Volvió el viejo prejuicio de la campaña: Macri solo no puede

Francisco Olivera
Francisco Olivera LA NACION
(0)
31 de agosto de 2018  

Hay empresarios que escucharon en estos días quejarse a Eduardo Costantini, un inversor que no suele pertenecer al coro estable de lamentaciones argentinas. "El fuego amigo me está matando", dicen que bromeó. Es probable que el dueño de Nordelta estuviera hablando de su propio sector en momentos de desplome del precio de los activos, pero también de una paradoja pertinente a todo el establishment: estas contingencias ocurren durante el gobierno de Mauricio Macri, un outsider de la política que debería empatizar como casi ningún otro dirigente con el hombre de negocios.

La corrida desempolvó antiguos prejuicios que volvieron a oírse ayer en el Hotel Alvear, durante la reunión del Consejo de las Américas, y que incluyen cierto desdén hacia el exejecutivo de Socma en tanto hombre de política. Son recriminaciones que no se oían desde la campaña de 2015, cuando el tándem Peña-Durán Barba les ahogó a todos el reclamo de un acuerdo con Sergio Massa para ganarle a Daniel Scioli.

El empresario argentino no entiende en general de política partidaria o estrategias electorales. Durante los años del kirchnerismo, Macri solía quedar expuesto a una situación que lo exasperaba más de lo que ha trascendido: la palmada fraternal en la espalda de pares a quienes en el fondo no respetaba y que lo aconsejaban en detalle sobre cómo debía moverse en esa jungla que, desde afuera, parece la política argentina.

Las dudas acerca de esta destreza personal han vuelto por ahora en forma de eufemismo: disfrazadas de críticas al jefe de Gabinete. No es que los empresarios busquen preservar al Presidente, sino que probablemente encarnan parte de la desilusión en aquel a quien le habían atribuido influencia para transformarlo, que es Peña.

Es cierto que el disgusto no se ha convertido todavía en nostalgia hacia el peronismo. Es la novedad y acaso el calibre de una crisis que involucra a todos los sectores, incluido el sindical. ¿Cuántos de sus colegas, de cada diez, están arrepentidos de haber votado a Macri?, le preguntó hace un mes, durante un almuerzo en la Rural, un periodista a uno de los empresarios más poderosos de la Argentina. "De esos diez, los diez están arrepentidos. Ahora, si me pregunta a quién preferirían, le contesto que los diez están completamente perdidos", dijo.

Si los problemas argentinos dependieran de un nombre, todo sería bastante más sencillo que resolver una trampa que lleva décadas: una economía que no genera los dólares necesarios para sostener el gasto que demanda una sociedad que, al contrario de lo que ocurre en otros países de la región, no solo rechaza los ajustes, sino que vive con expectativas de país desarrollado. Pero una decepción trae siempre una catarsis, y eso es lo que pasó ayer con el revoleo de posibles reemplazos. ¿Habrá contribuido también la metáfora que Rogelio Frigerio eligió para su exposición en el Consejo de las Américas? "Estamos atravesando un río embravecido: los marineros, el equipo, es totalmente prescindible", dijo.

El ministro del Interior volvió a ser protagonista de versiones que lo ubicarían en distintos cargos de la administración, azuzadas seguramente por algo que sí ha vuelto con todas las letras, que es la atención empresarial hacia la oposición. Dirigentes provinciales, por ejemplo, que anticipan que no habrá dificultades para la aprobación del presupuesto dándole mayor poder a un buen interlocutor de gobernadores o el propio Sergio Massa, que acepta últimamente en conversaciones reservadas estar dispuesto a respaldar a Macri para no apurar los tiempos ni entorpecer los planes de Horacio Rodríguez Larreta, con quien tiene una buena relación.

El anhelo de un acuerdo con el PJ como salida de la crisis es en cierto modo un regreso de los empresarios a su idea primigenia: Macri solo no puede. Es entendible que desde sectores de Pro se resistan a esa posibilidad y que, al contrario, confíen más bien en soluciones ortodoxas como la que indica que, tarde o temprano, después de semejante devaluación, y si se logra frenar la corrida, el tipo de cambio tendrá una competitividad capaz de volver a hacer arrancar la economía.

Si ese escenario optimista se llega a concretar, los hombres de negocios volverán a creer. Parecerá que Macri ha recuperado la pericia, pero habrá que atribuirlo más bien a la solución de siempre: cada cuatro años, hasta su próxima crisis, la Argentina se ve obligada a devaluar, emitir moneda en exceso, endeudarse o aplicar cepos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.