El cambio tecnológico y el futuro del trabajo, temas del G-20

Jorge Triaca
Jorge Triaca PARA LA NACION
(0)
1 de septiembre de 2018  

La semana próxima, la ciudad de Mendoza será testigo de la primera reunión conjunta entre ministros de Trabajo y de Educación en la historia del G-20, el foro político y económico más importante a nivel global. Entre el 3 y el 7 de septiembre, los líderes del mundo debatirán sobre una de las prioridades de la presidencia argentina: el "futuro del trabajo", es decir, los desafíos y oportunidades que nos presentan las nuevas tecnologías y su impacto dentro del mundo laboral.

Desde la Argentina, creemos que los cambios que traerán aparejados los avances tecnológicos serán positivos, ya que permitirán aumentar la productividad del trabajo y mejorar el bienestar de la gente. Innovaciones como la inteligencia artificial, el big data y la economía colaborativa están moldeando la forma en que vivimos y nos relacionamos. La transformación en el mundo del trabajo también está asociada a modelos innovadores de negocios, particularmente aquellos que se desarrollan a través de plataformas, y a nuevas formas de trabajo que difieren de las formas de contratación tradicional. Estamos convencidos de que las posibilidades que nos aporta la tecnología se van a convertir en un canal para alcanzar mayores niveles de inclusión, equidad y justicia, transformándonos en sociedades más abiertas y colaborativas.

Sin embargo, también somos conscientes de que en el corto plazo se nos presentan numerosos desafíos. La transición hacia el "futuro del trabajo" implica que las tareas y ocupaciones mutarán a un ritmo acelerado. Surgirán nuevas actividades y muchas otras sufrirán profundas transformaciones. Para estar a la altura de estos cambios, será fundamental el aporte de los diferentes actores del mundo laboral, trabajando en conjunto a través de un diálogo social maduro, constructivo y con una mirada positiva sobre las oportunidades que se abren. Los mercados de trabajo deben evolucionar de forma tal que sus instituciones y dirigentes acompañen a los diferentes actores a desarrollar todo su potencial, a la vez que garanticen un marco de condiciones de trabajo justas para todos.

Por otro lado, las empresas requerirán nuevas habilidades laborales y un conjunto de conocimientos muy diferente de los que se enseñan en la actualidad. Es por esta razón que la presidencia argentina del G-20 incluyó como punto central de su prioridad sobre el "futuro del trabajo" una reunión conjunta entre los ministros de Trabajo y los ministros de Educación. El desempleo juvenil y la transición de la escuela al trabajo son problemáticas centrales para prácticamente todos los países del G-20. Acompañar a los jóvenes para conseguir su primer empleo requiere que cuenten con una formación previa que vaya en consonancia con los puestos que hay en demanda en la sociedad.

Lo mismo aplicará para los adultos que emprendan un proceso de recalificación profesional. Es necesario que volvamos a pensar la educación y la formación profesional como un sistema integrado de formación continua a lo largo de todo el recorrido laboral de los trabajadores, de manera que puedan actualizar sus conocimientos a medida que surjan cambios en sus funciones. Sigue esa lógica la creación de la agencia de formación profesional que le hemos propuesto al Congreso Nacional.

Asimismo, si pensamos en un mercado laboral más justo e inclusivo, es condición necesaria poner el foco sobre las desigualdades que genera la informalidad. Resulta fundamental que tomemos medidas para impulsar la formalización no solo desde una perspectiva punitiva, sino comprendiendo las causas profundas del fenómeno y actuando sobre ellas. Todos los países del G-20 nos hemos comprometido en este punto a trabajar para que las nuevas formas de empleo y el carácter transnacional de la economía digital no vayan en detrimento de una mayor igualdad y de la formalidad del empleo, y pondremos especial énfasis para garantizar que todos los empleadores cumplan la normativa laboral en igualdad de condiciones.

Por último, nuestra presidencia ha puesto la inclusión y la equidad como requisitos necesarios para lograr un "futuro del trabajo" justo y sustentable para todos. Por eso, la Argentina ha puesto el foco por primera vez en este foro en la importancia de eliminar las barreras para que las personas con discapacidad puedan insertarse y desarrollarse plenamente en el mercado laboral, objetivo que contó con el consenso unánime de todos los miembros.

En el futuro del trabajo no deben existir ganadores y perdedores. Debemos aunar esfuerzos para que todas las personas se encuentren preparadas para afrontar los cambios que interpelan al mundo laboral a nivel mundial, de manera que los beneficios lleguen a todos y cada uno de los ciudadanos tenga las herramientas necesarias para desarrollarse, progresar y ser parte de un crecimiento justo e inclusivo.

Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.