Licha López y la "cuestión mental" de Racing: "Para salir campeón tenés que convencerte"

Lisandro López en la conferencia de hoy
Lisandro López en la conferencia de hoy Crédito: Twitter
Nicolás Zuberman
(0)
31 de agosto de 2018  • 14:50

Cada vez que Lisandro López decide sentarse en la sala de conferencias de prensa del Cilindro de Avellaneda vale la pena prestar atención. Cuando el capitán habla lo hace con sinceridad. Reflexiona y dice. Después de la dura caída ante River en el Monumental que significó la eliminación de la Copa Libertadores, Licha expuso sus sentimientos durante más de media hora en la que dejó varios títulos y abrió aun más la puerta a un retiro que asoma ya hace tiempo.

¿Cuál es una de las frases más salientes del delantero?: "En diciembre van a ser tres años de que llegue al club con el objetivo de ser campeón. En estos tres años no se dio y ni siquiera llegamos a pelear esas competiciones. Es una frustración. Ahora tenemos la obligación de ser campeones".

López debutó en la Academia a los 20 años, jugó 125 partidos, fue goleador del Apertura 2004 y tuvo algunas alegrías a lo largo de sus dos ciclos, pero nunca pudo dar la vuelta olímpica. Sobre eso habló el referente de Racing: "En diciembre pensaré en lo que puede ser mi futuro. Se van a cumplir tres años desde que regresé y no pudimos regalarle a esta institución un título, que era lo que yo quería. No me lo pude regalar a mí tampoco. Este club tiene una comisión directiva que está haciendo cada vez mejor al club. Tiene un mánager con mucho nombre que le hace y le va a hacer muy bien a Racing. Tiene un gran entrenador. Es hora de que deportivamente lleguen los títulos. Tememos la obligación de ser campeones. Ya está. No hay otra alternativa".

Si están dadas las condiciones, ¿por qué no llegan los triunfos? Responde el capitán: "No se dan los resultados porque no nos alcanza futbolística y mentalmente. En estos tres años no nos alcanzó para pelear un torneo. Los rivales a los que nos enfrentamos tienen algo más. Por Copa Argentina, por ejemplo, Sarmiento de Chaco tuvo cosas que nosotros no. Podes tener todo pero si no lo demostrás en el momento adecuado no te alcanza. Genera un cansancio mental en lo personal el competir y no ganar. No queda otra que seguir adelante".

Y profundizó: "Pasa por una cuestión mental. Eso hay que adquirirlo día a día. Para salir campeón tenés que convencerte. A partir del domingo (ante Rosario Central, a las 11) tenemos la posibilidad de agarrar la punta. Y hay que convencerse de que no la podemos largar. La mentalidad se trabaja como un control en el entrenamiento. Hay que convencerse de que acá tenemos las obligaciones de River y Boca: hay que ganar títulos".

No es la primera vez que Lisandro llega a la sala de prensa en un momento complicado y decide afrontar a corazón abierto. Pero sí pudo haber sido la última. Eso dependerá de qué ocurra deportivamente de acá a diciembre. El capitán no eludió la autocrítica por la caída en Núñez: "Fuimos un equipo tibio, liviano. Reaccionar con dos goles abajo es difícil de remontar. No tuvimos intensidad en la marca ni para recuperar la segunda pelota. En el primer tiempo no estuvimos a la altura. Habrá sido desconcentración, el marco, no sé".

Aunque definió a la CONMEBOL como "un mamarracho" admitió que River se llevó "bien la serie". Si para todo Racing la caída en el Monumental fue un golpe fuerte, tal vez para López lo hay sido aun más. "Es un momento muy duro. Tenía la ilusión de ganar esta Copa. Seguramente haya sido mi último partido de Libertadores en mi vida. Es un momento muy difícil, de desilusión y mucha bronca. Es de los golpes más duros que sufrí en este club. ¿Cuánto de competencia me queda acá? Tenía la ilusión de ganarla".

Pese a que a lo largo de la conferencia tres veces apareció la pregunta sobre Ricardo Centurión, Lisandro prefirió no opinar sobre el gesto que hizo el volante en el último partido: "Hay que preguntarle a Centurión si es muy difícil o no ser Centurión. Ninguno de nosotros está en su piel. No tengo ganas de hablar del tema de Ricardo. Equivocar nos equivocamos todos. Lo importante es reflexionar y pedir disculpas, como sé que lo hizo Enzo Pérez".

Por último, López también mostró esa exigencia con la que suele medir casi todo para evaluar su nivel en este ciclo en Racing: "Lo físico juega un papel importante. Yo trató de ponerme lo mejor posible para cada partido pero no sé si puedo llegar a hacer diferencia en un partido como lo hacía antes o como lo hacen ahora algunos compañeros míos. No estoy siendo el mejor pero no estoy desentonando". Y para cerrar eludió la definición de fracaso en el caso de que de acá hasta su retiro no pueda cerrar esa herida de no ser campeón con el club que lo vio nacer: "Pase lo que pase, el día que me vaya de este club me voy a ir con total orgullo de haber vestido esta camiseta y con mucha dignidad porque sé que di lo mejor para lograr un título. Llegue o no".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.