica (IDEB), basados en Prueba Brasil, la evaluación nacional.

En 2005, su índice promedio era de 7,3, hoy alcanza un 8,8, por encima del promedio de Brasil, de 5,5. El puntaje máximo de IDEB es 10. Además, Sobral es el municipio que logra alfabetizar al total sus alumnos de 1° y 2° grado. El 50% de los chicos brasileños entran a 3° grado con niveles insuficientes de lectura.

La exsecretaria de Educación de Río de Janeiro Claudia Costín enumera las acciones que llevaron a semejante éxito en Sobral. Esfuerzo sostenido desde los 90 para mejorar la infraestructura escolar. Selección de docentes de manera muy profesional. Nombramiento de directores de manera transparente y meritocrática, sin presión política. Autonomía administrativa y pedagógica a las escuelas, con asistencia del Estado. Un currículum municipal único para generar equidad. Una evaluación a fin de año para dar información a las escuelas sobre los avances.

La periodista brasileña en educación Jessica Welma sintetiza la estrategia de Ceará: "No se necesita tanto dinero ni un gran infraestructura, ni supertecnología y aulas con artificios. Lo que se necesita es un trabajo básico, que los profesores acompañen a los alumnos".

La política educativa de Sobral se expandió al estado de Ceará. Ahora, 77 de las 100 mejores primarias de Brasil se encuentran en esa provincia; 24 de ellas están en los primeros puestos del ranking IDEB. Hace unos años estuvieron más allá de la posición 1300. El índice IDEB promedio de Ceará es de 5,8. Y también llegó a todo el país, con programas de alfabetización hasta 2° grado.

Entre 2010 y 2016, Quebec mejoró 26 puntos en matemática en las pruebas nacionales canadienses y se colocó segunda en el ranking. Ontario, una de las provincias más desarrolladas, apenas mejoró un punto. La mejora promedio del país fue de 11 puntos. En PISA 2015, con 544 puntos, Quebec estaba a casi 20 puntos de Singapur y bien por encima del puntaje promedio de Canadá de 516 puntos.

La fórmula del éxito la explica el profesor de la Universidad de Quebec en Montreal Stéphane Cyr: "Desde hace 40 años enseñamos la matemática orientada a las situaciones de la vida real".

¿Por qué otras provincias como Ontario, que insisten con un abordaje similar, empeoraron sus aprendizajes? Ahí entra en juego la formación de los docentes de Quebec. Primero, tienen que hacer obligatoriamente dos años de nivel terciario, en programas generales de ciencias o ciencias humanas, donde tienen cinco cursos de matemática. Y luego le quedan 4 años de nivel universitario de grado, con más matemática y además, didáctica.

"Están preparados en matemática casi al nivel de un estudiante que hizo primer año de una universidad de Estados Unidos. Eso permite introducir más clases de pedagogía", dice Cyr. Esa es una de las principales diferencias entre Quebec y las otras provincias canadienses.

"Formar un docente de matemática para que enseñe en el modo tradicional es fácil -sintetiza Cyr-. Formar a un maestro para que apele a situaciones de la vida real y al mismo tiempo integre conceptos teóricos, es complicado. Y lleva años".

La Red de Tutorías mexicana se prueba en Baradero

En el sistema mexicano de Red de Tutorías, la relación entre alumno y docente es horizontal y se da un diálogo socrático. El alumno se compromete con el aprendizaje de un tema de su interés. Luego lo presenta a sus pares. El alumno puede ser tutor de sus pares. "Genera un interés y autoestima en los alumnos, que es el pedal del aprendizaje", dice la especialista en innovación educativa Inés Aguerrondo. En las pruebas Enlace de matemática de 2013, las "telesecundarias" mexicanas más vulnerables, con tutorías, casi igualaron a las escuelas particulares o privadas. Este año, la provincia de Buenos Aires lo implementa en cinco secundarias de Baradero.

1. Portugal, lecciones de PISA

Aprovechó los resultados de PISA y desarrolló políticas alineadas con sus hallazgos: planes de lectura y de mejora en matemática a jornada extendida, docentes con maestría universitaria, autonomía escolar y articulación de escuelas.

2. Quebec, más años de formación docente

Formación docente en matemática de seis años, dos años de nivel terciario obligatorio con 5 cursos de matemática y cuatro años de carrera de grado con más matemática y más pedagogía, central para el alto desempeño de Quebec.

3. Sobral, alfabetización y seguimiento

Desarrolló planes de alfabetización en 1° y 2° grado, desplegó un acompañamiento de las escuelas por un equipo de especialistas, hizo seguimiento de los alumnos, dio autonomía a los directores y transparentó su selección.