El petro, la criptomoneda que solo parece existir en la imaginación de Maduro

Maduro anunció este mes que los sueldos, las pensiones y el tipo de cambio de la moneda de Venezuela, se vincularían al petro
Maduro anunció este mes que los sueldos, las pensiones y el tipo de cambio de la moneda de Venezuela, se vincularían al petro Fuente: Reuters
Brian Ellsworth
(0)
6 de septiembre de 2018  • 09:56

ATAPIRIRE.- Cuando alguien escucha al presidente de Venezuela , Nicolás Maduro , este remoto pueblo con 1300 habitantes parece estar a la vanguardia de la innovación en las criptomonedas . Ubicado en una sabana aislada en el centro del país, Atapirire es la única localidad en un área que -según el gobierno- está rebosante con 5000 millones de barriles de petróleo.

Venezuela asegura que esas reservas son el respaldo de una moneda digital llamada petro, que Maduro lanzó en febrero . Este mes aseguró que será la piedra angular de un plan de recuperación para esta nación sumergida en una profunda crisis social y económica.

No obstante, los residentes de Atapirire dicen que no han visto ningún esfuerzo del gobierno para aprovechar esas reservas. Y tienen poca confianza en que su empobrecido pueblo vaya a tener un asiento de primera fila para una revolución en las finanzas. "Ese petro acá no se siente", dijo Igdalia Díaz, una ama de casa, al contar sobre los caminos en mal estado, los frecuentes apagones y el hambre perpetuo que aqueja a los ciudadanos del pueblo.

Los alrededores de Atapirire muestran poca actividad de la industria petrolera, y los únicos equipos visibles eran máquinas pequeñas y envejecidas instaladas hace años
Los alrededores de Atapirire muestran poca actividad de la industria petrolera, y los únicos equipos visibles eran máquinas pequeñas y envejecidas instaladas hace años Fuente: Reuters

La moneda no se vende en ningún lugar importante de intercambio de criptomonedas. No se conocen negocios que lo acepten. Los pocos compradores que se pudieron localizar fueron aquellos que publicaron sus experiencias en foros de criptomonedas en línea. Aunque ninguno quiso identificarse, uno se quejó de haber sido "estafado". Otro comentó que había recibido sus petros sin problemas; culpó a las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela y a la "terrible cobertura de prensa" por dañar el debut de la criptomoneda venezolana.

Incluso la Superintendencia de Criptoactivos, la agencia gubernamental que supervisa el petro, es un misterio. Reuters visitó recientemente el Ministerio de Finanzas, donde se supone que se encuentra la Superintendencia, pero una recepcionista le informó que "todavía no tiene presencia física aquí".

Maduro generó mayor confusión al anunciar este mes que los sueldos, las pensiones y el tipo de cambio de la diezmada moneda de Venezuela, el bolívar, ahora se vincularían al petro. Ese movimiento generó desconcierto en las calles de Venezuela y entre los economistas y los expertos en criptomonedas, que dicen que es inviable anclar la moneda al petro.

"No hay forma de vincular precios o tipos de cambio a un 'token' que no se comercializa, precisamente porque no hay forma de saber a cuánto se vende realmente", dijo Alejandro Machado, un venezolano ingeniero en computación y asesor de cadenas de bloques que siguió de cerca al petro.

El gobierno fijó el valor del petro al precio de un barril de petróleo venezolano -actualmente alrededor de 66 dólares- y prometió respaldarlo con las reservas de crudo ubicadas en un área de 380 kilómetros cuadrados alrededor de Atapirire.

No obstante, los registros digitales asociados con el "token" no brindan suficiente información para determinar cuánto fue realmente recaudado, según los expertos, que se muestran escépticos sobre las afirmaciones de Maduro de que el petro ya trajo miles de millones en divisas al país.

Estafados

A diferencia de los compradores de reconocidas criptomonedas como Bitcoin o Ethereum, los titulares de petros son difíciles de encontrar. Un sitio para ubicarlos puede ser un foro en línea de criptomonedas llamado Bitcointalk, donde los compradores de petros comenzaron a publicar mensajes a principios de 2018.

En algunos mensajes, varios se quejaron de la falta de información y los retrasos en obtener sus monedas. Uno dijo que no pudo transferir o vender los "tokens".

"Hasta ahora sí, nos han estafado, el tiempo dirá si fue una buena inversión o no", escribió un inversor llamado cryptoviagra el 25 de junio.

Otro inversor, el único que respondió las preguntas de Reuters, dijo a través de los mensajes en las redes sociales que su experiencia con la compra de petros "funcionó bastante bien en general".

Culpó a la prohibición de Washington por deprimir las ventas del petro, junto con lo que consideraba una cobertura negativa de los medios. Pidió que se ocultara su nombre porque temía "persecución" por parte del gobierno de Estados Unidos y agregó que "no considero que Reuters sea una honesta organización de noticias".

"Tokens"

El petróleo es el corazón de la economía de Venezuela. Al optar por respaldar su petro con el crudo, el país se sumó a un número pequeño, pero creciente, de emisores de criptomonedas que vinculan el valor de sus "tokens" a materias primas físicas.

The Royal Mint, que produce monedas para Gran Bretaña, anunció en 2017 una moneda digital respaldada por oro llamada RMG. Asimismo, han surgido otros "tokens" respaldados por diamantes.

La gran diferencia es que las criptomonedas están ligadas a activos físicos que pueden intercambiarse fácilmente. Por el contrario, Maduro prometió que el petro será respaldado por las reservas de petróleo que aún se encuentran bajo tierra cerca de Atapirire, en un bloque conocido como Ayacucho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.