Sorpresa y mal humor en la City: cómo se vivió la corrida cambiaria desde adentro

Fuente: DyN
30 de agosto de 2018  • 17:28

Descolocados, con sorpresa y de mal humor. Así vivieron los operadores de cambio las cinco horas de volatilidad financiera en la City porteña, tras la velocidad con la que subió el dólar con apenas US$251 millones operados en el mercado, lejos de los aproximados US$1800 millones de las primeras corridas de abril y mayo. "El problema -dicen- es que la oferta privada no aparece."

La plaza cambiaria abrió con el dólar en alza y, apenas 45 minutos pasadas las 10 de la mañana, ya cotizaba a $39,19 en la plaza mayorista, luego de que ayer cerrara a $33,97. Fue en ese momento que el Banco Central anunció que subía la tasa de referencia de 40 a 60% y aumentaba por quinta vez en dos meses la suba de encajes. De esta manera, aumentó a 36% la porción de dinero captado de terceros que deben mantener inmovilizado los bancos.

Sin embargo, la calma duró apenas media hora, cuando el precio del dólar bajó a $35,54, para luego volver a subir hasta llegar al pico de $41,24 y solo faltaban 15 minutos para las 13. Ahí, la entidad que conduce Luis Caputo volvió a comunicar que haría una subasta de US$500 millones a las 14.55, cinco minutos antes del cierre del mercado. Ahí apareció algo de oferta privada por parte de los exportadores, pero el mercado aún fue muy ilíquido.

"Se están viviendo jornadas muy caóticas, con una demanda que es bastante débil y que con poca cantidad hace el ajuste de precios. Lo más grave es que la oferta brilla por su ausencia. La única oferta es la del Central, que vende futuros y reservas, pero por momentos desaparece, como hizo anteayer que dejó correr el dólar", dijo Gustavo Ber, economista del estudio Ber.

"Hay una crisis de confianza, algo que se pierde con más facilidad de lo que se reconstruye. Hay pocos dólares que no se sabe si son para intervenir en el mercado o para cubrir las necesidades de financiamiento. Definitivamente hacen falta medidas económicas contundentes. El Gobierno dice que atacarán muy decididamente el déficit fiscal, pero eso requiere de un acompañamiento político que no se sabe si está", agregó.

Por su parte, Emiliano Merenda, director en Max Valores, indicó que "no hay una lógica detrás" del salto que hoy se dio en el mercado cambiario. "Hoy por hoy falta que aparezca la oferta", dijo a LA NACION.

"Si lo comparamos con el año pasado, estaba el blanqueo, que generó un ingreso de dólares muy grande; estaban los fondos internacionales, que entraban para hacer carry tade; hubo una cosecha que fue muy buena. Este año no hubo blanqueo, hubo sequía, y la oferta financiera del exterior se tradujo en demanda", agregó.

"Hay mucho público minorista por los tickets promedios de compra, que todavía tienen stock del desarme de Lebac y de los depósitos en pesos. Encima la semana que viene se cobra. Se está dando un ajuste fenomenal con muy poca demanda que no se sabe en dónde va a terminar", concluyó Merenda.