Cayó uno de los prófugos de Cara de nene cuando compraba toallas

Emmanuel Coria, el sospechoso detenido
Emmanuel Coria, el sospechoso detenido
Gabriel Di Nicola
(0)
2 de septiembre de 2018  • 15:53

Emmanuel Coria tiene 30 años y sobre sus espaldas pesaban dos órdenes de captura. Fue detenido ayer por la policía bonaerense cuando compraba toallas en un reconocido local de ropa. Está sindicado como estafador de jubilados e integrante de dos organizaciones criminales que se hicieron de millonarios botines con el denominado "cuento del tío": la banda conocida como Cara de nene, que operaba en la zona norte del conurbano, y la denominada Gipsy Kings, que había sido desbaratada en mayo pasado con una serie de allanamientos en Junín.

Ahora la investigación contra la banda conocida como Cara de nene, organización que se habría hecho de un botín de al menos 2.000.000 de dólares, tiene un prófugo: el presunto jefe de la banda, identificado por fuentes judiciales como Gustavo "Pichón" Mateo.

Coria fue apresado pasado el mediodía en un local de la firma Arredo, sobre la avenida Acoyte al 60, cuando compraba toallas. Era seguido de cerca por detectives de la policía bonaerense y por el fiscal de San Isidro Patricio Ferrari, que tiene a su cargo la investigación de los Cara de Nene. En el operativo también fue detenida la pareja de Coria, una joven conocida como la Gitana, quien está acusada en la causa de los Gipsy Kings.

A la banda Cara de Nene le adjudican al menos 23 estafas a vecinos de la zona norte del conurbano. Convencidas por los miembros de la organización criminal, las víctimas entregaban sus ahorros por temor a la supuesta aparición de un corralito financiero como el padecido en la crisis de 2001. A un jubilado de Olivos le llegaron a sacar US$300.000.

Con Coria son cinco los detenidos en la investigación que lleva adelante el fiscal Ferrari con la colaboración de detectives del Comando de Patrullas de Tigre, al mando del comisario Lucas Borge. Otro sospechoso, identificado por fuentes judiciales como Federico Ferriol, fue apresado el miércoles pasado en un departamento de Puerto Madero que alquilaba a US$2000 por mes. Fue incautada una camioneta Land Rover blanca.

La próxima semana, el juez de Garantías de San Isidro, Esteban Rossignoli, deberá resolver el pedido del fiscal Ferrari de procesar con prisión preventiva a los primeros tres detenidos de la causa.

Y en mayo pasado, en una causa a cargo del juez federal de Junín Pedro Plou, la policía bonaerense había detenido a diez presuntos estafadores que con el "cuento del tío" se habrían hecho de un botín de $80.000.000 y una flota de autos de lujos. La banda fue bautizada como los Gipsy Kings y también habría sido integrada por Coria, el detenido ayer.

Miles de dólares en la mano

En la investigación sobre la banda Cara de nene quedó expuesto que los sospechosos no tenían problema de efectivo. Además de pagar al contado dos camionetas 4x4 pocas horas antes de los arrestos iniciales, Lucas Roa, uno de los detenidos, abonó por adelanto seis meses de alquiler del departamento donde vivía, en Corrientes al 6300, en Chacarita. Fueron $120.000 que puso al firmar el contrato. Así lo dijeron a la nacion fuentes de la causa. La investigación, a cargo del fiscal Ferrari no solo descubrió el departamento alquilado por Roa, sino también determinaron que en el mismo edificio la banda alquilaba cocheras para guardar los vehículos de lujo obtenidos con el botín de las estafas.

Durante los primeros allanamientos la policía bonaerense secuestró US$130 mil dólares y más de $340.000. Además, a fines de junio pasado, Toral había comprado un departamento a US$120.000 en San Fernando. Pero contactados por los investigadores, el propietario original del inmueble devolvió el dinero y se anuló la operación, informaron fuentes policiales. Con el dinero obtenido en las estafas, la banda había comprado un Mercedes-Benz Clase A, dos VW Amarok, dos Toyota Hilux, un Volkswagen Golf, un VW Up!, otra camioneta Toyota, un Peugeot 208, un Chevrolet Onix, un Toyota Etios y un cuatriciclo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?