El impacto de la industria del software en el sector exportador

Crédito: Shutterstock
30 de agosto de 2018  • 17:43

Es incuestionable el impacto que la industria del software está teniendo en el posicionamiento de la Argentina como un exportador de servicios de alto valor agregado hacia mercados como los EE.UU. y la Unión Europea (UE).

Esta industria ha crecido sostenidamente durante los últimos 18 años, generando un crecimiento tanto en las exportaciones netas de servicios como en la generación de empleos de alto valor agregado, alta capacitación técnica y con un ingreso promedio por encima de la media de las demás industrias exportadoras.

La trayectoria que sostuvo la industria del software durante las últimas décadas, el establecimiento de relaciones comerciales duraderas en mercados primarios y la inversión extranjera directa da muestras claras del potencial de desarrollo de la industria. Tal es así que, en 2017, el software argentino alcanzó un récord histórico en las exportaciones con US$ 1699 millones, según informó el Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos (Opssi), de acuerdo con la cuenta corriente de servicios que publica el Indec en la balanza de pagos. Además, aumentó el número de nuevos empleados llegando a los 107.100 profesionales del software, según informó Aníbal Carmona, presidente de la Cámara de la Industria Argentina del Software (Cessi). Como resultado, se pronostica un crecimiento del 26% y un aumento del 15% en las exportaciones en 2018. Para lograr estas cifras, es esencial contar con el talento capacitado y que las empresas del sector den mucha importancia a su entrenamiento, aprendizaje y desarrollo continuo.

En este sentido, vale destacar que el mercado de América Latina ha evolucionado considerablemente. En nuestro caso particular, la región se ha destacado en la red internacional de la empresa por el talento que contratamos y desarrollamos, contando en la Argentina con líderes globales de distintas áreas. En el mercado, y en sintonía con el crecimiento de la demanda de servicios y productos digitales, las compañías apuestan al impulso y motivación de sus talentos, los cuales permiten enriquecer los servicios a nivel nacional e internacional a través de la capacitación continua, intercambiando metodologías y know-how de tecnologías de vanguardia, algo fundamental para seguir creciendo en una industria que tiene un rol cada vez más significativo.

En línea con el crecimiento y la demanda del sector, las compañías se vuelven más exigentes, y están más atentas a las aptitudes de sus empleados. En este sentido, las capacidades más valoradas en la industria del software son la adaptabilidad, la transparencia y la agilidad. En un mundo en el cual las tecnologías que usamos se encuentran en constante evolución y cambio, es imprescindible contar con profesionales que no solo se luzcan con sus habilidades técnicas, sino que también tengan la destreza de adaptarse a esos cambios con facilidad. Al mismo tiempo, es fundamental contar con un personal que posea la velocidad y efectividad al responder ante contextos y/o condiciones variables, en especial cuando los clientes son internacionales.

El autor es director ejecutivo de GlobalLogic Latinoamérica

TEMAS EN ESTA NOTA