Mendoza: la defensa de la joven acusada de atropellar a su novio pide la absolución

Crédito: PJM
Pablo Mannino
(0)
31 de agosto de 2018  • 15:35

En la etapa final de los alegatos en el juicio contra Julieta Silva (30), la joven mendocina acusada de arrollar con el auto y matar a su novio, la defensa solicitó su absolución. El próximo lunes se conocerá la sentencia, según confirmaron fuentes judiciales.

Los abogados defensores de Silva, Alejandro Cazabán y Marco Terranova, pusieron hoy sobre la mesa los argumentos para desligar a su defendida del trágico hecho, que acabó con la vida del rugbier Genaro Fortunato (25) en setiembre del año pasado a la salida del boliche La Mona en San Rafael. Frente a los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle, Cazabán hizo un encendida defensa de la joven, buscando desacreditar la relación de pareja y las declaraciones de la mayoría de los testigos que pasaron durante el juicio.

"Lo que ella ve es un bulto, no un cuerpo, y ya estaba arrollado. El cuerpo estaba en zona oscura. Los testigos no vieron nada, a ellos les costó encontrar el cuerpo", indicó el reconocido letrado y ex funcionario del Gobierno de Mendoza. Basándose en el libro "El gorila Invisible", de los psicólogos estadounidenses Christopher Chabris y Daniel Simons, Cazabán quiso demostrar que no siempre se logra divisar lo evidente. Es más, el abogado considera que lo expuesto por los testigos del hecho son todas suposiciones de creer que ella debía haber visto a su novio tirado en la calle antes de arrollarlo. "Qué hacía ahí en el piso Genaro, no lo sabemos, pero ella no puede ser responsable. Es la prueba concreta, que el cuerpo estaba sobre el carril. Ella no lo vio. No está ni configurada la culpa. Corresponde la absolución de Julieta Silva, incluso del delito culposo. Lo dejo expresamente peticionado", expuso el defensor, quien además solicitó compulsa penal contra la fiscal de Instrucción Andrea Rossi por incumplimiento de funcionario público y abuso de autoridad, por "suponer un montón de cosas y no buscar la verdad".

Un día antes el representante del Ministerio Público Fiscal, Fernando Guzzo sorprendió al pedir 14 años de cárcel efectiva por "emoción violenta", en lugar de prisión perpetua como había anticipado días atrás, con el agravante por el vínculo. La Fiscalía, en la figura de Guzzo, en base a un pena que estipula la "emoción violenta" de entre 10 y 25 años, determinó el jueves que lo "justo" y "equitativo" son 14 años de cárcel efectiva, inhabilitación para manejar y el decomiso del Fiat Idea con el que provocó la tragedia. Por su parte, horas después, la querella, en manos del abogado de la familia Fortunato, Tíndaro Fernández, pidió al Tribunal Penal Colegiado que condene a Silva a la pena de 20 años de prisión y se revoque la prisión domiciliaria.

De no absolver a la imputada, el fallo de los jueces, que se realizará el lunes a las 10, previo a escuchar la última palabra de Silva, deberá definirse entre dos calificaciones: homicidio culposo u homicidio con dolo eventual por emoción violenta. Es decir: si se trató de un trágico hecho involuntario, en el que habría tenido incidencia una afección oftalmológica que padece la acusada, o de una acción en la que la mujer debió figurarse la posibilidad de concretar un acto criminal bajo un estado de ira.

La hipótesis principal del caso es que esa noche Julieta y Genaro salieron del bar La Mona alcoholizados y minutos después comenzaron a discutir. Luego ella subió a su Fiat Idea, arrancó y no dejó que Genaro subiera, por lo que al acelerar, el chico cayó sobre el asfalto. Segundos después, la joven volvió haciendo una "U" y, sin cambiar el rumbo, pasó con el auto por encima del cuerpo de su novio, que fue arrastrado unos metros.

Julieta no llevaba puestos los anteojos que le habían sido recetados, por lo que afirma que no vio lo que ocurría y pensó que se trataba de un pozo. En este punto se centra la defensa para sostener que se trató de un hecho eventual con un daño involuntario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.