srcset

Hambre de futuro NOA

Construyen cisternas para que las familias de Santiago del Estero puedan tener agua potable y bañarse todos los días

Micaela Urdinez
(0)
3 de septiembre de 2018  • 00:38

En La Candelaria, un paraje ubicado en la zona rural del Salado norte santiagueño, y alrededores, viven cerca de 500 familias dispersas, muchas de las cuales tienen que caminar todos los días varios kilómetros para buscar agua del río.

Allí, gracias al Programa Sed Cero- una alianza entre organizaciones sociales, el Estado y el sector empresario - más de 100 familias hoy tienen una cisterna en su casa, de la que pueden bombear agua cada vez que necesiten.

"Estamos trabajando con toda la región del Salado Norte y es un trabajo que hemos tomado como ejemplo del semiárido brasileño, que tiene condiciones similares, en donde el sector público y privado se ha propuesto resolver el acceso al agua. Consiste en un programa de construcción de cisternas por parte de las familias para resolver el problema del consumo de las familias", explica Lucrecia Gil Villanueva, trabajadora de la Secretaria de Agricultura Familiar y coordinadora del Plan Nacional de Primera Infancia en San José de Boquerón.

Construyen cisternas para que las familias de Santiago del Estero puedan tener agua potable y bañars

03:19
Video

Orlando "Pichi" González recuerda con angustia las interminables horas que él, su mujer y sus hijos perdían en recorrer en bici, con un carro o a pie, el kilómetro que los separaba del río. Hoy, es uno de los beneficiarios de este programa.

"Cuando yo salía a los trabajos, mi esposa iba a acarrear el agua en la bicicleta para lavar a los chicos y para cocinar. Antes yo traía el agua en mi zorra, en bidones, y gastábamos más de 400 litros de agua por día. Además, teníamos muchos problemas en el estómago por la calidad del agua", dice, mientras cuatro de sus hijas cocinan empanadillas de anco, en la galería de su casa.

El día a día de esta familia dio un vuelco hace 4 años cuando gracias a un gran esfuerzo comunitario pudieron construir una cisterna de 10.000 litros
El día a día de esta familia dio un vuelco hace 4 años cuando gracias a un gran esfuerzo comunitario pudieron construir una cisterna de 10.000 litros

Adentro, en el piso de tierra, su nieta Rocío de seis años abre su cartera amarilla llena de juguetes. Uno por uno, va sacando los animales de la granja, los camiones y un muñeco de Pepa Pig, y los ubica en fila. Isabel, de 3, se suma al juego.

La construcción es un rancho que fueron levantando de a poco, y hoy consta de algunas paredes de material, no tiene puerta y tiene techo de paja. Con mucho esfuerzo pudieron comprar un panel solar e instalar una antena comunitaria para poder tener Wifi.

Fátima Nerea González, una de sus hijas que ya tiene 27 años, vivió en carne propia lo que fue vivir sin agua potable durante su infancia. "Antes íbamos todos los días en bicicleta o en zorra con mi papá porque necesitábamos el agua para cocinar y para lavar. Como siempre hemos sido mucho no eran suficiente dos bidones. A veces cargábamos cuatro en la bicicleta, dos adelante y dos atrás. Y hacíamos cerca de 3 viajes por día", recuerda mientras hace un repulgue.

Orlando "Pichi" González recuerda con angustia las interminables horas que él, su mujer y sus hijos perdían en recorrer en bici, con un carro o a pie, el kilómetro que los separaba del río.
Orlando "Pichi" González recuerda con angustia las interminables horas que él, su mujer y sus hijos perdían en recorrer en bici, con un carro o a pie, el kilómetro que los separaba del río.

En esa época, Fátima no podía bañarse todos los días, e incluso lo hacía en el río. "Y también juntábamos la ropa para ir a lavarla allá porque era imposible traer tanta agua a la casa", agrega.

Una necesidad prioritaria

El día a día de esta familia dio un vuelco hace 4 años cuando gracias a un gran esfuerzo comunitario pudieron construir una cisterna de 10.000 litros. Orlando pertenece a la Asociación Civil Pequeños Productores de La Candelaria, que gracias al Programa SedCero, aprendieron a construir un modelo de cisternas de barro y cemento.

El Programa Sedcero nació en el 2014 para generar soluciones de acceso a agua para consumo, producción y saneamiento. Es una articulación público-privada integrada por la Fundación Avina, la Fundación Plurales, Aguas Danone de Argentina, el INTA, y el Instituto de Estudios sobre Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes ( IESCT-UNQ), entre otros.

"Se relevó información en Argentina y en América latina para ver cuáles eran las mejores estrategias para aplicar acá. Surge para trabajar en la región del Chaco y a partir de este año hemos nacionalizado lo que estamos haciendo", explica Nicolás Avellaneda, coordinador del área del recursos naturales de Fundación Plurales y coordinador del Programa Sedcero.

En La Candelaria empezaron a trabajar en el 2015. Desde la Fundación Plurales ya conocían a la comunidad por otros proyectos de fortalecimiento de grupos de mujeres y productores. "La problemática del agua había surgido como una necesidad prioritaria. El no tener agua para esas familias implica no poder producir normalmente, tiene impactos en la salud y sobretodo, actúa negativamente sobre las mujeres y niños que son los encargados de recorrer largas distancias en buscar de agua", agrega Avellaneda.

A los González ahora no les falta nunca el agua. "El problema más serio que tenemos siempre ha sido el agua. Para nosotros es una bendición de Dios tener ahora donde cosechar agua", señala. Los días de lluvia la cisterna se carga sola y en la época de sequía, desde la comisión municipal la llenan con agua del río.

"Recibimos una capacitación para saber cómo clorar el agua cuando la sacamos del río. Tenemos unos reactivos para testear, según el color, si está bien para el consumo humano. Ahí vemos si es necesario aumentarle la dosis", explica Orlando.

"Es lindo poder bañarse todas las veces que querramos", confiesa Fátima para corporizar el gran impacto de esta nueva adquisición. Para hacerlo, sacan agua de la cisterna y la ponen en un fuentón. Cuando hace mucho frío, la calientan en el fuego. Ella cobra la AUH por sus dos hijos, está embarazada y hoy está de visita en la casa de sus padres. Desde que se casó, vive a 15 kilómetros en un paraje de cuatro casas en el que solo puede consumir agua de pozo con altos niveles de arsénico. "No pasa ningún canal cerca. Solo cuando llueve tiene agua la represa. Los pozos son de poca profundidad y las primeras napas están contaminadas", dice con preocupación.

Hijos y nietos de Orlando "Pichi" González
Hijos y nietos de Orlando "Pichi" González

Los animales, la otra demanda

Sus hijos están acostumbrados a ayudar con las tareas del hogar. Federico y Agustín van a buscar el caballo que está en el monte para darle de tomar agua que sacan de un canal del río en el que tienen una represa. "A ellos es a los que más les hace falta", dice Orlando, quien trabaja haciendo carbón y postes, para poder mantener a toda su familia. Su mujer, cobra la pensión por madre de 7 hijos.

Federico y Agustín buscan el caballo que está en el monte para darle de tomar agua que sacan de un canal del río en el que tienen una represa
Federico y Agustín buscan el caballo que está en el monte para darle de tomar agua que sacan de un canal del río en el que tienen una represa

En su casa hoy viven algunos de sus hijos, alguno de sus nietos, su yerno y su nuera.

"Cuando estamos todos somos quince", cuenta para dar una dimensión de la cantidad de bocas a alimentar.

Hoy, gracias a un sistema fácil de bombeo, cualquiera de sus hijos puede cargar un balde de agua para tomar, para cocinar, lavar los platos o bañarse.

En La Candelaria, un paraje ubicado en la zona rural del Salado norte santiagueño, y alrededores, viven cerca de 500 familias dispersas
En La Candelaria, un paraje ubicado en la zona rural del Salado norte santiagueño, y alrededores, viven cerca de 500 familias dispersas

A Orlando la vida le dio muchos golpes. En diciembre le entró una gota de pegamento de cemento en el ojo izquierdo y perdió la vista, uno de sus hijos que estaba estudiando Ciencias de la Educación en Añatuya se suicidó y su mujer se está tratando por un cáncer de ovario. "La vida acá es muy sacrificada porque muchos no cuentan con trabajos permanentes. Yo hago algunas changas para poder ayudar y poder subsistir", cuenta.

Sobre el futuro de sus hijos, Orlando es tajante: "Me gustaría que llegasen a ser algo y que no sufran lo que hemos sufrido nosotros en nuestra vida por falta de educación, salud y agua. Que ellos lo pasen mejor".

Cómo es el proceso de construcción

En la sede de la Asociación Civil de Pequeños Productores de La Candelaria hay mucho movimiento. Mientras algunos socios cargan arena en un camión, otros arman rollos de alambre y los demás cargan bolsas de cal. Todos estos son los materiales que están repartiendo en las casas en las que se van a empezar a construir las cisternas para poder tener agua.

Para poder llevar adelante sus acciones, desde SedCero articulan con las organizaciones de base del lugar que son las que conocen realmente el territorio. En este caso fueron organizaciones campesinas, y también se sumó el aporte técnico del INTA y de la Secretaría de Agricultura Familiar.

Orlando pertenece a la Asociación Civil Pequeños Productores de La Candelaria, que gracias al Programa SedCero, aprendieron a construir un modelo de cisternas de barro y cemento.
Orlando pertenece a la Asociación Civil Pequeños Productores de La Candelaria, que gracias al Programa SedCero, aprendieron a construir un modelo de cisternas de barro y cemento.

"Con ellos se arma el listado de las familias que necesitan cisternas y siempre priorizamos las que están en peor situación. Estas son las que viven más lejos del cauce del río o que no tienen ningún módulo de agua. Nosotros ponemos la capacitación, los recursos y gestionamos la logística pero las familias son las que se hacen cargo del cuidado del proceso y de la construcción", cuenta explica Nicolás Avellaneda, coordinador del área del recursos naturales de Fundación Plurales y coordinador del Programa Sedcero.

Erén Santos Inés, el presidente de esta entidad, fue el primer beneficiario de este programa. En el 2013, la Fundación Plurales se acercó al lugar con esta propuesta, y empezaron con 11 cisternas. Después llegaron las demás.

"Se nota un cambio porque nosotros no sabíamos en qué tener el agua. Yo estoy a un kilómetro y medio del río y había que ir a buscar el agua en zorra o en bicicleta.

Ahora cambió todo. Nos dura mucho el agua", explica.

Algunos socios de la Asociación Civil de Pequeños Productores de La Candelaria cargan arena en un camión, otros arman rollos de alambre y los demás cargan bolsas de cal.
Algunos socios de la Asociación Civil de Pequeños Productores de La Candelaria cargan arena en un camión, otros arman rollos de alambre y los demás cargan bolsas de cal.

Ya son 105 las cisternas construidas y quieren ir por más. "Hay unos cuantos que quieren seguir entrando y están armando su grupo para poder entrar en la organización. Acá todos necesitamos la cisterna porque es muy cara para nosotros. Hoy me sentí muy contento y emocionado porque me enteré que vamos a poder construirle a otros 36 socios", agrega.

Los socios se juntan en grupos de a siete, en los que cada uno ayuda a los demás a construir su cisterna. Los socios que ya aprendieron a hacerlas, capacitan a los demás. El proceso de construcción dura tres días.

"Ahora lo que nos falta es la luz eléctrica", dice Erén con un gesto pícaro.

La plataforma del agua

La Plataforma del Agua impulsada por SerCero es una herramienta virtual creada entre actores del sector público y privado, interesados en generar una herramienta innovadora para entender el escenario sobre acceso y saneamiento argentino. Brinda datos e indicadores estadísticos, presenta estudios sobre las políticas y normativas provinciales de agua, modelos de gestión social del agua, y mapeo de tecnologías disponibles.

www.plataformadelagua.org.ar

El compromiso de Aguas Danone

Convencidos de que las personas se conectan mucho más con una marca que está haciendo algo por el mundo que con una que no, Aguas Danone es una compañía que tiene el doble propósito de generar valor económico y también construir capital social.

"Por eso cada proyecto que encaramos se busca que también tenga algún impacto positivo en la sociedad o el medio ambiente. El poder aporta todo lo que uno sabe y usarlo para ayudar a otros hace que tu trabajo tenga mucho más sentido", explica Tomás Rojas, Gerente de Marketing de Aguas Danone de Argentina.

Es por eso que desde 2013, esta empresa trabaja con el programa SedCero para crear soluciones de acceso al agua, de manera articulada con el Estado y las organizaciones sociales. "Como compañía tenemos la misión de mejorar los hábitos de hidratación saludable. Sabemos que hay gente que no puede acceder a estos productos, y por eso venimos apoyamos la construcción de cisternas pero también estamos explorando otras soluciones más innovadoras", agrega Rojas.

Después de invertir en un mapa nacional para poder realizar un diagnóstico profundo de la problemática, se dieron cuenta de que Santiago del Estero era la provincia más grave en términos de crisis hídrica. "Elegimos La Candelaria por usamos como criterio dos variables: el nivel de urgencia de la comunidad y que ya exista un vínculo con la gente. En este caso, SedCero ya venía trabajando con ellos y eso fue fundamental a la hora de poder co-construir la solución con la propia comunidad", explica Rojas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?