Cayó una banda que secuestró a dos familias juntas en Ezeiza

Uno de los detenidos al momento del operativo
Uno de los detenidos al momento del operativo Crédito: Policía Federal
(0)
30 de agosto de 2018  • 12:25

La Policía Federal Argentina (PFA) desmanteló una banda que secuestró al secretario de un juzgado, a su familia y a una familia amiga en un club de la comunidad judía del partido de Ezeiza. Al cabo de siete allanamientos llevados a cabo en la provincia de Buenos Aires fueron detenidos tres miembros de la organización criminal.

La investigación estuvo a cargo de la Dirección Nacional de Investigaciones. Luego de meses de pesquisas y tareas de inteligencia, efectivos federales de investigación identificaron a los integrantes de la red, según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Tras vigilancias encubiertas y filmaciones, hoy fueron apresados dos hombres y una mujer: el líder de la banda, el cobrador y una encubridora.

El cabecilla, que también está acusado por un homicidio, fue atrapado en la localidad de El Jagüel, partido de Esteban Echeverría.

Efectivos de la policía después de los allanamientos
Efectivos de la policía después de los allanamientos Crédito: Policía Federal

A su vez, también fueron señalados como partícipes otros dos hombres que actualmente se encuentran detenidos en unidades penitenciarias bonaerenses, por otros delitos cometidos en el transcurso de la investigación.

Uno de los hechos que dio inició a la investigación ocurrió el 20 de marzo de 2016. Ese día, a las 21.15, Julián Ezequiel Runinska -secretario de un juzgado- y su esposa, Eliana Pollack, se encontraba con sus dos hijos menores y una familia amiga en una casa del la institución socioeducativa y deportiva Cissab, situada en la localidad de Tristán Suárez.

La banda ingresó en el predio (cuyo acceso está a pocas cuadras del cruce de la autopista Ezeiza-Cañuelas y la calle Blas Parera) y, luego, en la vivienda de Rubinska. Tres hombres armados hicieron que todos se tiraran al piso, les sustrajeron distintos objetos de valor y los forzaron a subir a una camioneta Ford Ranger, propiedad del cuñado del letrado. A bordo de ese vehículo salieron del country tanto víctimas como secuestradores. Eran las 22.

Las balas y el dinero que la policía logró secuestrar
Las balas y el dinero que la policía logró secuestrar Crédito: Policía Federal

Según surgió de la investigación, las víctimas escucharon que uno de los secuestradores mantenía una comunicación telefónica con otro sujeto, al que le decía que "ya estaban yendo". Mientras tanto, y tras circular por Blas Parera en dirección a la autopista, se detuvieron en una zona arbolada y de poca iluminación, donde aguardaba otro vehículo.

De ese coche descendió un otro delincuente. Los cuatro secuestradores discutieron cómo llevarían a cabo la maniobra delictiva, es decir, quién iría a buscar el dinero del rescate, a cuáles de los cautivos llevarían consigo y quiénes serían retenidos.

Finalmente, los captores decidieron que Rubinska y la esposa de su amigo fueran en la Ford Ranger a buscar fondos para pagar por su liberación y la del resto. Pero hubo un contratiempo: el conductor del otro vehículo de los secuestradores quedó atascado en el fango, por lo que Rubinska fue obligado a ayudar a empujarlo.

Allanamientos de la PFA en los domicilios para dar con la banda - Fuente: PFA

0:32
Video

Esta situación inesperada hizo que los secuestradores se pusieron muy nerviosos, a punto tal que uno de ellos llamó a otro por su nombre real. Sorteado el contratiempo, Rubinska condujo a sus captores en la Ford Ranger hasta la casa de su suegro, donde obtuvo 50.000 dólares.

En el camino recibió un llamado del celular de su esposa: los secuestradores lo apuraban; les respondió que en 15 minutos tendría los dólares consigo.

Finalmente, el pago se concretó en la autopista Ezeiza-Cañuelas, a la altura del kilómetro 32, casi frente a una de las cabeceras del aeropuerto internacional de Ezeiza, en la localidad de El Jaguel. Acto seguido, los cautivos fueron liberados.

La posterior denuncia puso en movimiento los engranajes de la investigación que hoy terminó con las detenciones de los presuntos integrantes de la banda de secuestradores.

La causa está en manos del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, el fiscal federal Sergio Mola, y el titular de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), Santiago Marquevich.

"Estamos muy satisfechos porque cumplimos nuestro objetivo de llevar a los responsables de estos crímenes ante la Justicia. Fue un gran trabajo que hicimos en investigación criminal para desmantelar esta organización", sostuvo la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.