Después de tres meses sin actos públicos, Tabaré Vázquez limita su agenda por problemas de salud

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez
El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez Fuente: AP
Nelson Fernández
(0)
30 de agosto de 2018  • 18:04

MONTEVIDEO.- El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez , de 78 años, debió limitar su actividad de gobierno por una hernia lumbar y en algunas ocasiones tiene dificultades para caminar, por lo que precisa ayudarse con un bastón. El mandatario atraviesa esa situación mientras su gobierno tiene un bajo nivel de aprobación y la oposición lo critica porque considera que no tiene una agenda de planes, que no reacciona ante los problemas y que dio por terminada su administración antes de tiempo (finaliza el 1° de marzo de 2020).

El jefe de Estado no participa en actos públicos ni hace declaraciones a la prensa desde hace tres meses. Tampoco realiza las reuniones de gabinete en el interior del país, que había sido una marca de su gobierno.

El noticiero de televisión VTV-Noticias informó que Tabaré tiene una hernia entre la cuarta y la quinta vértebra lumbar y eso le genera mucho dolor al caminar. Agregó que los médicos le recomendaron una intervención quirúrgica, pero eso le implicaría frenar su actividad durante varios días y no quiere que eso suceda. Por eso, maneja la posibilidad de operarse una vez que deje su cargo en marzo de 2020, informó el noticiero.

El último sondeo de opinión pública que maneja el partido de gobierno arroja que sólo el 26% aprueba la gestión de Tabaré, mientras que el 45% la desaprueba. Se trata de los peores registros de evaluación de gobierno desde que el Frente Amplio llegó al poder, en marzo de 2005

El primer motivo de desaprobación es la "inseguridad pública", y el segundo ítem mencionado por los encuestados es "porque no hace nada".

Los tres gobiernos del Frente Amplio (de Tabaré y José Mujica) fueron elegidos por mayoría absoluta, por lo que la baja aprobación muestra que una parte importante de frentistas está disconforme con lo hecho por esta administración Vázquez.

Debido a la caída en septiembre pasado del exvicepresidente Raúl Sendic, envuelto en un escándalo de corrupción por su gestión de la petrolera estatal durante el gobierno de Mujica , la senadora Lucía Topolansky es la primera en la línea sucesoria. Luego sigue la senadora Patricia Ayala. Ambas son dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T).

Topolansky es la esposa de Mujica, y aunque Tabaré mantiene una buena relación formal con ella, el presidente está muy molesto con su antecesor. Tabaré considera que la herencia que le dejó Mujica fue muy negativa, con una situación fiscal y enredos jurídicos muy complicados.

En tanto, desde la oposición critican al gobierno por falta de planes en seguridad ( el aumento del delito llegó a niveles récord) y en economía (el mercado laboral se contrajo y algunas empresas emblemáticas planean cierres de plantas para los próximos días).

El líder opositor Luis Lacalle Pou (Partido Nacional) dijo que Vázquez es "un presidente ausente, un presidente que se entregó y que lamentablemente en momentos de tormenta no está firme en el timón".

Otro precandidato presidencial, el senador José Amorín Batlle (Partido Colorado), señaló que "Tabaré Vázquez está haciendo la plancha esperando que termine" el período. Dijo que "no hay voluntad" de tomar medidas para mejorar la educación y la seguridad "porque [el Frente Amplio] tiene un lío tremendo en su gobierno". Y agregó: "El Frente Amplio no quiere gobernar".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?