Suscriptor digital

Pratto fue el héroe de River en la noche que se quebró el maleficio del gol

Pratto abrió la cuenta en Núñez
Pratto abrió la cuenta en Núñez Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Andrés Vázquez
(0)
29 de agosto de 2018  • 21:47

Fue una ironía del destino. Casi sin querer, por esas cuestiones que ofrece el fútbol, Lucas Pratto se vistió de héroe en la fría noche del miércoles en el Monumental, en la que River derrotó 3 a 0 a Racing y se clasificó para los cuartos de final de la Copa Libertadores de América. Con su aporte goleador ayudó a cortar la racha de 401 minutos que acumulaba el conjunto millonario sin convertir. Justo él, que la había iniciado el 14 de julio tras marcarle a Villa Dálmine por Copa Argentina, se encargó de allanar el camino del triunfo en el partido más importante de lo que va del semestre para el club de Núñez.

El gol del Oso

Se quitó un peso de encima. Y no solo desde lo estadístico.Haber convertido en una instancia definitoria implicó acallar voces escépticas y alimentar el autoestima de cara al futuro. El delantero, por quien se invirtió 11 millones de euros y solo anotó 8 goles en 27 partidos oficiales (es decir un tanto cada tres encuentros y medio), tuvo ante Racing su noche reivindicatoria con exigente público riverplatense.

El loco festejo de Pratto

Desde el inicio del partido, Pratto hizo valer el esfuerzo y la solidaridad que muestra en todos los encuentros de River desde que llegó, en enero 2018. Acompañado por Rafael Santos Borré en ofensiva, se sacrificó permanentemente para ganar pelotas divididas. Además no tuvo complejos en salir del área y tirarse a los costados para abastecer al colombiano. El gol que convirtió a los 10 minutos del primer tiempo fue una muestra clara de que su contundencia sigue intacta.

El mote de goleador con el que llegó a Núñez (su mejor promedio de gol es 0,39 y lo tuvo en Atlético Mineiro, donde convirtió 41 en 105) y los cuatro empates 0 a 0 consecutivos que arrastraba el equipo hasta anoche, lo habían ubicado injustamente en el blanco de las críticas. Sin embargo, cuando Marcelo Gallardo más lo necesitaba, logró traducir su permanente sacrificio en un gol que ahuyentó algunos fantasmas y clasificó a River a cuartos de final de la Copa Libertadores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?