Mercedes-Benz Clase A, con tecnología de vanguardia

En octubre llegará al país la cuarta generación del compacto de la marca alemana; más grande y confortable, suma ahora asistentes y controles de avanzada
Carla Quiroga
(0)
1 de septiembre de 2018  

El nuevo Mercedes-Benz Clase A llegará al país el mes próximo
El nuevo Mercedes-Benz Clase A llegará al país el mes próximo

El destino fue Croacia. La experiencia: manejar la cuarta generación del Mercedes-Benz Clase A en las rutas de Split, el lanzamiento de la automotriz alemana que desembarcará en la Argentina en octubre próximo.

El Clase A, el caballito de batalla con el que la marca busca seducir a los nuevos consumidores -se estima que para el 60% de los compradores será su primer Mercedes- había lanzado la tercera generación en 2012 con una actualización en 2016. Hoy, seis años más tarde, se anima con un auto con cambios en su aspecto exterior: la parrilla frontal es nueva, y los faros más finos y angulosos. Además, se recortaron los voladizos, y la distancia entre ejes es 30 mm mayor que en la tercera generación, lo que permite lograr mayor espacio y confort en su interior. Así, el Clase A 2018 tiene cinco puertas, 4,42 m de longitud -el anterior media 4,3-, 1,796 m de ancho y es 6 cm más alto que el lanzado en 2012.

En octubre el Clase A llegará a la Argentina en tres versiones: A 200 (Style y Progressive) y A 250 (AMG Line), con 224 CV. El A 200 tiene un motor desarrollado junto a Renault. Se trata del K9K, que se ensambla en Valladolid. Tiene 4 cilindros y 1332 cc. con sobrealimentación por turbo e inyección directa de combustible a alta presión, además de desconexión de cilindros. Puede asociarse con una caja de velocidades manual de 6 marchas y también con una automática del tipo de doble embrague y 7 velocidades 7G-DCT. Entre sus datos de rendimiento logra una potencia 163 CV a 5500 rpm y un par de 250 Nm (25,5 kgm) a 1620 vueltas. Es un auto que alcanza una velocidad máxima de 225 km/h y tarde de 0 a 100 km/h solo 8 segundos. El consumo promedio es de 5,2 L/100 km.

La verdadera evolución de esta generación se siente al conducirlo. Es un vehículo más maduro en todos sus aspectos: diseño, dinámica, tecnología. El mejoramiento de los valores NHV, que miden el sonido y las vibraciones, logran una sensación de suavidad al manejarlo no percibida en otros modelos de esta categoría. En las calles angostas también exhibe una mejora desde la visibilidad perimetral gracias a la utilización de pilares más delgados. Es un auto más silencioso, con mejor confort de suspensión y ágil en las curvas.

Al sentarse en el vehículo, el espacio y la posición de manejo son muy cómodas y su interior sorprende por la calidad de sus materiales. Por ejemplo, el diseño de las salidas de ventilación está inspirado en las turbinas de aviación y el sistema de iluminación ambiental con tecnología LED -opcional- permite elegir entre 64 colores.

El tablero es uno de los mayores aciertos. Tiene dos pantallas horizontales tipo tablet: una de instrumentos y la otra de consola central. Ambas están inspiradas en la última generación del Mercedes Clase S. La curiosidad es que se proyectan también sobre el parabrisas y, por primera vez, los comandos se pueden manejar desde la pantalla táctil, el volante y por medio de un touchpad entre los asientos.

Tablero y pantalla agrupados en una maxitablet y los difusores tipo turbina
Tablero y pantalla agrupados en una maxitablet y los difusores tipo turbina

Otro punto a favor es el avance tecnológico. Tiene un sistema de conducción semiautónoma que adapta la velocidad de marcha a la máxima indicada por las señales. Gracias al asistente activo de distancia para el control de crucero, se adapta a la velocidad del resto de los vehículos cuando la cámara frontal los detecta. Este sistema además logra que el auto se adapte a la velocidad permitida por la calle que transitamos de forma autónoma y también interpreta las señales de tránsito y puede adecuarse a zonas de curvas y rotondas. También posee el asiente de mantenimiento de carril -sistema similar al que Mercedes-Benz ya utiliza en el Clase E- , que maneja la dirección de forma autónoma aunque siempre es necesario mantener las manos en el volante. Además, posee el detector activo de cambio de carril, que se pone en funcionamiento cuando se circula entre 80 y 180 km/h.

Por otra parte, cuenta con frenos activos de emergencia, sistema que avisa visual y acústicamente para detener el vehículo. Este sistema se activa incluso cuando el auto circula a menos de 60 km/h y hasta reconoce a peatones y bicicletas. También posee un asistente de maniobra evasiva que funciona entre los 20 y los 70 km/h, que permite, si por ejemplo se cruza un animal, que el conductor pueda esquivarlo. Por otra parte, la navegación con realidad aumentada, cuando el auto llega a los cruces o desvíos, hace que la cámara frontal se active, informando a través de la pantalla el camino que hay que tomar. Esta función es solo una de las que ofrece el sistema MBUX, que emplea inteligencia artificial. Se activa por voz -similar al Siri de Apple-, con un "hola Mercedes" y luego se emplea un sistema conversacional, en el que, por ejemplo, se puede subir la temperatura si el conductor dice "tengo frio". También permite controlar la radio, el navegador y hasta subir las ventanillas.

Por otra parte la app Me Connect, disponible tanto para Android como para iPhone permite encender y apagar el auto a distancia, seguir el recorrido y hasta detectar lugares libres de estacionamiento, todo desde el smartphone.

En síntesis, la cuarta generación supera ampliamente a las ediciones anteriores y llegará al mercado local con un precio que varía entre los US$40.000 y los US$65.000.

Tablero y pantalla agrupados en una maxitablet y los difusores tipo turbina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.