Roly Serrano. "Practiqué paracaidismo durante muchos años"

El actor que interpreta a El Sapo en El Marginal 2 nos cuenta cómo lo trataron en Suiza cuando interpretó a Diego Maradona y otros secretos de sus mejores viajes alrededor del mundo.
El actor que interpreta a El Sapo en El Marginal 2 nos cuenta cómo lo trataron en Suiza cuando interpretó a Diego Maradona y otros secretos de sus mejores viajes alrededor del mundo. Fuente: LA NACION
Alejandro Rapetti
(0)
2 de septiembre de 2018  

-¿Recordás el primer viaje de tu infancia?

-Sí, lo hice con mis tíos en un Rambler. Nos veníamos a vivir a Buenos Aires, desde Salta. Éramos seis personas y dos perros. Yo tendría 8 años y fue el viaje más largo de mi vida. En primer lugar, para mí era algo novedoso porque era un chico de campo. Subir a un auto de lujo, como era en ese momento ese Rambler Classic, no sucedía todos los días. Pero a los 50 kilómetros, con todos amontonados, el auto se transformó en una carreta. Encima los perros eran muy molestos y resultó un viaje bastante traumático, no pude disfrutar casi nada.

-¿Si pudieras tomarte un año sabático para viajar, cómo imaginás el itinerario?

-Primero me iría a conocer el Caribe, algo que quise hacer toda mi vida y todavía no concreté. Y, si fuera posible, iría a una playa nudista. Me imagino en una isla paradisíaca con agua cristalina, comiendo coco debajo de una palmera. Ahí me quedaría una temporada larga, en una cabaña al lado del mar, sin internet ni nada por el estilo. Después, me gustaría ir a Grecia, un destino que también tengo pendiente. Terminaría en China o en India.

-¿Viajaste como mochilero o acampaste?

-De joven, entre los 15 y los 18 años, lo hacía muchísimo. Recorrí el país mochileando. Era maravilloso porque conocía de verdad, ciudad por ciudad, cada pueblo, me quedaba en distintos lugares para trabajar y así juntaba plata para seguir viajando y conociendo. Eso era lo más lindo, nada de turismo convencional.

-¿Si pudieras, a qué actor de todos los tiempos elegirías visitar?

-Me gustaría ir a Tetiaroa, la isla de la Polinesia donde vivía Marlon Brando, porque el vago tenía una isla. Me imagino bajando de un hidroavión y caminando por la rampita de madera hasta que él me recibe con los brazos abiertos y me dice: ¿Qué hacés, gordo?

-¿Cuál es el destino más exótico que hayas visitado?

-La ciudad de Brujas, en Austria, una ciudad medieval que parece sacada de un libro de cuentos, con castillos, castillitos, puentes, ríos; una de las ciudades más antiguas y más bellas que he conocido porque, además, caí en primavera y estaba llena de flores. Tenía la sensación de tocar la historia con las manos, me pareció algo mágico.

-¿Algún inconveniente con los aviones?

-Ninguno porque practiqué paracaidismo durante muchos años y para mí volar es muy placentero.

-¿El viaje más loco?

-Cuando fui a Suiza a filmar La giovinezza (2015), una película de Paolo Sorrentino donde hago de Maradona. Todo el tiempo viajé en primera clase y viví por dos meses en un mundo VIP, absolutamente de primera. Me venían a buscar en limusinas y me hospedaban en hoteles donde las habitaciones costaban como 4 mil euros por noche. Viví algo que nunca había vivido, porque yo siempre trato de viajar lo más económico posible, y aquello era el lujo absoluto.

-¿Un ejemplo de cómo te trataron?

-En el hotel tenía una habitación extraordinaria. En mi vida soñé con estar en una habitación así por un mes. Cuando llegué, había una heladera, que no era un minibar, sino una tremenda heladera llena de las cosas más lujosas y extraordinarias en gustos, bebidas, chocolates, galletitas, caviar. Sin embargo, los primeros cuatro o cinco días yo iba y compraba en el supermercado, sacaba algunas cosas de la heladera para hacerles lugar y recargaba con mis compras. No reponía, sino que compraba otras cosas que eran mucho más baratas, pero no consumía las cosas de la heladera. Un día, un señor que estaba reponiendo los jugos, que cambiaban todos los días, me preguntó por qué no había consumido nada de la heladera. Y le dije: mirá hermano, yo vine acá a trabajar, si me tomo un champagne de estos, con lo que cuesta, allá en Argentina pago tres meses del seguro de la camioneta y las expensas. Entonces él me respondió que todo eso era gratis para mí. Por empezar, me quise morir: ¿sabés lo que fueron esos cinco días sin tocar la heladera? Eso sí, los otros 25 que me quedé... ¡seguro que los fundí!

-¿Si naufragaras en una isla desierta, sin señal de celular, con qué único objeto te quedarías?

-Con un equipo de mate completo.

-¿Alguna gira que recuerdes especialmente?

-Aquellas que hice por Europa con La gaviota, de Chejov, y Casa de muñecas, las dos dirigidas por Daniel Veronese. Viajamos cuatro años seguidos y fueron giras extraordinarias.

-¿Un día de vacaciones perfecto?

-Me gusta muchísimo la montaña, así que me encantaría estar en un lugar montañoso, al lado de una cascada y un hermoso pozo de agua para quedarme ahí todo el tiempo. Amo esos lugares.

Para más datos

Roly Serrano es actor. Por estos días se lo ve El Marginal 2 (martes, a las 22, por la TV pública). Además, está ensayando Búfalo americano, una pieza teatral de David Mamet junto a Claudio Rizzi y Abel Ayala, con dirección de Luis lndio Romero, que se estrenará a fines de septiembre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?