El socialdemócrata Alckmin busca dar el gran salto en Brasil con el inicio de la propaganda gratuita

Alckmin se saca fotos con simpatizantes durante un acto proselitista, ayer, en Río de Janeiro
Alckmin se saca fotos con simpatizantes durante un acto proselitista, ayer, en Río de Janeiro Fuente: AFP - Crédito: Carl de Souza
Abajo en los sondeos, el favorito de los mercados es el candidato con más minutos; buscará capitalizar ese impulso
Alberto Armendáriz
(0)
31 de agosto de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- La batalla electoral brasileña entra hoy en una nueva fase, con el inicio del horario gratuito de propaganda en radio y televisión. Se trata de una plataforma que en el pasado fue clave para ganar votos, y en la que la alicaída campaña del candidato socialdemócrata Geraldo Alckmin, el favorito de los mercados, pone todas sus esperanzas de pasar a un ballottage.

Gracias a las alianzas que su Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) alcanzó con otras agrupaciones menores de centro, el exgobernador de San Pablo es el competidor que más tiempo de propaganda tendrá. Y aunque las encuestas hasta ahora lo ubican en un decepcionante cuarto lugar, con entre un 6 y un 9% de las preferencias, Alckmin piensa usar su ventaja comunicativa para resaltar su vasta experiencia ejecutiva -cuatro mandatos al frente del mayor estado brasileño- y la gran estructura nacional que lo sostiene y dejar así atrás a sus rivales.

Alckmin contará con 5 minutos y 32 segundos de cada uno de los bloques diarios de 12 minutos y medio, espacios repartidos de acuerdo con la representación de cada fuerza política en el Congreso. Los bloques serán dos en radio y dos en TV. Además, el candidato socialdemócrata tendrá derecho a 434 spots publicitarios de 30 segundos cada uno, distribuidos durante todo el día de programación de las emisoras hasta el día de la elección. Se trata de un arsenal comunicativo impresionante si se lo compara con la situación de los otros postulantes.

Al tope de los sondeos, con 37-39% de apoyo, aunque está encarcelado por corrupción y su candidatura sería impugnada en los próximos días por el Tribunal Superior Electoral, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), tendrá 2 minutos y 23 segundos de propaganda, y 189 spots. El diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, que quedaría al frente de las preferencias electorales, con 19-22% de las intenciones de voto, contará con apenas ocho segundos de propaganda.

"El enorme espacio de propaganda que tiene Alckmin tiene mucho valor y puede alterar significativamente las posiciones de los candidatos; la campaña aún no está decidida", afirmó a LA NACION el consultor político Gaudencio Torquato, profesor de Comunicación Política de la Universidad de San Pablo. "Hasta ahora, la gente ha expresado su voto emocional, repartido entre los extremos que representan Lula a la izquierda y Bolsonaro a la derecha, pero a medida que se acerca la elección toma fuerza una ola más racional, que se inclina hacia el candidato que más garantías de estabilidad ofrece", agregó.

Históricamente, el tiempo de propaganda en radio y TV ha sido un arma decisiva. De las siete elecciones presidenciales directas desde el retorno de la democracia, en cuatro de ellas ganó el candidato con mayor espacio en estas plataformas. Pero las tendencias históricas pueden estar en pleno cambio, con el auge de los medios digitales. Bolsonaro lleva casi dos años de campaña en Internet y hasta ahora ha demostrado ser imbatible en el terreno de las redes sociales, donde se ha vuelto famoso por sus polémicas declaraciones a favor de la dictadura, en contra de las mujeres, los gays, los negros y los indios mientras disemina un discurso de mano dura para resolver el problema de la seguridad pública.

"Alckmin tiene por delante un gran desafío para revertir su suerte. No es un candidato carismático ni moderno que logre encender las redes sociales. Y tras las manchas que ha sufrido la clase política con las revelaciones de corrupción de la operación Lava Jato, mucha gente ni quiere oír a los políticos tradicionales como Alckmin; preferirán aprovechar el horario de propaganda electoral para levantarse e ir al baño, lavar los platos o hablar por teléfono", advirtió David Fleischer, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Brasilia.

Aun así, datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas resaltan que el 89% de los 209 millones de brasileños se informan mediante la tv. Y no obstante el 70% de la población tiene acceso a Internet -principalmente a través de sus teléfonos celulares- solo un 50% usa regularmente las redes sociales.

Con la estrategia de instalar en el electorado la idea de que él y Bolsonaro serán los candidatos que disputen una segunda vuelta el 28 de octubre, Alckmin ya tiene preparados los primeros videos de propaganda que apuntan especialmente contra el excapitán de paracaidistas del ejército, quien defiende la liberalización del porte de armas para hacer frente a los "bandidos". En el primer spot socialdemócrata, el jingle señala "no podemos equivocarnos de nuevo" y la cara de Bolsonaro aparece en una página de Facebook con emojis que vomitan debajo de la imagen. En otro anuncio, copiado de una campaña británica contra las armas, varias balas son disparadas contra elementos que representan las principales preocupaciones de Brasil hoy (desempleo, salud, hambre, analfabetismo) y, al final, un proyectil avanza sobre la cabeza de una niña, pero antes de impactar aparece la frase "no es con balas que se resuelven los problemas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?