Tanto poder, tantos errores: Ferrari al borde de otro fracaso

2 de septiembre de 2018  • 19:06

Los meses venideros dirán si Ferrari pierde finalmente el título mundial 2018 de Fórmula 1; en ese caso, el desastre de Monza seguramente se revelará decisivo en la caída. Pocas veces en la era moderna de la categoría se ha visto a un equipo tan poderoso cometer errores de todo tipo -conductivos, tácticos, estratégicos- para acabar rifando lo que debió haber sido un fabuloso resultado, un día después de que uno de sus coches marcara la vuelta más rápida de la historia del Mundial.

Sebastian Vettel se equivocó una vez más bajo presión (como en Hockenheim, como en Singapur 2017) pero Ferrari ya había errado la táctica desde el arranque: tantas veces obligaron a Kimi Raikkönen a ceder el triunfo a su compañero que ayer, cuando efectivamente lo necesitaban, dejaron la largada librada al azar. Sin colaboración del finlandés y brillantemente presionado por Lewis Hamilton, Vettel quedó fuera de combate en el kilómetro 2 de una carrera de 306.

"La culpa del incidente es suya, al 100 por ciento" , juzgó el campeón mundial 2016, Nico Rosberg. "Cada vez que Vettel tiene una oportunidad para dañar a Lewis, la arruina. No puede permitirse estos errores ante un rival tan fuerte: le toca a Seb conseguir los resultados que su auto amerita" . Una pintura perfecta de la situación.

Ferrari pudo haber restañado en parte el daño pero acabó tragándose el anzuelo de una detención anticipada de Hamilton, cuando el manual indicaba que -yendo Raikkonen en punta y sin tanta disgregación del pelotón- podía aguardar con un poco más de paciencia a la detención del inglés para reaccionar con Raikkönen un giro después.

A continuación, Mercedes hizo durar a su campeón en la pista ocho vueltas más que el finlandés (giro 28 contra giro 20) y luego, con Bottas como stopper para contenerlo, la escuadra plateada completó una tarea ejemplar: así se ganan los títulos.

"Nosotros tenemos pilotos, no mayordomos ", fue la frase que eligió Maurizio Arrivabene para quejarse de la estrategia de Mercedes. No podía haber elegido frase más desafortunada para defender a su equipo. La historia de la Fórmula 1, aún en el periodo reciente, lo desmiente rotundamente.

Las cubiertas arruinadas de la Ferrari de Raikkönen (que lleva 103 Grandes Premios sin triunfar) fueron la prueba evidente del fracaso estratégico de la Casa de Maranello, que ha hecho un trabajo estupendo para producir el auto más veloz de la Fórmula 1, pero que en Monza hizo todo lo posible para arrancar una derrota de las fauces de la victoria.

Con Hamilton cada vez más cerca de un quinto título, habiendo dado ya suficientes pruebas del diferencial de capacidad respecto de su gran rival en el campeonato, Ferrari vuelve a quedar al borde de otro fracaso. El tiempo juzgará si eso ya ha sido resuelto.

TEMAS EN ESTA NOTA