Mike Patton vuelve con su universo de fantasía y sorpresas

La magia de poder combinar géneros y salir bien parados
La magia de poder combinar géneros y salir bien parados Fuente: LA NACION
Música. A los 50 años, el cantante de Faith No More, regresa con su show Mondo Cane, una obra conceptual a lo crooner italiano
Mauro Apicella
(0)
2 de septiembre de 2018  

Hay gente más expansiva que otra; hay gente más permeable que otra. Mike Patton es tan permeable como expansivo. Y en ese orden. Porque aquí el orden de los factores podría alterar el producto.

Cumplió 50 en enero pasado, y si se desarrolla una historia de su vida artística es muy poco probable que se pueda elaborar una traza continua, con la misma dirección y sentido. En pocos días volverá a nuestro país con un repertorio que grabó hace casi diez años y que ya presentó aquí hace siete. Se trata de Mondo Cane, un trabajo conceptual que lo pone al frente de una orquesta, en el lugar de un crooner alla italiana, con temas mundialmente conocidos y que fueron populares medio siglo atrás. Pero en las últimas tres décadas también se lo ha visto con los proyectos de John Zorn y se lo escuchó en los discos de rock experimental Fantômas (con viajes sonoros del estilo de Delirium Cordia) y como frontman de la banda que lo hizo famoso, Faith No More.

Es un camaleón que se convierte por temporadas. Absorbe conocimientos como una esponja y luego los plasma en proyectos. Seguramente reconozca algunos límites personales, pero haber nacido en mundo de la música como artista de rock le da una cuota de atrevimiento que otros no tienen. Llega a ámbitos de la música académica desde lo más empírico. Es capaz de hacerse cargo del relato de Laborintus II, obra que Luciano Berio publicó en 1965, y que Patton versionó con el ensamble belga Ictus para un disco publicado en 2012.

El sonido mismo, por encima de los lenguajes, parece ser su inspiración. De hecho, su amplísimo registro vocal, si bien no le permite cantar melodías en los extremos del rango, le concede la posibilidad de usar la voz casi como un instrumento musical. De lo gutural a la canción del Festival de San Remo del 65. De la visceralidad de temas cantados con Mr. Bungle (una de sus primeras bandas) o con Tomahawk al melodismo de algunas canciones de Faith No More: "Evidence", "Epic" o la versión del superhit de Lionel Richie "Easy".

En cierto modo, Faith No More no solo fue el trampolín a la fama de Patton: también resultó una especie de entrenamiento para lo que vendría después. En discos como The Real Thing (1989), el recién llegado Patton a las filas de la banda tuvo que hacerse cargo de la amplia paleta que por esos días cultivaba el grupo. Iba del rap a un metal progresivo y de allí al thrash o el funk.

Mike Patton tenía en ese momento apenas 21 años y las condiciones necesarias para tomar el lugar de frontman de una banda que ya contaba con una década de historia. Su voz siempre estuvo más orientada hacia esa elasticidad para moldear el sonido que enfocada en un discurso específico sobre lo que quería decir. En sus comienzos, aseguraba: "Creo que mucha gente piensa demasiado sobre mis letras. Soy una persona que trabaja más con el sonido de una palabra que con su significado. A menudo solo elijo las palabras por el ritmo, no por el significado".

En su anterior visita con el proyecto Mondo Cane, dijo a la nacion: "No tengo un modelo específico, pero muchos amigos sienten la música como la siento yo. Pude ver a Serge Gainsbourg en Los Angeles (en los 80) y en tres horas hizo afro-cuban jazz, rock, chanson francesa, de todo. Ese es un buen modelo para mí, y John Zorn, de quien aprendí mucho. Es uno de mis mejores amigos. Es como un chico, John hace de todo y todo lo hace a su manera". Con 50 eneros, lo mismo se puede decir de Patton. Todo lo hace a su manera.

Mondo Cane

El jueves 6, a las 21, en el Teatro Gran Rex, Corrientes 857

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?