Claudio Rico: "Si no disfruto el personaje, no puedo sostenerlo"radio

Crédito: Santiago Ciccero/AFV
Fernanda Iglesias
(0)
31 de agosto de 2018  

Su lugar en el mundo es la radio. Pero llegó a ella gracias a la TV. Claudio Rico era parte del staff de Desayuno, el programa de Canal 7 de Víctor Hugo Morales , cuando un compañero le avisó que Ari Paluch estaba buscando un humorista para El exprimidor. Hizo el casting en un bar: empezó al día siguiente. Y aunque esa experiencia no fue la mejor, nunca paró. Su especialidad es el humor; su fuerte, las imitaciones. Ahora, es parte del programa de Eduardo Feinmann en Radio la Red. "Todavía no se avivan y sigo laburando", bromea.

-¿Qué pasó con Ari Paluch?

-Los primeros tres meses trabajé sin cobrar, porque no había presupuesto. Entonces yo avisé que si volvía Desayuno (que había parado por vacaciones), me iba. Cuando me llama Eduardo Metzger para volver a la tele, le digo a Ari que le agradezco la oportunidad, pero que me voy. A la semana me vuelve a llamar y me ofrece un sueldo. Así que ahí arranqué.

-¿Tenías otro trabajo que podías soportar tres meses sin cobrar?

-Sí, me dedicaba al asesoramiento de informática. Armaba equipos de computación, hacía mantenimiento y también shows en algunos café concert. En esa época, estudiaba Medicina y con eso también me garpaba los estudios.

-¿Qué pasó con la carrera?

-Hice dos años. Después, mi viejo tuvo tres ACV. Tuvo que dejar el laburo, quedó muy mal. Yo me ocupé de su empresa. Tenía una agencia de remises. Pero no la pude sostener y quebramos. Entonces empecé a trabajar por mi cuenta para mantener a mis viejos.

-¿Cuándo empezaste con las imitaciones?

-En el colegio. Yo vivía en Ituzaingó, iba al Manuel Belgrano. El primer personaje que hice fue Bernardo Neustadt. También hacía a Chirolita y a Raúl Alfonsín.

-¿Cómo llegaste a Videomatch?

-Fue en 2004. El programa de Paluch salía desde el edificio de Ideas del Sur. Un día imité a Raúl Castells y vino un productor de Tinelli a decirme que Marcelo no podía parar de reírse con la imitación, que quería juntarse conmigo a la tarde. Fui a la reunión y me dijeron que les encantaría que estuviera con ellos en Videomatch. Yo me desmayé, me volví a parar y dije: "Sí, quiero". Estuve en el 2004, 2005 y 2009. El personaje que me popularizó fue Luis D'Elía en Gran Cuñado.

-¿Y al programa de Víctor Hugo cómo habías llegado?

-En una radio de barrio me crucé con Estelita Montes. Nos pasamos los teléfonos y a los quince días me llamó para avisarme que buscaban imitadores para Desayuno. Entonces fui a una prueba.

-Pasaste por un montón de radios. ¿Trabajaste con Rial también?

-Rial es el que me trae a La Red en 2010. Ese año decidí dejar a Paluch. Le dije que no quería seguir más. Era una situación insostenible ya.

-¿Por qué?

-Porque cuando empecé a hacerme popular, Ari me sacó del estudio y me dijo que no quería que estuviera más en la mesa. "Quiero que salgas por teléfono desde otro lado", me dijo. Estuve seis meses encerrado en un cuarto y la verdad, me pareció un sometimiento. Lo hablé con mi analista y me dijo que tenía dos posibilidades: o dejaba el análisis o dejaba a Paluch. Dejé a Paluch.

-¿Se enojó Ari?

-No sé, ni me importa.

-Tenés malos recuerdos.

-Sí. No la pasé nada bien. Crecí y aprendí mucho. Pero a veces llegaba a mi casa llorando. Era tanta la presión... Me fui diciéndole a Ari que el combustible espiritual no lo tenía que escribir, lo tenía que leer.

-Supiste aprovechar el auge de los imitadores.

-La verdad que sí. Yo creo que el humor es necesario. Si no amenizas lo duro de lo cotidiano... Nosotros ahora innovamos con algo en radio que no hace nadie: hago las imitaciones caracterizado. El pase del programa se hace por Facebook Live. ¡Vos no sabés la gente que escribe agradeciéndonos que hagamos eso!

-¿Cuáles son tus hits?

-Luis D'Elía fue uno de los más conocidos. Y hoy Julio Bárbaro, China Zorrilla, Aníbal Pachano, Javier Milei... Son los que más me piden.

-¿Son también los que más te gustan?

-Sí. Si no disfruto el personaje, no lo puedo sostener.

-¿Con cuál te pasó?

-Con Duhalde. En cambio Guillermo Coppola, por ejemplo, es uno de los que más disfruto.

-¿Cómo ves a la competencia?

-Rolo Villar es un referente. Después, yo distingo lo que es el imitador de radio del que se caracteriza en la tele. Para mí, son dos cosas totalmente distintas. El que imita en radio tiene la fuerza de la voz, que no necesita el de la tele. Vos te ponés una máscara, te caracterizás, pones dos muletillas y el personaje ya está compuesto. Ahora, vos a esa persona le sacás la máscara, la ponés en radio y pensás: "¿A quién está imitando?".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?