Barbara Kruger y el poder de las preguntas

2 de septiembre de 2018  
Alejada de las posturas extremas, la artista estadounidense propone cuestionar la realidad sin enojo Crédito: Gentileza Barbara Kruger/Art Basel Cities

"No admitas nada, culpá a todos. Hacés historia cuando hacés negocios". Las frases están escritas sobre la fachada del pabellón italiano, que aloja una de las muestras centrales de la 51a edición de la Bienal de Venecia. Es el año 2005 y la ciudad recibe a miles de visitantes de todo el mundo, mientras el gobierno de George W. Bush impulsa la captura de Osama bin Laden tras los ataques terroristas del 11 de septiembre. Una cacería que apunta hacia Medio Oriente y huele a petróleo.

La autora de esas palabras es una artista estadounidense, famosa por sus obras basadas en comentarios provocadores: Barbara Kruger (Newark, 1945) fue premiada entonces con el prestigioso León de Oro a la trayectoria, que en la edición siguiente de la bienal se otorgaría al argentino León Ferrari.

Art Basel Cities, vale la pena caminarla

01:18

El reconocimiento implicó para Kruger haber llegado, a los 60 años, a la cima de su carrera. Una trayectoria que incluyó su participación en la Documenta de Kassel y en la llamada "Pictures Generation" -junto con artistas como Cindy Sherman y Richard Prince, actualmente con muestra en el Malba-, que apeló a imágenes publicadas por los medios masivos para criticar los estereotipos y la manipulación de la opinión pública.

Las observaciones irónicas sobre la sociedad de consumo y el abuso de poder abundan en el trabajo de Kruger, inspirado desde la década de 1970 en su experiencia como diseñadora gráfica. "Si sos tan exitoso, ¿por qué te sentís tan falso?", dice una de sus obras, realizada en 1987.

En estos días, mientras produce una megamuestra que alojará en 2020 el Instituto de Arte de Chicago antes de seguir viaje a Los Ángeles y Europa, presentará una intervención en Buenos Aires, en el marco de Art Basel Cities. Sin título (No podés vivir sin nosotras) se titulará el mural de gran escala que pintará con los colores de la bandera argentina sobre un antiguo silo en Puerto Madero. Ubicado frente al Puente de la Mujer, incluirá las palabras "No podés vivir sin nosotras / poder / placer / propiedad / igualdad / empatía / independencia / duda / creencia / mujeres" y la siguiente pregunta: "¿Quién posee qué?"

En los últimos meses siguió de cerca la lucha de miles de mujeres para que se aprobara la despenalización y legalización del derecho al aborto en nuestro país. Tras el rechazo del proyecto de ley en el Senado, en diálogo con LA NACION desde Nueva York dijo sentirse "muy desilusionada" y sin embargo confiada en que "es parte de una lucha más amplia en América, que desafía el control de la religión y el poder sobre los cuerpos".

"En la violencia olvidamos quiénes somos" y "¿Qué quieres?" fueron algunas de las frases empleadas hace dos años en una intervención similar, realizada en el subte de Ciudad de México. "Me gusta que mis obras lleguen a mucha gente. No hace falta haber estudiado para entenderlas", aclara Kruger sobre sus "fuertes declaraciones visuales", abiertas a múltiples interpretaciones. Tan variadas como los soportes de sus intervenciones, que pueden ir desde un cuadro en un museo o un cartel callejero hasta un esténcil sobre un colectivo, la tela de una campera o una bolsa sobre la cual imprimió: "Compro, luego existo".

Alejada de las posturas extremas, como lo refleja su frase "creencia+ duda=cordura", defiende el poder de la pregunta como herramienta para entender cómo funciona el mundo e invita a cuestionar la realidad "de forma crítica, vigilante, sin enojo". "¿Los valores de quién? ¿La justicia de quién? ¿Los miedos de quién?", son algunos de los interrogantes que propone. Y, sin embargo, no considera saludable llevar la duda al extremo. "Vivir sin dudar es peligroso, pero también lo es dudar sobre todo -opina-, porque entonces nada parece verdadero".

TEMAS EN ESTA NOTA