Suscriptor digital

Juan Fernando Quintero: la fantasía en una zona en la que River tiene varios intérpretes

Juan Fernando Quintero empieza a festejar el golazo que hizo en el Nuevo Gasómetro
Juan Fernando Quintero empieza a festejar el golazo que hizo en el Nuevo Gasómetro Crédito: prensa river
Andrés Vázquez
(0)
1 de septiembre de 2018  • 23:44

Hay motivos para ser mucho más optimistas y no solo centrarse en las estadísticas y las rachas. El triunfo 3-0 del pasado miércoles ante Racing, por la Copa Libertadores, parece haberle embriagado el alma a River. Si bien el empate 1-1 contra San Lorenzo reafirmó la serie más larga sin derrotas de Marcelo Gallardo al frente del equipo (25 en todas las competencias, con 15 victorias y 10 empates), también dejó algunos puntos para el análisis en la zona de gestación.

Toda la contundencia ofensiva que tuvo contra la Academia volvió a esfumarse en la Superliga. Más allá del golazo del colombiano Juan Fernando Quintero, a los 40 minutos del primer tiempo, River no pudo cortar la serie de cuatro empates y dejó algunos puntos suspensivos en su funcionamiento colectivo.

Se vislumbra otra situación para River que Gallardo deberá resolver. Es, en definitiva, uno de esos "problemas" que suelen ser gratificantes. Porque en el 4-1-3-2 el "1" fijo es Leonardo Ponzio. Pero, a su vez, cuenta con cinco futbolistas para tres posiciones, Enzo Pérez (y sus inconvenientes de conducta), Palacios, Quintero, Nacho Fernández (se lesionó) y Pity Martínez (volvió y superó las molestias físicas). Sin embargo, en esa línea surge un inconveniente: por momentos, Quintero no tiene a quién darle el balón. Recientemente, en la Libertadores, River superó a Racing tácticamente en muchos aspectos. El principal había sido la intensidad de todos sus volantes y delanteros para recuperar la pelota. Una condición de la que careció en el Bajo Flores.

El despliegue y la calidad de Quintero no bastaron para sumar de a tres. Si bien siempre se mostró lúcido y atrevido, el desgaste físico en la segunda parte lo obligó a mermar su rendimiento y el de todo el equipo. Por eso la inclusión como titular en los últimos partidos del colombiano no es ninguna casualidad. Hoy parece ser una pieza indispensable en el esquema de Gallardo.

El entrenador, con su muñeca para manejar los contratiempos por lesiones o expulsiones, parece hacerlo todo fácil. Lejos de ahogarse en preocupaciones, le brinda confianza a quienes tienen que dar la cara en los momentos bravos. Los revitaliza anímicamente y los obliga a responder cuando las circunstancias lo requieren. Y Quintero es el principal ejemplo. Rafael Santos Borré podría ingresar en este lote.

A partir de su golazo, River ganó en tranquilidad y comenzó a jugar con la desesperación de San Lorenzo. El ingreso de Enzo Pérez por la lesión tempranera de Nacho Fernández no resintió la idea propuesta en la zona de gestación de juego y dejó en evidencia la facilidad que tiene el enganche para desempeñarse con quien le pongan a su lado. En lo que va de este semestre, con Palacios como socio, parecen potenciar la verticalidad y se les hace más sencillo jugar con pelota dominada y con el arco enfrente.

En la zona de ataque, Pratto también merece una mención aparte. Ayer volvió a lucir desconectado de la línea de volantes, en sintonía con las prestaciones del arranque de la Superliga y con marcada diferencia con respecto a lo que mostró en la Libertadores contra Racing. La noche no empezó ni terminó bien para uno de los muchachos de la última película en el Monumental, que contó con muy pocas chances.

No hace falta caer en la antinomia tan antigua de resultado versus funcionamiento. Al primero en general se llega desde el segundo. Mientras insiste en la búsqueda, River comenzó a encontrar los goles que -por ahora- no le valen triunfos en la Superliga.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?