Un mercado no apto para cardíacos

1 de septiembre de 2018  

En una semana para el olvido y con el objetivo de dar mayor dinamismo a un mercado inmobiliario, el Gobierno prepara nuevas medidas para reactivar la compra venta de inmuebles y el acceso a la vivienda. Está trabajando en un decreto que activará una nueva línea de créditos hipotecarios en UVA para viviendas desde el pozo. Con esta iniciativa, las obras en desarrollo podrían ser financiadas para el comprador final. El objetivo es dinamizar el mercado inmobiliario.

La medida, en principio, se pondría en marcha en Capital Federal y permitiría que los bancos estén habilitados a dar créditos hipotecarios a aquellas personas que adquieran el boleto de compra venta para una vivienda en pozo. Estas últimas, las grandes beneficiadas con la escalada del dólar por la baja que generó en el costo de construcción: 30 por ciento, en dólares, durante el último mes. Hoy ronda los US$700 por metro cuadrado. La noticia entusiasma porque, con estos números, los desarrolladores podrían animarse a nuevos proyectos. La premonición parece una utopía en un mercado que hoy tiene una postura wait & see. Muchos desarrolladores están recién digiriendo el trago amargo y se preguntan qué destino le darán a las tierras que compraron en barrios menos desarrollados pensando en emprendimientos para la clase media. Nadie imagina una migración de los dólares hacia el ladrillo, aún en un contexto de país barato, en el que claramente el negocio del desarrollo ganó competitividad. "El problema no es la suba del dólar en sí, sino que se disparó por desconfianza", diferencia preocupado un desarrollador dispuesto a "recalcular" para mantener una estructura organizacional con más de 70 empleados.

TEMAS EN ESTA NOTA