Suscriptor digital

La presión verde: los anticuerpos del fútbol argentino para protegerse de la devaluación

Alejandro Casar González
(0)
31 de agosto de 2018  • 23:59

Los clubes de la Superliga generan sus propios anticuerpos para sortear la devaluación del peso. Los contratos en dólares valor billete (los clubes cumplían pagando los sueldos al precio del mercado) tan comunes hace unos años, han desaparecido. Curados de espanto luego de las constantes idas y vueltas de la moneda, las entidades deportivas optaron por firmar convenios con sus futbolistas que incluyen las llamadas "bandas cambiarias". Es decir, fijan precios mínimos y máximos para el dólar. Si la moneda norteamericana sobrepasa el tope, el jugador pierde la diferencia. Como las ventanas de transferencia ya terminaron y los jugadores no pueden irse, los dirigentes negociarán con aquellos futbolistas cuyos ingresos hayan quedado rezagados frente al dólar. En diciembre, cuando se habilite el TMS para volver a comprar y vender futbolistas, lo más probable es que la balanza comercial dé superávit. Y haya un éxodo de botines hacia mercados más tentadores para el bolsillo.

La caída del pase de Gómez a Boca porque pedía "un dólar libre"

"En nuestro caso, el tope de aumento en el dólar es el porcentaje de incremento de las cuotas sociales y los abonos. Como en el último año se incrementaron cerca de un 30%, los contratos se pagan al cambio original más un 30%", dicen en Boca. Esta "banda cambiaria" fue la que impidió la llegada del paraguayo Gustavo Gómez, pedido con insistencia por Guillermo Barros Schelotto, pero que exigía un dólar libre para firmar su contrato. Boca, además, tiene sus egresos en dólares equiparados con sus ingresos en la misma moneda, por lo que su balanza de pagos no se verá afectada por la devaluación. Y la morosidad de los socios (el atraso en el pago de cuotas sociales, muy común en tiempos de recesión) no parece ser un problema: "El que se da de baja sabe que después no hay chance de volver. Hay 5000 personas en lista de espera para un abono de platea", aseguran desde las oficinas de la Bombonera. No todos tienen semejante privilegio.

Pratto, una apuesta costosa que River todavía sigue pagando

Pratto: "Quiero ganar títulos y la copa Libertadores con River"

01:26
Video

River, su histórico rival, está más complicado. Todavía debe cuotas en moneda extranjera de los jugadores que adquirió en los últimos mercados de pases ( Lucas Pratto, por ejemplo), y si bien tiene ingresos en dólares, sentirá de alguna manera los efectos de la pérdida de valor de la moneda. En Núñez admiten "preocupación". "En menor medida, también preocupan los sueldos, aunque todos ellos estén pesificados", agregan. River, como la mayoría de los clubes, tiene contratos que contemplan una banda cambiaria. Hace unos días, el club postergó el lanzamiento del fideicomiso por el clima de incertidumbre económica. La devaluación no despejó los nubarrones sino todo lo contrario: los acrecentó.

"Tenemos 5-6 contratos dolarizados y en la mayoría el incremento va en sintonía con el aumento de la cuota social", cuenta Matías Lammens, presidente de San Lorenzo. Y agrega: "No tenemos deudas en dólares y con la promoción de jugadores del club como Senesi, Reniero y Pereyra el club ganó patrimonio". A Lammens, sin embargo, le preocupa el atraso en las cuotas sociales: "Tuvimos 5000 morosos y recuperamos 1500 gracias a una moratoria de 12 cuotas fijas. De todas maneras, la proyección es que la morosidad aumente en los próximos meses", avisa. Y advierte: "Se impone una renegociación del contrato de TV. Hay que sentarse de nuevo porque el ingreso quedó atrasado".

En Independiente, en tanto, cuentan que tienen cinco contratos "con un dólar tope que varía entre los $26 y los $30 que habrá que sentarse a renegociar". En la parte roja de Avellaneda admiten que la situación más complicada es la de los extranjeros que firmaron con un dólar fijo a $20. Sin fluctuación cambiaria. "Hoy, esos jugadores perdieron la mitad de su salario", aseguran cerca de Hugo Moyano. El problema, el club, lo tendrá en diciembre: esos jugadores serán presa fácil de cualquier equipo que les ofrezca un salario medio de cualquier liga competitiva de Europa. Competir será imposible. Son varias las instituciones en la misma situación.

En la parte albiceleste de Avellaneda piensan parecido. "El tope de nuestros contratos que siguen al dólar es algo más alto que $30", aseguran en Racing. La montaña de dinero que dejó Lautaro Martínez (11,2 millones de euros) es un colchón gigante para renegociar contratos, y hasta comprar jugadores nuevos. "Estamos cubiertos por los próximos cuatro años", tranquilizan desde el Cilindro.

Lanús vio venir la crisis. Luego de invertir en el equipo para la Copa Libertadores del año pasado (fue subcampeón), lo desguazó. Se desprendió de todos sus contratos en dólares ("Solo nos queda uno y se negocia sin problemas", apunta su tesorero, Ezequiel Naruk) y apostó a los juveniles. "Veíamos que algo de esto podía pasar en la economía. Por eso vendimos y, además, acordamos ingresos fijos en pesos con el plantel. Está la promesa de volver a negociar en diciembre si la economía se complica aún más", agrega Naruk. Alrededor del 3% del padrón de socios activos está atrasado en las cuotas, lo que implica un impacto anual de $3,6 millones. El porcentaje está en sintonía con lo que muestra el resto de los clubes. Los próximos meses serán claves para ver cómo evolucionan los más de 22 mil socios granates.

En La Paternal, en cambio, los atrasos de los socios encienden las alarmas. "La morosidad aumentó entre un 30 y un 35% en relación a 2017. Es mucho. E incluso hemos tenido casos en los que, pese a estar por débito automático o CBU, el cobro de la cuota vino rechazado por falta de fondos", detalla Cristian Malaspina, presidente de Argentinos. Más que la devaluación de la moneda, al máximo dirigente del Bicho le preocupa "el impacto por la inflación, porque se encarecen todos los costos fijos como las concentraciones y los viajes". El club de La Paternal no tiene un solo contrato en dólares.

"En Gimnasia quedan dos contratos en dólares, cuyo valor está fijado en $26 más un incremento máximo del 20%. En temporadas anteriores teníamos contratos sin tope: se pagaba a valor dólar", cuenta Gabriel Pellegrino, presidente de Gimnasia (La Plata). El directivo avizora un panorama complicado: "Muchos jugadores van a querer irse en diciembre. Si con la devaluación anterior (abril) ya querían emigrar, ahora va a ser peor".

Boca y River son los dos planteles más caros de un fútbol argentino que a un de año tendrá un éxodo importante
Boca y River son los dos planteles más caros de un fútbol argentino que a un de año tendrá un éxodo importante Fuente: LA NACION

En Huracán, en tanto, dicen que no hay problemas. "Salvo algún caso puntual, no tenemos contratos en dólares", dice Luis Sasso, vicepresidente del club. Sobre el ingreso por cuotas sociales, el directivo cree que la gente "se va a mantener" a no ser que el problema económico se transforme "en una hecatombe". La venta de Ignacio Pussetto -8 millones de euros en un solo pago depositó Udinese- alivió las cuentas del Globo.

"Cuando se producen estas crisis, los socios pagan solamente lo que es indispensable. Y dejan al margen la cuota social hasta que la economía se normalice. Esto hace que, en el caso de Rosario Central, el ingreso por socios venga disminuyendo mes a mes. Y si a eso le sumás que hay contratos en pesos, pero con revisión según la cotización del dólar, hay un impacto en la economía de los clubes", describe Ricardo Carloni, vicepresidente de Rosario Central.

"Defensa y Justicia es un club argentino. Manejamos únicamente pesos. Dólares no", cuenta José Lemme, el presidente. "Ah... sí... Compramos un tractor y nos costó 50 mil dólares. Y eso sí, lo pagamos en dólares", grafica Lemme. "Esta devaluación no le sirve a nadie, porque todos los costos van a aumentar y el ingreso de la TV se modifica recién cada seis meses", concluye el dirigente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?