Lionel Messi en clave de N° 9: auxilia a Luis Suárez y desplaza a Carlos Bianchi

Messi y Suarez marcáron en la victoria de Barcelona
Messi y Suarez marcáron en la victoria de Barcelona Fuente: AP
Cristian Grosso
(0)
2 de septiembre de 2018  • 23:59

Luis Suárez había encontrado el elixir para desanudar el conjuro. Buen rival, Huesca , para darse un baño de confianza. Cuando el delantero uruguayo marcó el 3-1 parcial, interrumpió una sequía que había empezado en mayo., una eternidad para un goleador que vive de la ferocidad. El partido, que solo conservó equivalencias durante diez o quizá quince minutos, cuando los maños cometieron la insubordinación de ponerse en ventaja, ya se despedía con un estruendoso 7 a 2 en favor de Barcelona ., pero el arquero argentino Axel Werner derrumbó a Suárez. Penal. El encargado era Lionel Messi , pero se lo cedió a Suárez. El capitán ya había convertido dos y no le interesó ni el enésimo hattrick ni superar a Benzema en la tabla de los pichichis. Apenas van tres fechas en España y Messi interpretó que lo más valioso era afilar los colmillos de su compinche inseparable. Derechazo de Suárez para el 8-2 final. Un marcador inusual, pero los catalanes tienen experiencia en eso de volver conocido lo sobresaliente, ya que por quinta vez en el siglo XXI marcaron ocho goles o más en el estadio Camp Nou.

Messi tendrá detractores toda su vida. Siempre, haga lo que haga. La debilidad del adversario fue un argumento a mano para decolorar otra electrizante actuación, bien rodeado por Coutinho y Dembélé, sociedades que empiezan a engranar. Es conveniente observar el partido de ayer de manera más global para seguir entendiendo la dimensión de Messi, el hombre que nos acostumbró a lo extraordinario hasta creernos que es rutina. Los récords, una especialidad de la que él descree, encontraron otro mojón: Deportivo Huesca se convirtió en la víctima número 37 de su secuencia goleadora. Ya le ha marcado a todos los equipos que actualmente actúan en la máxima categoría del fútbol español. Enfrentó a 40 clubes, en realidad, pero los tres sobrevivientes ahora no pertenecen a la máxima división.

Siempre aparecen cifras, y siempre Messi las atropella. Por eso el partido de ayer es otro buen ejemplo para interpretar toda su trayectoria y no caer en el reduccionismo de las ventajas que ofreció Huesca para relativizar a Messi. Suena a afrenta. Desde el 2 de septiembre de 2018, Messi es el argentino que más goles ha convertido en torneos de primera división en toda la historia. Ya son 387 y acaba de desplazar a Carlos Bianchi. El Virrey quedó en el recuerdo por su metralla entre Vélez (206), y los franceses Reims (107), París Saint Germain (64) y Racing de Estrasburgo (8). La contundencia del rosarino crece cuando se detalla que necesitó 421 partidos, contra los 545 que recorrió Bianchi para construir su marca.

Goles y más goles. El primero oficial de Messi en Barcelona llegó el 1° de mayo de 2004, frente a Albacete. Entonces la camiseta 10 azulgrana la lucía Ronaldinho, y fue el brasileño el dueño de aquella asistencia para un pibe de 17 años, con el 30 en el dorsal. Hace unos días, en el diario catalán Mundo Deportivo, precisamente Ronaldinho casi que imploraba: "Cuando Messi se retire, que espero que sea dentro de mucho, puede dejar ahí el '10' y que nadie lo vuelva a tocar".

Messi ayer ejerció de capitán, no pensó solo en él. Le cedió el penal a Suárez, como antes había asistido al croata Rakitic y a Jordi Alba mientras se construía la goleada ante el Huesca que dirige Leo Franco. Como abastecedor, el rosarino ayer alcanzó las 250 asistencias en su carrera: 212 con Barcelona y las otras 38 con la selección argentina. ¿Quién se ha beneficiado más que nadie con sus pases.? Sí, Luis Suárez, que gritó 28 veces después de una habilitación de Messi. Más que cualquier otro, más que Neymar, Sergio Agüero o Samuel Eto'o. Cifras de fábula. Más goles que nadie, más asistencias que ninguno. Justo el día que jugó contra Huesca, sí, que jugó contra nadie sospecharán varios. Killer y titiritero, una tarde perfecta para entender a Messi.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.