Belleza hipnótica y milagrosa

Miguel Ángel Solá
(0)
31 de agosto de 2018  

No voy a desmenuzar la maravilla. Lo que me invita a festejar Ver y no ver, es el enaltecimiento del mundo sensible por sobre todas las cosas, algo que de una u otra forma necesitamos todos. Si usted cree no necesitar del mundo sensible, vaya entonces a contemplar la maestría de ese ensamble. Si las maestrías no le alcanzan, vaya a asimilar conductas trazadas por autor, director, actores, una escena tan sencilla como llena de belleza hipnótica, y por esa música, que habla de una equilibrista, antes, durante y después de su entorno. Si las conductas para conocer y conocerse no lo seducen, vaya a participar de ese infinito aplauso final que escucho desde camarines y que siempre me anima y conmueve. Y si a usted no le conmueve ya un aplauso sincero y portentoso, no se rinda y ¡vaya igual! Por la razón o la pasión que sea, junte sus pesos y vaya. Resucitará. El buen teatro hace milagros.

Ver y no ver

Miércoles, a las 21; sábados y domingos, a las 18, en La Comedia, R. Peña 1062.

Producción: Julia Montesoro

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.