Diego Ramos salió al cruce de los polémicos dichos del Papa Francisco

El actor expresó que no se enojó frente a las declaraciones del Sumo Pontífice porque se debe tener paciencia con el que no entiende
El actor expresó que no se enojó frente a las declaraciones del Sumo Pontífice porque se debe tener paciencia con el que no entiende Crédito: Instagram
(0)
1 de septiembre de 2018  • 18:11

"Fui a un colegio de curas en mi infancia. Los salesianos son una comunidad que aboga mucho por la comunión de los jóvenes. Soy creyente. Creo mucho en Dios y en lo que yo siento. La iglesia y cualquier institución está hecha por hombres y los hombres se pueden equivocar", explicó Diego Ramos , en una entrevista radial, antes de dar su opinión sobre los polémicos dichos del Papa sobre los niños con tendencias homosexuales.

Luego, sí, expresó: "No estoy de acuerdo con lo que dijo el Papa. Puede ser tremendo para un nene escuchar esto. No sé en qué sentido lo quiso decir". Sin embargo, aclaró que aquellos dichos no generaron violencia en él. "Para mí, todas las incomprensiones y todas las situaciones donde alguien no entiende, se combaten con amor. Yo no me enojaría con el Papa. Hay que tener paciencia con el que no entiende, con el que no piensa diferente. Y en algún momento van a entender. Lo que da bronca es que es muy escuchado y alguien puede pensar que es verdad o que lo que dice es algo lógico", indicó, en diálogo con el programa Modo Sábado, de Radio Nacional.

"De Jesús para abajo creo en todos, pero no en la iglesia como institución. También hay que mandar a muchos niños al psicólogo después de que son violados por muchos curas. Yo prefiero pensar: 'ojalá en algún momento entienda que no es así, y ojalá que alguno de esos chicos que te haya escuchado, no piense que está haciendo algo mal'", finalizó.

El actor, que el martes estrenó en Tommy, la ópera rock de la banda The Who, en el rol de director, contó también cómo fue cambiando su actitud frente al amor con el correr de los años. "Estoy solo y bien. No estoy solo todo el tiempo. Yo me regalo facilísimo. Nunca tuve estrategias ni mucho menos. Cuando era más chico me cuidaba mucho más. A esta altura no me importa nada. Si tengo ganas de mandar un mensaje a las 3 horas de ver a alguien, lo mando, no voy a dejar de hacer algo que sienta", confió.

"En el sexo, si no me duele, no me da asco y respeto lo que siento, vale todo. Dentro de mis límites, claro. Y siempre de común acuerdo. Yo creo mucho en que las dos personas la tienen que pasar bien", indicó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?