Benito Cerati: "No me quedaron cosas pendientes con mi papá"

El joven se refirió a su papá y lo duro que fueron los años en los que estuvo internado
El joven se refirió a su papá y lo duro que fueron los años en los que estuvo internado Crédito: Archivo
(0)
2 de septiembre de 2018  • 01:30

El recuerdo de su padre está siempre latente y Benito Cerati no puede evitar que le pregunten sobre el hombre que le dio la vida en cada entrevista. Invitado en PH: Podemos Hablar, el joven se refirió a Gustavo , como vivió su muerte y cómo fue la última vez que lo vio.

"Hay dos partes que fueron difíciles de la muerte de mi viejo. Una es la que cualquiera que haya perdido un padre sabe, de como cuesta, de lo duro que es y el hecho de que hay que superarlo. Es algo que todos vamos a vivir en algún momento, salvo que a mí me tocó temprano. Pero por otro lado está la parte rara de la situación particular de él, que no es muy común. No había de dónde agarrarse, no se sabía que pasaba, un día te decían una cosa y al otro día otra. Yo estaba en una época crucial en mi vida, fueron 4 o 5 años sin crecer, como un paréntesis: mi vida hasta los 16 años, una cosa de nada, como gris, en el medio, y a los 21 o 22 que empecé a arrancar de nuevo", reflexionó.

"Emocionalmente sucede que se te para hasta el crecimiento cuando hay algo así, a los 21 años cuando ya falleció mi padre me empezó a crecer pelo y comencé a tener toda esa cosa de adolescente que no había tenido en su momento, más de rebeldía. Hasta el crecimiento físico estuvo retardado", contó.

Mientras recordaba, y ante la pregunta del Andy Kusnetzoff , relató como fue el último encuentro con su papá. "Fue super simple. Yo había estado en su casa y él me dejó en la puerta de la casa de mi mamá porque se iba de viaje al día siguiente. Me dijo: 'Bueno, no nos vamos a ver por un largo tiempo', y se fue. Yo estaba acostumbrado a que se vaya un mes de gira, entonces me quedé pensando por qué tan largo el tiempo, por qué el énfasis en eso. Soy cero espiritual, pero fue como una cosa de una buena despedida, un buen cierre", reveló emocionado. "Por eso cuando me preguntan si quedó algo trunco, digo que la verdad es que hubo un momento de cierre final super lindo. No tengo cosas pendientes".

"Lo que pasó es parte de la vida y creo que es raro decirlo, pero es positivo hasta cierto punto", remarcó. "Te hace comprender la vida, la muerte, un montón de cosas... a veces pienso: 'Menos mal que [esos duelos] me tocaron de joven'. Jodieron, dolieron, pero sino no estaría acá plantado como estoy, realmente creo que todo lo que sucede alrededor de uno hace que uno sea quién es. Estoy contento con lo que soy, estoy bien, y eso fue parte también".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios