La novela de Wanchope Abila en Boca: las razones del DT para no incluirlo ante Libertad en Paraguay

Wanchope Abila, en un partido de esta Copa Libertadores ante Alianza Lima; esta vez se quedó afuera
31 de agosto de 2018  • 08:29

Primero trascendió que Ramón Wanchope Ábila tenía un cuadro febril y estaba en duda para viajar a Paraguay para el partido de octavos de final de la Copa Libertadores ante Libertad. Luego, trascendió el temor por una posible suspensión vigente del delantero. Lo cierto es que después de la cómoda victoria de Boca por 4-2 en Asunción, el DT alterno Gustavo Barros Schelotto detalló la razón por la que el ex Huracán vio el partido desde un palco.

"No digo lo que se cree de la Conmebol o las situaciones que han pasado. Por las dudas, no queríamos correr ningún tipo de riesgo y entendimos que lo mejor era que jugara un compañero y no él", reconoció el otro Mellizo. Queda claro que Gustavo -o más bien los dirigentes xeneizes-, prefirieron ser cautos en un contexto de confusión en la Conmebol, con los recientes casos de Carlos Sánchez en el Santos-Independiente y Bruno Zuculini en el River Racing, que tenían suspensiones pendientes en competencias sudamericanas.

En la Conmebol no le dieron certezas al club de la Ribera sobre la suspensión vigente del delantero, que había recibido tres fechas cuando defendía la camiseta de Huracán: lo expulsaron en la vuelta de la final de la Copa Sudamericana 2015 ante Independiente Santa Fe de Bogotá y, por agredir a un rival, le dieron esa cantidad de jornadas a cumplir.

Sin embargo, pocos meses después se dictó la Medida de Gracia del Centenario de la Conmebol y las suspensiones, en efecto, se redujeron al 50%: así, Wanchope solo tenía prohibido jugar un partido (la sanción quedaba en 1,5, pero se considera 1). Ese mismo día, el cordobés se quedó afuera del debut del Globo en la Copa Libertadores 2016 ante Caracas de Venezuela, cumpliendo inmediatamente la pena. No obstante, había dos puntos que quedaban en dudas, más de dos años después, en medio de la desorganización de la entidad madre del fútbol sudamericano y por el cual Boca mantenía el temor.

Por un lado, nadie aseguraba que hubiera quedado asentado aquel cumplimiento de Ábila al coincidir el partido y la oficialización de la reducción el mismo día. Lo más curioso es que no solo jugó para los de Parque Patricios los encuentros posteriores de esa edición sino que además participó de dos compromisos de la Sudamericana 2017 con la camiseta de Cruzeiro. Y, claro, los de la actual Libertadores con el xeneize. Por eso cuando se conoció la lista de suspendidos producto del caso Zuculini, todos quedaron desconcertados al leer el nombre de Wanchope adentro de esa lista.

Por otro lado, en Boca tenían miedo de que el delantero ostentera una sanción tras el recordado escándalo en Medellín la noche que Huracán quedó eliminado de aquella Libertadores ante Atletico Nacional: todo el plantel se lanzó encima de José Argote, el árbitro que los perjudicó enormemente. Y en ese tumulto, el juez habría informado a varios futbolistas. Entonces, en la Ribera desconfiaron del poco conocimiento de Conmebol y prefirieron no arriesgar esta noche: Wanchope no firmo la planilla para que, por las dudas, purgara lo que nadie sabe si debe. Una situación insólita.

TEMAS EN ESTA NOTA