Ola de ataques de veganos radicales a carnicerías y fiambrerías en Francia

Una fiambrería atacada en Lille, y el graffiti "Stop al especismo"
Una fiambrería atacada en Lille, y el graffiti "Stop al especismo" Fuente: Archivo
Luisa Corradini
(0)
30 de agosto de 2018  • 15:13

PARÍS - Otras dos carnicerías fueron vandalizadas por ultraveganos esta semana en Francia , elevando el número de ataques a 50 en lo que va del año. Los responsables de esa intolerancia violenta, que denuncian el "especismo", una ideología que postula que la especie humana está por encima de las otras, ya comienzan a preocupar seriamente a las autoridades.

Los operativos son siempre iguales: una lluvia de piedras se abate sobre vidrieras, mostradores y vitrinas de las carnicerías, provocando cuantiosos daños materiales. Y al final una pintada, garabateada en blanco o en negro que dice: "Stop al especismo".

Estos últimos meses, los ataques se concentraron en el norte del país. Pero hubo otros en diferentes regiones.

Y la preocupación aumenta. A comienzos de julio, los carniceros-fiambreros fueron recibidos en el ministerio del Interior. El presidente de la Confederación Francesa de Carnicerías y Fiambrerías (CFBCT), Jean-François Guihard, reclamó "la vigilancia y el fin de la impunidad para que los artesanos puedan trabajar serenamente". Y agregó que su organización "se inquieta por las consecuencias de la sobre-mediatización del modo de vida vegano".

El movimiento "antiespecista" nació en los años 70 y erigió en filosofía la denuncia de la explotación de los animales por los hombres, sobre todo con fines alimenticios.

Es justamente hacia ellos que todas las miradas se dirigen últimamente cada vez que se produce un acto de esa naturaleza, a pesar de que la gran mayoría de vegetarianos, veganos y antiespecistas nunca reivindicó la violencia.

En la Asociación Vegetariana de Francia se preguntan, incluso, quiénes pueden ser los integrantes de esos comandos que vandalizan las carnicerías en todo el país.

"Nosotros no apoyamos esos ataques. No somos solidarios con ese modo de acción, contrario a nuestra filosofía de armonía y benevolencia", declara Jean-Benoît Robert, miembro de la asociación y fundador del Festival Vegano Smmile de París.

Justamente debido a ese contexto de tensión, la municipalidad de Calais (norte del país) decidió suspender un festival vegano, inicialmente previsto para el 25 de agosto, en razón de las amenazas de represalias proferidas por los "cazadores y criadores de ganado".

Mientras todos esperan que la policía identifique a los autores de esos ataques, Jean-Benoît Robert asegura que "esos casos aislados dan una imagen nefasta al movimiento vegano". Y concluye, "es tan contraproducente, que uno hasta se pregunta si los verdaderos comandos no son en realidad los antiveganos que tratan de desacreditarnos".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?