Costureras, segundas marcas, auge transitorio

Juan Carlos de Pablo
(0)
2 de septiembre de 2018  

Según los índices generales, la producción y las ventas vienen cayendo desde mayo pasado, lo cual no implica que estén disminuyendo las de todos los oferentes. Y cuando digo esto no estoy pensando en los productores de armas de fuego, porque la recesión genera suicidios. Me refiero a quienes reparan o modernizan prendas de vestir, quienes en diferentes bienes ofrecen segundas o terceras marcas, por nombrar algunos casos. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué deberían hacer quienes actualmente se benefician con el deterioro de la situación económica general?

Al respecto entrevisté al escocés Robert Giffen (1837-1910), subdirector del semanario The Economist cuando lo dirigía Walter Bagehot (autor de Lombard Street, la "Biblia" referida al funcionamiento de los bancos centrales, publicado en 1873). En el Economic Journal redactó las "notas de la City" durante los 20 primeros años de existencia de la publicación, tarea que interrumpió porque... falleció.

-Los pobres que gastan mucho en pan podrían demandar menos cantidad si cayera su precio, porque dicha disminución liberaría tanto ingreso que les permitiría acceder al consumo de otros bienes, preferibles al pan. En una palabra, la curva de demanda puede tener pendiente positiva. Alfred Marshall inmortalizó el hallazgo que usted hizo, acuñando la expresión "bienes Giffen". ¿Qué son los bienes Giffen?

-Eugeny Eugenievich Slutsky mejoró la comprensión del proceso decisorio del comprador. La caída del precio de un bien, cuando el resto de las variables permanece sin cambio, produce dos efectos en el demandante: abarata la disponibilidad de dicho bien, en términos del resto de los productos disponibles, y lo enriquece, al permitirle comprar la misma cantidad del bien cuyo precio cayó, al nuevo precio, utilizando una porción menor de sus ingresos.

-Los denominados efecto sustitución e ingreso, respectivamente.

-Así es. El primer efecto lo lleva a demandar más cuando el precio baja, mientras que el segundo lo induce a consumir más cuando se trata de un bien superior y menos cuando se trata de un bien inferior. Me pregunté: ¿puede un bien ser "tan inferior" que el efecto ingreso generado por una modificación del precio de un producto sea tan poderoso que más que compense el efecto sustitución? En el plano de las posibilidades la respuesta es afirmativa, generando una curva de demanda de pendiente positiva.

-Si cuando disminuye el PBI las personas desplazan su demanda hacia los bienes inferiores, quienes los producen mejoran su situación...

-Así es, pero antes de analizar el contenido de la cuestión corresponde una aclaración terminológica.

-Veamos.

-Bienes inferiores y superiores son una condición que sirve para entender una situación, no un calificativo referido a los productores de dichos bienes. En otros términos, los productores de bienes inferiores no son peores que los de bienes superiores. Es más, como le voy a explicar de inmediato, muchas veces son los mismos.

-Entiendo, volvamos a la cuestión.

-En períodos de recesión los seres humanos no andan desnudos ni se mueren de sed, sino que reemplazan algunas variedades de bienes que satisfacen ciertas necesidades por otros bienes que también las satisfacen. Una camisa que en épocas de reactivación sería reemplazada por otra nueva, en épocas de recesión llega a las manos de una costurera para que le reemplace el cuello o los puños, para ser utilizada durante algún tiempo más. En épocas de crisis, entonces, las costureras tienen más trabajo y ganan más plata.

-¿Y en el caso de las gaseosas?

-Existen las primeras marcas, las segundas y las terceras. Quienes fabrican las denominadas segundas o terceras marcas verán que algunos que en épocas normales les compraban, ahora toman agua de la canilla; pero otros que tomaban primeras marcas, ahora les compran a ellos. Nuevamente, para estos productores la recesión económica puede ser una buena noticia.

-¿Alguien puede fabricar toda la gama?

-Autos, por ejemplo. ¿Qué vendedor de autos dejará escapar a un potencial cliente cuando le dice que no le alcanza el dinero para comprar el modelo que desea? Ninguno. Intentará convencerlo de que otro modelo, de la misma marca, más barato, es justamente el que precisa. Los productores de vino y whisky también ofrecen diferentes calidades de un "mismo" producto.

-¿Está usted diciendo que una recesión económica es una maravilla?

-De ninguna manera; sí que no hay que supersimplificar. La realidad es heterogénea: la juventud, el interior del país, los empresarios, los economistas y los científicos no son todos iguales, y más allá de la actitud personal frente a los desafíos, las características de los bienes que venden hacen la diferencia.

-Pero la reactivación les complica la vida a quienes producen bienes inferiores.

-De la misma manera que la recesión se la complica a quienes venden bienes superiores. Tiene más sentido tratar de hacer que el PBI crezca y que los productores de bienes inferiores se banquen la reactivación, antes que tratar de que el PBI caiga para que estos no sufran.

-Don Robert, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios