Liz Solari, con película, libro y programa de TV nuevos, nos cuenta sobre su año intenso.

7 cosas que no sabías de Liz Solari

2:20
Video
Agustina Vissani
Carmen Güiraldes
(0)
2 de septiembre de 2018  • 00:00

La enganchamos en un stop en Buenos Aires y quedamos para almorzar juntas y ponernos al día. Es que Liz Solari está viviendo un año increíble: lanzó su audiolibro de meditaciones, se casó, filmó The Last Man , una peli hollywoodense que se estrena el 9 de este mes y tomó la posta de Resto del mundo, el programa que conducía Iván de Pineda y que la tiene casi viviendo arriba de un avión.

"Me siento un pájaro. Voy saltando de rama en rama, estoy siempre de paso", nos dice apenas nos vemos, y nos transmite la liviandad propia de los pájaros. Así vive hoy, tranquila con lo que dice, piensa y hace; conectada con el momento presente y las cosas simples; feliz de poder darle sentido a cada decisión que toma, personal o laboral. Y sí, de acá para allá, pero muy conectada con lo que pasa, con lo que quiere y lo que ya no quiere.

Blusa estampada (Uma, $2700), pañuelo estampado (Uma, $960), aros (Indiastyle).
Blusa estampada (Uma, $2700), pañuelo estampado (Uma, $960), aros (Indiastyle). Crédito: Pablo Franco. Producción de María Salinas.

Pero ¿hacés base en algún lado?

Yo tengo una base acá y una en Italia. Voy y vengo continuamente. Por ahora, porque mi plan es instalarme en Europa a partir de fin de este año o principios del que viene. Está todo tan globalizado que las series, las películas y las campañas pueden ser en cualquier parte. Y uno de mis trabajos, además, es viajar.

¿Y cómo hacés con tus perros?

A Ita la llevo para todos lados. ¿No la vieron? Se llama Ita porque la encontré en Italia, la adopté, estaba perdida. Ita se adaptó a mi rutina perfectamente. Después está Frida, que es una perra que yo adopté pero que tenemos tenencia compartida con mi ex.

Top rayado con nudo (Uma, $2900), pantalón con cinto (Clara Ibarguren, $2800),
Top rayado con nudo (Uma, $2900), pantalón con cinto (Clara Ibarguren, $2800), Crédito: Pablo Franco. Producción de María Salinas.

La alimentación también se desordena con tanto viaje, ¿no?

Por suerte yo estoy súper ordenada con mi alimentación, que es basada en plantas, granos, semillas. Para mí fue un proceso paulatino. Empecé hace muchos años porque mi maestra espiritual, Cher Chevalier, con la cual escribí un libro, también la sigue. Y viajar no me complica, estoy en hoteles de primera que siempre tienen opciones veganas. De hecho, como mejor cuando viajo, jaja. A veces no tenés tiempo para cocinar...

¿Quién es Cher Chevalier?

Es una mística que vive en Inglaterra. Y es mi maestra desde hace ocho años.

Contanos del libro.

Estoy re contenta. Meditaciones para un viaje interior es un audiolibro. Se descarga el código QR y ponés play. Cada meditación dura cinco minutos.

¿Cuándo empezaste a meditar?

Cuando la conocí personalmente a ella, en Londres, hace ocho años.

¿Por qué? ¿Buscando qué? ¿O fue casualidad?

No creo en las casualidades. Yo creo que la meditación llega cuando una empieza un camino de búsqueda interior. Porque yo empecé con otros tipos de meditaciones, pero lo que a mí me gusta de este libro es que estamos acercando meditaciones que son muy simples y son mucho más fáciles que las que yo hice cuando empecé. Las que yo hacía al principio eran meditaciones de concentración suprema, esas de sentarse y mirar un grano de arroz o la luz de una vela y dejar pasar los pensamientos. Como es un audiolibro y lo tenés en tu teléfono, cuando tenés cinco minutos, te sentaste en el subte y meditaste. No necesitás una hora.

Maxicamisa (Cibeles, $2845), short de lino (Clara Ibarguren, $2100).
Maxicamisa (Cibeles, $2845), short de lino (Clara Ibarguren, $2100). Crédito: Pablo Franco. Producción de María Salinas.

¿Cómo aplicás la meditación en tu vida?

Medito todos los días. Lo que va pasando con la meditación, después de que la practicás muchos años, es que entrás en un estado que llevás a todas las cosas del día. Se trata más de un estado mental que de otra cosa. Te transformás en una persona que vigila lo que piensa.

¿Hay cosas que te te sacan de ese estado, te corren del eje?

Sí, obvio. Es un constante aprendizaje. Una sale a la calle y pasan un montón de cosas diferentes, un tipo que te toca la bocina, alguien te habla de determinada forma o una noticia difícil que recibís. Somos un conjunto de emociones constantes. Un sube y baja. Es normal, pero la meditación es una herramienta para poder pasar por encima de eso. Y cuando viene, permitirlo, porque es natural, pero no dejar que eso te lleve. Porque por ahí a vos te pasa algo y lo que te pasa es que te toma eso y te toma todo el día, te toma la semana. La meditación es una forma de salir y de empezar a ver eso como algo que pasa y que ya está, pasó. Dejarlo pasar y volver a tu centro.

Estás fluyendo con la vida, digamos. ¿Profesionalmente también? ¿Evaluás cada proyecto que te llega en un marco?

Yo no sé de acá a un año qué me va a pasar, pero sí sé que ahora estoy feliz. El 9 de septiembre presento una peli que hice para Estados Unidos, mi primer protagónico en inglés.

¿Cómo te sentiste ahí?

Fue adrenalínico. También estaban algunos actores argentinos como Fernán Mirás, Leonardo... un elenco increíble y una experiencia de mucho aprendizaje. Y este año también filmé una serie de televisión que se llama RRPP, una coproducción argentino-brasileña, también de acción, con personajes súper lindos, con un elenco increíble... Este es un lindo momento en el que estoy eligiendo, por suerte, los proyectos que considero que valen la pena hacer.

Vos decís que arrancaste este viaje espiritual hace ocho años en Londres cuando conociste a tu gurú. Si la primera parada fue Londres, ¿qué otras paradas, hitos importantes, fuiste teniendo?

Mmmm, muchas. El viaje a India fue una gran parada.

¿Cuándo fuiste a India?

Hace dos años. Me fui sola y me quedé dos meses y medio, me fui a vivir a la montaña. Hice como mi propio retiro. Me instalé en Rishikesh, que es una ciudad adonde llega gente de todas partes del mundo que va buscando la disciplina del yoga, hay workshops con los mejores yoguis, hay místicos o sabios que van a dar charlas abiertas en las que vos te podés sentar y compartir, ashrams, un clima muy especial.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Pablo Franco. Producción de María Salinas.

Esa fue una parada grosa.

El libro que acabo de publicar es otra parada. Porque sacar un libro físico, compartir esta disciplina que tanto bien me hace, me encantó. Además, ya tengo planes de escribir otro libro, más personal.

¿Biográfico?

Un libro que va a ser un camino espiritual, pero que se mezcla con cosas que me vienen pasando, que me hicieron crecer tanto. Me gusta poder compartirlo. De hecho, a fin de año voy a dar una charla, un workshop para la gente, una meditación guiada. En un festival espiritual al que también viene Mía Astral. Lo voy a hacer con ella.

Esta Liz despierta, ¿qué le diría a la Liz de hace diez años?

Todos somos un trabajo en construcción. Y esto es eterno. Yo hoy me miro desde acá y dentro de 10 años voy a decir: "Mirá toda la evolución", porque estamos todo el tiempo continuamente evolucionando, todos de diferentes maneras. La meditación es un camino, pero hay muchos caminos para evolucionar. Lo que yo digo es que cada uno tiene que encontrar su camino perfecto. Ahora, la meditación en sí es algo que está científicamente probado. A todos nos hace bien, es como una medicación natural que vos te generás para vos.

¿Y qué le dirías vos a esa chica que está leyendo esta nota, viviendo a mil, y no puede parar por los chicos o porque está estudiando y, además, trabajando...? O a aquella Liz de cuando eras modelo y estabas de acá para allá, hoy, desde este lugar...

¿Sabés qué? Es normal. Hay que pasar por todo. Tenemos que experimentar, vinimos a esta vida a experimentar. Lo único que para mí es re importante y que una debería hacer todo el tiempo es un chequeo con sí misma. Preguntarse: "¿Me siento bien? ¿Qué tipos de hábitos tengo? ¿Son sanos? ¿Me hacen sentir bien? Las personas que me rodean, el trabajo que elegí... ¿Soy feliz?". Las preguntas son re simples.

Túnica rayada (Cibeles, $3890), zapatillas (Keds para Grimoldi, $1990), aros (Indiastyle).
Túnica rayada (Cibeles, $3890), zapatillas (Keds para Grimoldi, $1990), aros (Indiastyle). Crédito: Pablo Franco. Producción de María Salinas.

Tu vida personal también está pasando por un momento re lindo (se casó en junio con el empresario italiano Walter Fara).

Sí. Con Walter nos conocemos desde hace una década, así que para mí nada es tan rápido como ustedes piensan. Lo que pasa es que yo no comunico mi vida afectiva a la prensa. Estuvimos en pareja, nos separamos un montón de tiempo y volvimos a reencontrarnos hace dos años.

¿Qué te pasó cuando decidiste casarte?

Decidí casarme porque es el amor de mi vida y queríamos formalizar algo que para nosotros era así.

¿Cómo entendés el amor?

Como ser una misma 100%, ser auténtica y libre. No concibo el amor sin libertad. No solo ser una misma con el otro, sino apoyar que el otro sea su mejor expresión. Eso es lo que a mí me pasa con Walter. Ambos queremos que el otro sea su mejor versión, eso es verdadero amor.

De los viajes que hiciste con Resto del mundo, ¿cuáles fueron los lugares que más te gustaron?

Australia era un destino que yo quería conocer. Es tremendo. Todo es impecable, lindo, parques botánicos con plantas increíbles, negocios cálidos y ambientados, playa en la ciudad. Y Nueva Zelanda también me gustó mucho. No me lo esperaba y dije: "Esta es una ciudad para vivir".

Vos le diste un giro a Resto del mundo: ahora incluye un segmento con personas o emprendedores comprometidos con un cambio superador. ¿Qué te interesa de esto?

Me inspira, me deja con esa sensación de "es viable, yo también lo puedo hacer". Aparte, en la tele hay tanto contenido chatarra, en general, que estar al frente de un programa que tiene un contenido limpio, que inspira a viajar, a conocer y, además, a hacer un cambio a mí me da alegría.

¿Quién elige a los entrevistados?

La producción, obvio. Si tengo que hacerlo yo, me retiro, jajaja. Es un problema mío: yo tuve que aprender a delegar en mi vida.

A trabajar la confianza.

Salir del lugar de creer que todo va a estar mejor hecho porque lo hacés vos. Confiar en el potencial del otro. Tiene que ver con el concepto que se está implantando ahora, que es el tema de la comunidad. Cuando vivís en una ciudad, te desconectás primero de la naturaleza, después te desconectás de la gente que te rodea. Está bueno volver a lo simple, también en la forma de relacionarnos, más sincera, más real. Levantar la cabeza y ver quiénes están al lado tuyo, y reconectarte. .

¿Qué fibras te tocó esta charla con Liz? ¿Qué te identificó? También fijate: Moda: qué usar en los últimos días de frío y Por qué está bueno seguir tus deseos

Maquilló Riki Vallés Con Productos Kryolan. Peinó Kani Castro con productos Tigi. Agradecemos a Chekka Buenos Aires, al hotel Jardín Escondido (Gorriti 4746, Palermo) y a Micaela Galarce por su colaboración en la realización de esta producción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.