La nueva película de Woody Allen se posterga y podría no estrenarse nunca

Fuente: Archivo
(0)
31 de agosto de 2018  • 16:54

Crece el temor de que la nueva película de Woody Allen termine por no estrenarse nunca. Ese podría ser el destino de A Rainy Day in New York, que pese a estar lista para su lanzamiento no se verá en los cines en la última etapa del año en el hemisferio norte como venía ocurriendo puntualmente desde 1981, a razón de un título por año. Es la primera consecuencia seria de las acusaciones sobre presuntos abusos sexuales que hizo contra él su propia hija adoptiva Dylan Farrow .

Después de 36 años, Allen enfrenta el hecho inédito de no tener nada de nuevo para mostrar por decisión de Amazon Studios, encargada de producir y financiar los últimos cuatro proyectos del escritor y director neoyorquino. Varios medios internacionales, entre los cuales no aparece la tradicional prensa autorizada de Hollywood, adelantaron en las últimas horas que el gigante del comercio electrónico decidió postergar sin fecha y de manera indefinida el estreno de A Rainy Day in New York, rodada hace casi dos años a un costo de 25 millones de dólares, terminada y ya lista desde hace un buen tiempo para su lanzamiento.

Las razones de esta postergación son por ahora tan herméticas como el argumento del film, pero no es difícil deducir que están conectadas con el movimiento #MeToo y las acusaciones contra Allen. Desde fines del año pasado, además, trascendió que la trama de ficción de A Rainy Day in New York incluiría la descripción del vínculo entre un hombre adulto (Jude Law) y una joven de 15 años (Elle Fanning). El eje central del relato pasa por la peripecias de una joven pareja (Timothée Chalamet y la cantante Selena Gomez) que viaja a una Nueva York constantemente afectada por el mal tiempo y vive agridulces aventuras marcadas en buena medida por ese clima tormentoso e inestable.

Al parecer, Amazon aclaró que nunca se fijó una fecha determinada de estreno para esta nueva producción, el largometraje número 48 de Allen como director. Los anteriores fueron Café Society, la cuestionada serie Crisis in Six Scenes y La rueda de la maravilla, estrenada en plena efervescencia del movimiento #MeToo, que resultó un rotundo fracaso de taquilla

Ahora surge el temor de que Amazon se sume a la larga lista de productores que no parecen dispuestos a financiar proyectos de Allen, golpeado en igual medida por las citadas acusaciones, la decisión pública de varios actores de sus películas previas respecto de que no están dispuestos a volver a trabajar con Allen y la aparente falta de interés de Amazon por sostener financieramente una película destinada a la polémica.

Un efecto colateral de esa suma de hechos, según conjeturó el diario español El País hace pocas horas, podría ser la decisión forzada de Allen de interrumpir la frecuencia laboral que lo caracteriza (una película por año desde 1981) y tomarse una larga temporada de descanso, que más de uno vislumbra ya como "definitiva". En las últimas horas la prensa de Hollywood recuperó las últimas declaraciones públicas de Allen, surgidas de una conversación con Jorge Lanata en Nueva York. "Es injusto que me acusen de abuso. Yo debería ser el chico del póster del #MeToo por mi comportamiento hacia las mujeres", señaló.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?