La tormenta de Santa Rosa: ¿mito o realidad?

La tormenta que se cierne sobre Buenos Aires en esta fecha está más cerca de ser un mito que una realidad
La tormenta que se cierne sobre Buenos Aires en esta fecha está más cerca de ser un mito que una realidad Fuente: LA NACION
Germán Wille
(0)
30 de agosto de 2018  • 16:52

Para el santoral católico, el 30 de agosto se celebra el día de Santa Rosa de Lima, patrona de América. En la Argentina, la tradición popular señala que ese día hay altas probabilidades de que se desate una tormenta sobre nuestro territorio. Sin embargo, las estadísticas del servicio meteorológico nacional contradicen estas creencias.

Al menos sobre la ciudad de Buenos Aires, la tormenta del día de Santa Rosa sólo se produjo nueve veces en los últimos 111 años, de 1906 a 2017. La última precipitación fue en 1999. Es decir que el fenómeno meteorológico ligado a la santa limeña no se había producido todavía en la ciudad lo que va de este siglo. Al menos hasta el momento en que comenzó a llover, esta misma tarde.

Los números provienen de un registro realizado por el servicio meteorológico nacional. Del mismo estudio se desprende que, entre los años 1906 y 2017, llovió unas 62 veces entre el período de días que va del 25 de agosto al 4 de septiembre. Es decir, ampliando el rango de los días, Santa Rosa se precipitó sobre Buenos Aires el 55% de las veces durante esos 111 años. Apenas un poco más de la mitad de las veces.

Santa Rosa de Lima

La mujer cuya santidad se celebra el 30 de agosto nació en el año 1586 en Lima, capital de lo que en aquel entonces era el Virreinato del Perú. Fue bautizada como Isabel Flores de Oliva, pero con el correr de los años, al contemplar el rubor de sus mejillas, su madre la bautizó como Rosa y así se la conoció desde entonces.

Dedicada a una vida de ayuno, castidad y sacrificios, Rosa ingresó como terciaria en la Orden religiosa de Santo Domingo, donde vivió varias experiencias místicas. Además de a la oración, la santa dedicaba su tiempo a atender enfermos y esclavos.

Su relación con la tormenta tiene su origen en el año 1615, cuando una flota de naves de corsarios holandeses se acercaba al puerto del Callao, de la ciudad de Lima. La leyenda cuenta que Rosa se encerró a rezar en una iglesia de la zona y al poco tiempo una tremenda tormenta se levantó en la costa, alejando a los corsarios. Algunos relatos de tono más dramático afirman que el capitán de la expedición invasora falleció de un infarto en medio del temporal.

La historia cuenta que Santa Rosa produjo una tormenta que alejó a los enemigos de Lima
La historia cuenta que Santa Rosa produjo una tormenta que alejó a los enemigos de Lima Fuente: Archivo

Rosa murió en 1617 y fue canonizada en el año 1671 por el Papa Clemente X. De esta manera, la limeña se convirtió en la primera mujer nacida en territorio americano en convertirse en Santa.

La tormenta

Aunque el invierno no es la época del año donde hay más tormentas, para fines de agosto y principios de septiembre se espera que se produzcan estos fenómenos debido a que el polo sur se mantiene aún muy frío mientras la mayor parte del país comienza a calentarse por el aumento en la entrada de energía solar. Y eso puede generar distintas precipitaciones. Pero este fenómeno no se observa en todo el país, sino en la franja este y centro, donde se dan condiciones más húmedas.

El registro de las tormentas producidas el día de Santa Rosa del Servicio Meteorológico Nacional indica que esta cayó sobre Buenos Aires en 1949, 1955, 1956, 1971, 1980, 1991, 1992, 1993 y 1999.

Desde el servicio meteorológico informaron también que, si bien se espera que la tormenta de Santa Rosa sea más fuerte que las demás, esto no tiene que ser siempre así.

Para lo que resta de esta jornada, en tanto, el Servicio Meteorológico anuncia cielo nublado, lluvias y lloviznas, vientos del sudeste con ráfagas y posibilidad de tormentas aisladas. Parece que al final, el día de Santa Rosa de 2018, llegará la tormenta que hará honor a su creencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.