Viaje a la tierra del dólar: despegar a 40 pesos y aterrizar a 65

Un vuelo de Aerolíneas con destino a Nueva York fue el reflejo de la Argentina eufórica por el valor del dólar
31 de agosto de 2018  • 14:28

NUEVA YORK - Al final del hall en Ezeiza, la nutridísima fila de embarque para el vuelo de Aerolíneas Argentinas a Nueva York era el reflejo de la Argentina eufórica con relación al dólar . Apenas un reflejo, pura ilusión, había que meterse en la fila para entender que buena parte de los que ahí estaban no se sentían en un vuelo a Estados Unidos. No, se sentían en su último vuelo.

"¿A cuánto va a estar mañana? ¿Es cierto que llega a 50 y que a fin de año va a estar a cien?". La noche del dólar a 40 abría las puertas para las conversaciones más inverosímiles y alarmistas, todas con el denominador común de lo negativo, de lo catastrófico. Aunque estuvieran volando a Estados Unidos, lujo que la mayoría no puede darse, la señora se lamentaba de antemano ante la hipótesis del billete verde a cien pesos.

En el mostrador de check-in, un empleado de Aerolíneas miraba con nostalgia anticipada la interminable fila. "Estos son los pasajes en cuotas fijas. En un par de semanas vas a ver como todo está más vacío. Y con los costos en dólares que tenemos, esta devaluación es un golpe tremendo para la empresa".

El vuelo AR 1300, que salió cerca de la medianoche con casi todos sus asientos llenos, ofrecía una ventaja: al ser nocturno y durar diez horas, estaba al menos garantizado que la cotización del dólar no se movería durante el trayecto.

El vuelo AR 1300, que salió cerca de la medianoche con casi todos sus asientos llenos, ofrecía una ventaja: al ser nocturno y durar diez horas, estaba al menos garantizado que la cotización del dólar no se movería durante el trayecto.

Fuente: LA NACION Crédito: Fabián Marelli

Quieto, sí, pero asunto asunto omnipresente durante el vuelo. Los pasajeros se cruzaban consejos acerca de cómo usar la tarjeta en los Estados Unidos y la de débito se llevaba el primer puesto entre las recomendaciones. Echarle una ojeada en el celular a la cotización y decidir si ése es el día para hacer compras importantes. O gastar los dólares ahorrados y que en su momento se compraron a 17, 20, 25 o 32. La tarjeta de crédito, con sus resúmenes a fin de mes, era vetada por todos. Nadie puede saber a cuánto le cobrarán esos dólares dentro de cuatro semanas.

La Argentina, país de economía extraña, por decirlo con elegancia, tiene una doble particularidad en su relación con las monedas internacionalmente más fuertes. Tanta es su pasión por el dólar, que el billete verde siempre vale más en Buenos Aires que en cualquier otra capital. Puede incluso llegar a mejorar su cotización cuando en el resto del mundo se devalúa. La distorsión se completa con lo que sucede con el euro, moneda invariablemente más débil en la Argentina en relación con el dólar que en el resto del mundo.

"Quiero cambiar pesos argentinos, ¿a cuánto cotiza?". Y la amable dama, con los funerales de Aretha Franklin en pleno desarrollo en el televisor a sus espaldas, lanzó una frase para el espanto: "Necesita 65 pesos para comprar un dólar"

Y hay más distorsiones, muchas más. Con una de ellas se encontraron los pasajeros de Aerolíneas que, tras retirar sus valijas de las cintas de equipaje y pararon en una casa de cambio en el aeropuerto. "Quiero cambiar pesos argentinos, ¿a cuánto cotiza?". Y la amable dama, con los funerales de Aretha Franklin en pleno desarrollo en el televisor a sus espaldas, lanzó una frase para el espanto: "Necesita 65 pesos para comprar un dólar".

Nada para alarmarse en exceso: es históricamente muy difícil vender pesos argentinos en Estados Unidos o Europa para obtener moneda local y en los locales en los que sí es posible, el peso vale mucho menos que lo que las casas de cambio dicen en la Argentina. Pero en la noche de las pizarras a 40, aterrizar en la tierra del dólar para que los locales les digan que no sueltan un dólar por menos de 65 pesos fue para muchos argentinos la confirmación de que estas vacaciones en Estados Unidos serán ultra low-cost. o no serán.

Cómo sigue el dólar después de la fuerte devaluación y qué planea el Gobierno

00:58