Tinelli y su criatura: vuelve ShowMatch, frente a una televisión distinta

Con productora propia y la promesa de una fuerte apuesta a las acciones solidarias, Tinelli prepara contra reloj su regreso a la pantalla
Con productora propia y la promesa de una fuerte apuesta a las acciones solidarias, Tinelli prepara contra reloj su regreso a la pantalla Crédito: LA FLIA
Mañana, a las 22.30, arranca la temporada más breve de la historia del programa; ¿hacia dónde va el conductor que fija el pulso de la TV abierta desde hace tres décadas?
Marcelo Stiletano
(0)
2 de septiembre de 2018  

En las últimas tres décadas, la historia de la televisión argentina y la historia de Marcelo Tinelli como dueño indiscutido de la mayor porción de audiencia en esa pantalla fueron la misma cosa. Cada vez que le tocaba regresar a la TV, como ocurrirá mañana, a partir de las 22.30, por Eltrece, con la temporada número 29 de ShowMatch y el regreso del "Bailando", lo primero que se le pedía era una estimación del rating que imaginaba para su programa en esa temporada.

La respuesta del animador era una cifra que inmediatamente se convertía en el patrón de referencia de la mayoría de los comportamientos, las reacciones y las tendencias de todo el año televisivo. Como si la historia clínica de ShowMatch, definida a partir de ese termómetro, fijara por entero el diagnóstico y la terapia de ese organismo mediático.

Ese número nunca se dejó de lado. Tampoco en las vísperas de este regreso. A su círculo más cercano Tinelli le dice que imagina este año un rating promedio de entre 13 y 14 puntos.

A puro baile, Marcelo Tinelli adelantó su regreso a la pantalla - Fuente: Instagram

0:56
Video

Desde afuera el resultado podría resultar cauteloso, pero Tinelli siempre está atento al pulso de sus competidores y sabe que 100 días para enamorarse, desde Telefé, muestra números consolidados que difícilmente podrían alterarse por el simple efecto de su regreso.

En el universo televisivo, el costado más conservador y reacio a los cambios siempre les pertenece a los canales de aire. Esta ley de hierro explica el persistente liderazgo de Tinelli, que supo darle a su programa a lo largo de casi 30 años una identidad que en medio de constantes cambios y renovaciones aparece inalterable. Sin embargo, la TV está expuesta a constantes cambios de fondo. Ni la pantalla que espera a Tinelli es la misma de antes ni el Tinelli que regresa es el mismo de 2018.

Basta un par de ejemplos ligados a las redes sociales. Uno: ShowMatch tendrá este año dispuestas cuatro cámaras para la versión del programa en esos espacios. Dos: se logró instalar allí alrededor del 15% de la pauta publicitaria. Nadie olvida que Tinelli hizo uno de los primeros anuncios de la nueva temporada a través de Facebook Live. Habrá varios más.

Preparativos y ensayos de un regreso largamente esperado
Preparativos y ensayos de un regreso largamente esperado Crédito: LA FLIA

Tinelli vuelve en un nuevo tiempo. El cortísimo plazo del ShowMatch 2018 le impone a Tinelli un desafío complementario: sumar la competencia vertiginosa entre 21 parejas que deben eliminarse a la velocidad del rayo a su proverbial costumbre de pisar la pelota y extender algunos momentos de la "previa" de cada baile con aquellas figuras destinadas por alguna razón (azarosa o buscada) a ganar protagonismo. Y también a la imaginable austeridad que tendrá esta temporada. La explicación de este arranque tardío también pasa por la necesidad de evitar la repetición de ingratas situaciones como las vividas hace un año por la precaria situación de Ideas del Sur y el Grupo Indalo: pagos demorados, amenazas de paro, proveedores y trabajadores en vilo.

Este año el panorama es otro. Tinelli armó una nueva escudería para su regreso, aunque debió resolver antes de ocuparse del regreso artístico varias cuestiones de ingeniería contable y contractual con Ideas del Sur y con Eltrece. Eligió darle a su nueva productora un nombre (La Flia) que alude a lazos de confianza más fuertes y más difíciles de romper. Lealtades muy diferentes de las que lo vinculaban el año pasado con Cristóbal López y Fabián de Sousa, caras visibles de Indalo, hoy en la cárcel de Ezeiza.

Y mientras se definía toda la transición que le dio luz verde a este inminente ShowMatch de un solo cuatrimestre, el nombre de Tinelli comenzó a ganar espacio en las notas de análisis de algunos de los comentaristas políticos más encumbrados. Esta presencia recurrente en las páginas políticas de los medios se mantuvo durante varias semanas con bastante intensidad. Las alusiones más fuertes especularon sobre la eventualidad de algún acercamiento entre el conductor y figuras de aquellas corrientes justicialistas que debaten y proyectan un futuro alejado de la experiencia kirchnerista.

Tinelli no habla en público de ese tema con nadie. Y de toda la estrategia diseñada para su regreso lo que más podría acercarse a ese ámbito es la decisión de poner el acento durante lo que dure este ciclo en las campañas solidarias y benéficas representadas por los "sueños" de los bailarines competidores. Un cambio en la imagen que se tiene del programa: menos frívolo y más comprometido con las necesidades sociales, especialmente en zonas carecientes.

Entre esos trascendidos perduran algunas tendencias: otro certamen de baile con reglas muy laxas o directamente adaptadas a cada necesidad, la sombra siempre latente del escándalo entre algunos de los participantes, o entre ellos y jurados de alto perfil. Y una duda capital que se resolverá sobre la marcha: ¿dar por terminada la competencia en diciembre o dejarla en suspenso durante el verano para reanudarla en marzo? Por una cosa o por la otra, el ShowMatch 2018 será distinto a todos los anteriores, aunque al ver la pista todo nos parezca igual que siempre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.